Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Del reloj y de los sellos.

El reloj se lleva en el bolsillo del chaleco metido en una cadena de oro.

 

El hombre fino al gusto del día, o Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Objetos de capricho.

Del reloj y de los sellos.

Ya solamente los ancianos y los trabajadores llevan el reloj en el bolsillo de sus calzones; en el día se lleva en el bolsillo del chaleco, metido en una cadena de oro echada al cuello bajo del chaleco, y que se introduce entre el tercero o cuarto ojal.

Ya no se lleva sello, sino una llavecita de oro que sirve para dar cuerda, y que se deja ver o no. A veces, puede ponerse el reloj en el bolsillo del calzón, pero esto es cuando es muy chato. En tal caso debe tener hacia afuera una cadena de oro corta y formada de eslabones prolongados, de los que se vean uno o dos.

Un hombre de gusto se guarda muy bien de ostentar su reloj. Una rica simplicidad debe brillar sobre todo su tren, por lo cual es tan ridículo llevar un reloj de plata, como uno guarnecido de diamantes.

La repetición ya no es de moda sino para los viajes o las partidas de caza. Nada hay más desagradable que hacer sonar la repetición en una tertulia o en medio de una conversación. Aquel tin tin a nadie gusta sino a los niños que se divierten con el ruido, y entretienen su imaginación con un mecanismo que no puede concebir.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7291

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del paseo. El joven que se pasea con un anciano sabe sin duda que su compañero no tiene mucha fuerza y agilidad en las piernas; debe, pues, moderar su paso para que el otro no se fatigue. La misma atención observará cuando vaya en compañía de una persona,

  • Imagen Protocolo

    Cartas de gracias o agradecimiento. No hay cosa más sensible en el mundo que la ingratitud, y esta es muy frecuente entre los hombres. Es cierto que no hay placer más grande ni satisfacción más completa que hacer el bien; y todo bien debe hacerse sin

  • Imagen Protocolo

    De las diferentes especies de reuniones. Cuando queramos dar una reunión, convidaremos verbalmente a las personas de nuestra confianza, y por escrito a las de etiqueta. Las señoras no pueden ser invitadas sino por otras señoras , o por un caballero casado

  • Imagen Protocolo

    De las pasiones que perjudican principalmente a nosotros mismos. Deseos. El hombre nacido para gozar de Dios, bien infinito, jamás puede saciarse con los bienes temporales : cuantos más tienes más desea. De aquí nacen dos males, el primero que cuantas

  • Peques camino de la escuela con sus padres.

    La urbanidad en el paseo para los niños Aquella urbanidad ¿De qué manera se portará un niño bien educado en la calle o en el paseo? Teniendo en consideración la categoría, número y lugar de las personas que le acompañan. Cuando vas con un superior cualquiera

  • Imagen Protocolo

    Tratamientos, márgenes, firmas y demás circunstancias de las cartas. El margen de la carta , si se escribe a persona de alta dignidad como al Pontífice, al Rey, a los Infantes y a los Consejos debe ser a media margen, y a los demás corresponde el que

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del modo como hay que proceder si alguien llega cuando se está en compañía o cuando alguno de los acompañantes se marcha. Cuando se está en compañía y llega alguien hacia quien se debe guardar consideración, si es persona superior a aquellas

  • Imagen Protocolo

    Cuando un jugador que ha perdido deja la partida al mismo tiempo que el que ha ganado, no le mostrará en sus palabras ni acciones el menor desabrimiento. Otros juegos hay que aunque han caído algún tanto en desuso, sirven de mucho recurso para sostener