Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los honores en la mesa

En los almuerzos y comidas de ceremonia se suelen estilar ciertos usos y costumbres muy especiales

 

Guía práctica de las familias

Mesa formal
Honores mesa. Mesa formal

 

Agasajar a los invitados en la mesa

Aquella urbanidad

Cuando organizamos algún tipo de almuerzo o comida de ceremonia, se estila envolver en la servilleta de cada convidado, un panecillo tierno de media libra, doblando al efecto sus cuatro puntas, y formando un octógono o cualquiera otra figura. Este 'saquito de pan" se coloca en lado izquierdo de cada comensal, o bien sobre el plato.

Al ser comidas tan formales se su suele colar una minuta sobre la servilleta. ¿Qué es una minuta? Simplemente una lista de los manjares que han de servirse, con el nombre de la persona invitada -aunque no siempre es necesario que sean minutas nominativas-.

El orden de los comensales en la mesa

La señora de la casa se sienta en el centro de la mesa, por lo regular, en frente de su marido o pareja, que le ayuda a hacer los honores a los demás invitados. Tanto a su izquierda como a su derecha señalará sitio cerca de sí a las personas que le merezcan mayores consideraciones. Es decir, a los invitados 'más importantes'.

El personal de servicio o los camareros que sirven a la mesa, se colocarán detrás de la silla, a una distancia prudencial, con un plato en la mano y una servilleta debajo del brazo, a fin de atender a la menor señal que le haga la dueña de casa, la anfitriona.

El personal de servicio debe conocer perfectamente la simetría. Es decir, saber distinguir bien los tipos de platos y disponerlos convenientemente, asignando a cada uno el sitio que le corresponde, indicando la manera de servirlo, etcétera.

El servicio de una mesa para las comidas más formales varía según el número de convidados.

También en los variados manjares que se ofrecen a los invitados se puede distinguir una mesa importante. Muchos de ellos se pueden consultar en cualquier libro de cocina.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15684

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las visitas. ¿Cómo se conducirá Vd. en una visita? Al entrar en la casa ajena me descubriré la cabeza antes de llegar a la presencia de la persona a quien visite, la saludaré según su calidad, y al sentarme, porque me lo ordene , lo haré

  • Imagen Protocolo

    La decencia en general. El que considere atentamente cual es su estado y condición; las circunstancias del lugar en que habla, y las de la persona a quien habla , con la índole, calidad y genio que la asisten, errará muy poco en la práctica de la urbanidad.

  • Imagen Protocolo

    Tienes la mesa puesta, come lo que te guste. Respeta las preocupaciones de los demás sin hacerte esclavo de ellas, y concediendo a cada uno sus títulos, reserva tu estimación para el mérito . Sé unas veces serio, otras juguetón, pero bufón nunca ni afectado,

  • La curiosidad y el arte de agradar

    La curiosidad mala y la curiosidad buena. ¿Es la curiosidad un defecto? Aquella urbanidad Siempre, en todos los tiempos y en todas las ocasiones , la curiosidad ha sido considerada como un defecto exclusivamente femenino. A nuestro juicio hay en esta

  • Mesa de póquer con una jugada.

    Urbanidad en el aseo, juegos y diversiones Aquella urbanidad Del aseo y limpieza, especialmente en la mujer Debemos tener siempre mucha limpieza en la cara, ojos, narices y manos, ordenado el cabello, y cortas y limpias las uñas. Es preciso cuidar para

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. La cortesía prohibe hacer revivir o echar en cara a otro los vicios que un largo arrepentimiento ha borrado. Las mismas leyes civiles, a fin de conservar la paz entre los ciudadanos,

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad y las buenas maneras. Aunque las reglas de urbanidad no se encuentran en ningún código de las naciones olvidadas, son, sin embargo, las que fomentan y conservan las sociedades; pues nos enseñan a ser metódicos en nuestros actos; a evitar

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) En el caso de los manuales de la España de Franco esa obediencia era explicada y justificada como una manifestación más del organigrama social y hasta de principios naturales y, por ende,