Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Origen de las tertulias y sus especies. Parte II.

Perdidas las riquezas de la nobleza por las causas que diremos, fueron recogidas por personas inteligentes y activas, que sin pertenecer a la clase de comerciantes o fabricantes, supieron hacerlas valer.

 

Código completo de Urbanidad y Buenas Maneras. 1844.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los comerciantes y la nobleza.

El espíritu mercantil despertado después del siglo XI en Italia y acrecido progresivamente en los siguientes, fue una amplia fuente de riquezas. Entonces se vio que se podía ser ciego y considerado, sin ser noble y poseedor de tierras. El deseo de ostentar riquezas, junto a la necesidad de conocerse para aumentar las relaciones comerciales, formó las reuniones de mercaderes. La riqueza de éstos chocó con la de los propietarios, y en las ciudades libres obtuvo aquellos homenajes que en las demás partes estaban reservados a la nobleza.

Las clases directivas de los trabajos mecánicos se dividió en tantas masas cuantas eran sus especies. La analogía de los trabajos, el deseo de imponer la ley a los trabajadores, la necesidad de conocerse para repartir los tributos que los príncipes exigían de la industria, reunieron a los directores de las varias artes o fabricantes, en otras tantas compañías, confraternidades o gremios, que tuvieron sus reglamentos y sesiones en días determinados.

Perdidas las riquezas de la nobleza por las causas que diremos, fueron recogidas por personas inteligentes y activas, que sin pertenecer a la clase de comerciantes o fabricantes, supieron hacerlas valer. No contentas con las nuevas riquezas, aspiraron a la consideración y llegaron a obtenerla con la confluencia de los comensales; así se formaron nuevos círculos compuestos de toda especie de personas. Allí se veía al arrendatario que venía a la ciudad para la venta de los productos agrarios; al corredor que propone con prontitud negocios bastante lucrosos; al empleado inferior, cuyo celo es necesario al amo en sus relaciones con el gobierno; al noble descaecido que tiene siempre prontos los cuentos sucios, picantes y chistosos; al militar, que más que ningún otro, necesita de placeres rumorosos; al parásito

Que la nariz arruga
Al olor del asado,

y en cambio de éste vende las noticias de la ciudad a los comensales y alaba las simplezas estúpidas del amo.

"La plebe se ocupaba más en gozar que en discurrir"

La plebe que ejecuta los trabajos materiales, no se veía antiguamente sino en las plazas para divertirse en los espectáculos públicos, o en las fondas y tabernas por necesidades momentáneas, o en las iglesias para las prácticas religiosas. Ocupada más en gozar que en discurrir, se hallaba además separada de las otras clases por la suciedad que la cubría.

Las causas por que se abrieron comunicaciones entre las varias reuniones sociales y trasmigraron sus miembros de una a otra parte, son las siguientes:

1ª. La pasión del juego fortísima en todos tiempos y lugares y mucho más antiguamente, como se verá más adelante, rompió la barrera que separaba a la nobleza del comercio: algunos nobles no creyeron envilecer sus armas acercándose a los comerciantes con el deseo, no muy noble, de obtener, jugando, parte de su dinero. Muchas familias nobles arruinadas por las cartas o los dados, conocieron por experiencia que todos los diplomas gentilicios, no bastaban para comprar una vara de paño o una libra de carne. La plebe que había sido invitada por ellos, dejo de respetarlos luego que ya no los vio en carrozas, y se hizo un proverbio, que nobleza sin riqueza es humo sin asado.

El celibato a que antiguamente estaban condenados los nobles cadetes, mientras que las muchachas nobles se sentían llamadas para el claustro, los impelia, no pocas veces, en seguimiento de las bellezas plebeyas. Salidos del palacio paterno, no desdeñaban entrar en el hogar del zapatero, del carpintero o peluquero, y tal vez

. En noche umbría
Seguir a la mozuela, que en ayunas
El pan sale a buscar de cada día.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8100

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. Todos los viajeros a una voz atestiguan que la degradación de la mujer va en aumento a proporción de la barbarie nacional. Cuanto más degradada está una cosa en la opinión general, menos disposición hay

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad de la nariz. Del modo de sonarse y de estornudar. Es indecoroso arrugar la nariz , y normalmente sólo los burlones lo hacen; también es descortés moverla; ni siquiera hay que tocarla directamente con la mano o con los dedos. Es norma de cortesía

  • Imagen Protocolo

    Los términos para escribir una carta. La cortesía exige que se haga lo posible para no escribir cartas que no parezcan necesarias. Hay tres clases de cartas con relación a las personas , pues se escribe a los superiores, a los iguales o a los inferiores.

  • Imagen Protocolo

    La corbata. La corbata es la parte más importante del vestido del hombre ; ella es respecto al todo del vestido, lo que los ojos en una hermosa respecto a toda la cara. Debe, pues, ser el objeto del cuidado particular y de la atención más severa. Por

  • Comportamiento apropiado dentro de la casa y con las visitas. Tomar el té

    La buena educación en la casa Aquella urbanidad Requiere la buena educación que permanezcamos dentro de casa en un traje decente, no solo por respeto a nuestra familia, sino por decoro y respeto a nosotros mismos. No nos permitiremos, pues, estar en casa

  • Imagen Protocolo

    Vanidad. Vive siempre alerta contra la vanidad, que es el defecto más general de la inexperta juventud , pero más cuidadosamente contra aquel género de vanidad que caracteriza a uno de mentecato; pues el carácter con que llega el hombre a verse una vez

  • Imagen Protocolo

    Murmurar, criticar y cotillear en sociedad. Un amigo mío me envió a decir que estaba algo indispuesto y no podía salir de casa; que fuera yo a verlo, y pasaríamos allí un rato en conversación. Sin perder un momento marché a verlo apenas recibí el recado;

  • Imagen Protocolo

    Moralidad. El rincón de la chimenea. Entre las ciencias la más difícil, como la más indispensable es la de conducirnos en el mundo . Hemos expuesto el cuadro fiel de las cargas que la sociedad impone a cada uno de sus miembros; ahora toca al lector pesar