Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los entierros, duelos y lutos.

Cuando nuestros amigos o parientes pierdan algún individuo de su familia, nos prestaremos gustosos a acompañarlos en tan doloroso trance.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De los entierros, duelos y lutos.

Otra clase de reuniones hay que son mucho menos agradables, pero que nos imponen deberes más sagrados, pues nunca será tan intolerable contrariar la alegría del que goza, como negar sus consuelos al triste.

Cuando nuestros amigos o parientes pierdan algún individuo de su familia, nos prestaremos gustosos a acompañarlos en tan doloroso trance siempre que ellos nos lo indiquen, pues sería impertinente que fuésemos a situarnos nosotros mismos en una casa en tales circunstancias sin ser invitados para ello.

Si esto se efectúa, observemos una conducta que sea enteramente propia de las circunstancias, manifestando en todos nuestros actos que respetamos, su situación y tomamos parte en su dolor.

Las personas que frecuenten una casa, testigo reciente de una de estas desgracias, guardarán suma compostura, desterrando de su conversación la risa y los chistes, aunque sea con el objeto de distraer a la desolada familia.

Luego que acaba de fallecer la persona, uno de los parientes más próximos da parte a todos sus amigos por medio de una esquela, que contiene la invitación de asistir al oficio de difuntos y al entierro.

Con este aviso, pasan los amigos a la casa del difunto, en la cual se colocan los hombres y las mujeres separados.

Al entrar, se saluda sin hablar y se permanece en silencio hasta que vienen a advertir que sale el cortejo fúnebre ordenado para dirigirse al campo santo o cementerio.

En el oficio de difuntos los individuos de la familia tienen derecho de colocarse en los principales asientos, que son los más inmediatos al féretro. Los viudos, los padres y los hijos no asisten a los entierros.

Además da las esquelas de difuntos para convocar a ios funerales a los amigos que residen en la misma población, se escriben cartas a los ausentes participándoles el suceso, los cuales contestarán inmediatamente con una carta de pésame.

El uso de los lutos sufre muchísimas variaciones. Lo regular y generalmente observado es llevar un año de luto con el alivio correspondiente los viudos y viudas, los padres y los hijos. Por abuelos y hermanos se lleva luto durante seis meses.

Las viudas suelen llevarlo dos años, pero no es de rigor.

En el tiempo del luto, sobre todo los seis primeros meses, no se devuelven las visitas, ni se concurre a los paseos, a los teatros, ni a ninguna diversión pública.

También estaría mal visto tener reunión en su casa, y mucho menos cantar, tocar o bailar.

Durante todo el tiempo del luto se usan obleas y lacre negro, escribiendo sobre un papel con filete negro.

Cuando se celebran honras fúnebres, solo los amigos íntimos van a la casa para acompañar al que preside el duelo; los demás convidados pasan directamente al templo.

La familia ocupará en él el lugar preferente cerca del féretro e inmediato al altar.

Terminados los oficios religiosos, los amigos íntimos acompañan a los parientes del difunto, y los demás se separan en la iglesia.

En cualquiera tiempo que se celebren los aniversarios, es un día de duelo para la familia, y por lo tanto ésta desterrará de su casa toda especie de bullicio y de alegría.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10816

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La cortesía de los súbditos para con los Magistrados. Desenvolviendo la idea del magistrado hasta el punto que es necesario al presente argumento, reconoceremos fácilmente los actos de cortesía que se le deben , y los extremos que deben evitarse. El magistrado

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los niños. Es, pues, indispensable manifestar al joven cierta confianza en sus buenas cualidades y hacerle sentir que ya le creéis capaz de conducirse a fuer de hombre, y sobre todo es menester guardarse de atar a un mozo de diez y ocho

  • Imagen Protocolo

    Sin duda, os habrán dicho, y os repetirán sin cesar, que el mundo desconoce los quilates del valor de una mujer tierna, sensible y generosa. ¡Ah! ¡No, no creáis a esos espíritus sombríos y descontentadizos! ¡El mundo es más justo de lo que se cree generalmente!

  • Imagen Protocolo

    Normas que deben seguir los comensales en los convites. La cáscara del huevo escamondarla con las uñas de los otros dedos o con el pulgar es ridículo; hacer eso mismo entremetiendo la lengua, más ridículo todavía; con un cuchillo se hace más decorosamente.

  • Imagen Protocolo

    Hablar con respeto y educación. Al dirigirnos a una persona de respeto o con la cual no tenemos mucha familiaridad, en vez del ponombre "yo" se dice un "servidor de Vd."; y si nos hiciese alguna pregunta jamás contestaremos a secas: "sí" o "no", pues

  • Saludo. Gesto de cortesía

    Hacer comparaciones y suposiciones puede ser de mala educación Los dos escollos de esta forma de lenguaje son totalmente opuestas, pues el uno es la trivialidad y el otro la hinchazón . La suposición , modo ya envejecido, y las más de las veces algo cándido,

  • Imagen Protocolo

    Ventajas que la práctica de la Civilidad procura a aquellos a quienes se practica. Si la práctica de esta Civilidad Cristiana, es útil para nosotros, no lo es menos para aquellos, con quienes se guarda. Si son espirituales, el afecto, que se les manifiesta,

  • Imagen Protocolo

    Acciones urbanas en la mesa. Las olivas pueden sin dificultad cogerse con los dedos desde el plato en que se hayan servido. Es muy opuesto a la civilidad el roer y limpiar mucho los huesos y el sacar la médula que contengan. El cuchillo , si no lo mudan