Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Del reloj y de los sellos.

El reloj se lleva en el bolsillo del chaleco metido en una cadena de oro.

 

El hombre fino al gusto del día, o Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Objetos de capricho.

Del reloj y de los sellos.

Ya solamente los ancianos y los trabajadores llevan el reloj en el bolsillo de sus calzones; en el día se lleva en el bolsillo del chaleco, metido en una cadena de oro echada al cuello bajo del chaleco, y que se introduce entre el tercero o cuarto ojal.

Ya no se lleva sello, sino una llavecita de oro que sirve para dar cuerda, y que se deja ver o no. A veces, puede ponerse el reloj en el bolsillo del calzón, pero esto es cuando es muy chato. En tal caso debe tener hacia afuera una cadena de oro corta y formada de eslabones prolongados, de los que se vean uno o dos.

Un hombre de gusto se guarda muy bien de ostentar su reloj. Una rica simplicidad debe brillar sobre todo su tren, por lo cual es tan ridículo llevar un reloj de plata, como uno guarnecido de diamantes.

La repetición ya no es de moda sino para los viajes o las partidas de caza. Nada hay más desagradable que hacer sonar la repetición en una tertulia o en medio de una conversación. Aquel tin tin a nadie gusta sino a los niños que se divierten con el ruido, y entretienen su imaginación con un mecanismo que no puede concebir.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7291

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Cranford ... With a preface by A. Thackeray Ritchie

    La sociedad y las costumbres Los optimistas no están más dentro de la realidad; el mundo de hoy nada tiene de común con aquellos tiempos fabulosos a los que llamaron los poetas "edad de oro". Es una mezcla de bien y mal, de luces y tinieblas, de días

  • Imagen Protocolo

    La duración del luto. Por penoso que esto sea, es necesario hablar de los lutos. Abordemos de frente la cuestión si no queremos renovar la célebre anécdota del anciano príncipe de Haunitz, que había prohibido pronunciar delante de él la palabra "muerte"

  • Imagen Protocolo

    De la conversación. No mintáis jamás , pues fuera de que la mentira es indigna de un hombre de honor, se descubre muy fácilmente en el mundo, y expone a un bochorno y la ridiculez. Todo lo ha leído, Arcas, dice Labruyere, a quien citamos tan a menudo,

  • Imagen Protocolo

    Cartas consiliarias. No hay cosa más fácil, como ya se ha dicho, que dar consejos, ni más difícil que tomarlos. Todos estamos obligados a dar buen consejo al que lo ha menester, y en especial cuando se nos pide; pero cuando no se piden, ni se apetecen,

  • Imagen Protocolo

    Respeto a los padres, maestros y mayores. El cuarto mandamiento del Decálogo nos intima con estrechez la reverencia y respeto para con nuestros padres ; es el primer precepto, que se nos impone, en la segunda tabla de la Ley de Gracia, y al que debemos

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los inferiores. Por natural orgullo, y principalmente en los momentos de mal humor suele el hombre vilipendiar al que está debajo ; son necesarias mucha reflexión y mucha bondad de carácter para vencer estas inclinaciones, encontrar excusa

  • Imagen Protocolo

    Del decoro. No basta para la Urbanidad no hacer cosa alguna que pueda incomodar a los demás, así en los objetos de importancia como en los más triviales; es precioso también que ninguna acción particular nos degrade a nuestros propios ojos . La sociedad,

  • Imagen Protocolo

    Tiempo. Todos hablan del valor del tiempo. Ociosidad y holgazanería. Aprovecha los instantes. No pierdas la primera ocasión. El método abrevia y facilita los negocios. Si te falta tiempo al sueño que lo presta. Empeños y pretensiones. Nada hagas con tropelía.