Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los honores en la mesa

En los almuerzos y comidas de ceremonia se suelen estilar ciertos usos y costumbres muy especiales

 

Guía práctica de las familias

Mesa formal
Honores mesa. Mesa formal

 

Agasajar a los invitados en la mesa

Aquella urbanidad

Cuando organizamos algún tipo de almuerzo o comida de ceremonia, se estila envolver en la servilleta de cada convidado, un panecillo tierno de media libra, doblando al efecto sus cuatro puntas, y formando un octógono o cualquiera otra figura. Este 'saquito de pan" se coloca en lado izquierdo de cada comensal, o bien sobre el plato.

Al ser comidas tan formales se su suele colar una minuta sobre la servilleta. ¿Qué es una minuta? Simplemente una lista de los manjares que han de servirse, con el nombre de la persona invitada -aunque no siempre es necesario que sean minutas nominativas-.

El orden de los comensales en la mesa

La señora de la casa se sienta en el centro de la mesa, por lo regular, en frente de su marido o pareja, que le ayuda a hacer los honores a los demás invitados. Tanto a su izquierda como a su derecha señalará sitio cerca de sí a las personas que le merezcan mayores consideraciones. Es decir, a los invitados 'más importantes'.

El personal de servicio o los camareros que sirven a la mesa, se colocarán detrás de la silla, a una distancia prudencial, con un plato en la mano y una servilleta debajo del brazo, a fin de atender a la menor señal que le haga la dueña de casa, la anfitriona.

El personal de servicio debe conocer perfectamente la simetría. Es decir, saber distinguir bien los tipos de platos y disponerlos convenientemente, asignando a cada uno el sitio que le corresponde, indicando la manera de servirlo, etcétera.

El servicio de una mesa para las comidas más formales varía según el número de convidados.

También en los variados manjares que se ofrecen a los invitados se puede distinguir una mesa importante. Muchos de ellos se pueden consultar en cualquier libro de cocina.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15684

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Deberes para con nosotros mismos. " Lo que puedo decir con seguridad, es que en mis luchas algún tanto arduas debí una gran parte de mis triunfos a ciertas virtudes de segundo orden, tales como la urbanidad ". Julio César. " Conocí a un hombre que todo

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad de las damas remilgadas. Hay ciertas señoritas que tienen una urbanidad muy peculiar , y cualquiera que falte a la más mínima de las reglas que ellas se han prescrito, ya no es en su concepto sino un grosero y mal criado, indigno de ser admitido

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Los puestos de honor en la mesa , después de la cabecera, son el de la derecha e izquierda de la señora de la casa. Otros dos sitios de preferen­cia son los de cada lado del dueño. Este y su es­posa, para mayor comodidad

  • Aula de una vieja escuela de Londres. Bible School.

    Urbanidad y preceptos morales Aquella urbanidad El hombre, antes que todo, debe ser bueno, y cumplir, por lo tanto, todos sus deberes. De este precepto general se deducen, entre otros que pudiéramos exponer, los siguientes particulares. Padres e hijos

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. Si la manía de hablar antes de reflexionar no fuese tan común, no se oirían tantos discursos oscuros y revueltos, cuyo objeto y cuyo fin no se columbran, y que pueden compararse

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las visitas. ¿Cómo se conducirá Vd. en una visita? Al entrar en la casa ajena me descubriré la cabeza antes de llegar a la presencia de la persona a quien visite, la saludaré según su calidad, y al sentarme, porque me lo ordene , lo haré

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el canto. El canto es una diversión que no sólo está permitida, sino que es también muy honesta y puede ayudar en gran medida a recrear el espíritu de forma muy agradable y, al mismo tiempo, muy inocente. Sin embargo, tanto la cortesía como

  • Imagen Protocolo

    Darse importancia en sociedad. Hay señoras, que queriendo darse importancia diplomática, no cesan de repetir: "mi tío el Marqués N."; "mi amiga la Condesa de T. me ha convidado hoy a comer". Semejantes personas, lejos de captarse con tales palabras la