Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Defectos en la reuniones y conversaciones. I.

Cuando muchos hablan a un tiempo, parece que oye uno a las ranas que se empeñan a porfía en sobrepujarse unas a otras y procurarse la gloria de ensordecer a cuantos las oyen.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los defectos en la reuniones y conversaciones.

Invitar más personas de las que puede contener el local, es convidarlas a que se sofoquen de calor, a que se queden en pie y a que nadie pueda servirlas. En Inglaterra no hace muchos años que reinaba esta costumbre en las reuniones llamadas "rout", cuya esencia parecía ser la confusión que necesariamente resultaba de haber convidado a infinito número de personas cuando el local era capaz de pocas. Los criados no podían servir a nadie, todos los concurrentes se morían de calor: acá se perdía una joya; allí disputaban algunos concurrentes porque no se dejaba estar tranquila a una señora; todo era ruido, los que jugaban a los naipes no se entendían; los que querían beber no hallaban manera de llegar hasta los criados; en una palabra, aquello era un infierno, en el cual todos sufrían, menos la señora de la casa que había logrado presentar en la suya un verdadero "rout".

A esto se añadían las disputas y las puñadas de los cocheros en la calle, y todo junto daba lugar a que al día siguiente se hablase del asunto y corriesen de boca en boca el nombre de la señora y las noticias de los acontecimientos a que había dado lugar su convite. El juego era el único placer verdadero para los aficionados, las pérdidas de consideración daban fama a un "rout", y si un joven de tono quedaba arruinado, la celebridad de la casa estaba asegurada.

El local destinado a una reunión es siempre defectuoso, cuando los concurrentes, atendida la situación de los canapés, no pueden reunirse en círculo, o estar unos enfrente de los otros. Cuando están sentados en línea recta y en un solo lado, la conversación se trunca, y de general se convierte en particular, lo cual está sujeto a muchos inconvenientes, según veremos.

La conversación es general cuando cada uno de los presentes contribuye a ella como actor o como espectador; y es particular cuando los concurrentes se dividen en grupos, extraños uno al otro, aunque congregados en una misma estancia. Si suponemos una reunión de doce personas, es fácil comprender que si forman un solo corro, producirán más efecto con menos esfuerzo que si se dividiesen en cuatro. En el primer caso, para entretener a doce personas basta una; en el segundo se necesitan tres. En el primer caso una chanza provoca la risa de doce circunstantes, en el segundo no pasa del círculo de cuatro.

Cuando la conversación es general, una idea verdadera pero inexacta anunciada por una persona, es rectificada por otra, comentada por la tercera, y demostrada por la cuarta, de modo que al fin de la conversación el producto es una verdad indudable. Por el contrario, si separáis en cuatro corros a esas personas, veréis que en lugar de aquella verdad que se ha hecho común a doce cabezas, quedan en cada una semi-ideas, nociones vagas , noticias inexactas o falsas, de todo lo cual nada puede deducirse.

En la producción del placer en las conversaciones, sucede lo mismo que en la producción de las riquezas, en la agricultura o en las artes. Pedro posee el arado, Pablo los bueyes, Juan la habilidad de arar; si estas personas se reúnen se verifica el arado, y no se verifica si continúan separadas. Por esta razón, cuando uno de los presentes atrae hacia sí dos o tres más, comete una especie de hurto para con los otros, porque los priva del placer que producirían en ellos las personas de talento y joviales que les ha arrebatado; y aun él mismo debe ser tenido como un desertor o un contribuyente moroso. La experiencia demuestra que los sacudimientos sensibles se aumentan comunicándose, atendida la fuerza subsidiaría que les da la imaginación de los presentes; por esto una chanza que hace reír a cuatro personas en un grado como cuatro, hace reír a doce en un grado como cinco o seis. A más de esto, si doce personas oyen al que habla, éste desenvolverá sus ideas con más atención y más esmero que si le escuchan cuatro.

Cuando la conversación es general, un hecho cualquiera, expuesto por el que habla, pone en movimiento doce imaginaciones, en las cuales se encuentran asociados otros hechos y diversos en cada una; de donde se debe esperar mayor movimiento en las ideas que alimentan la conversación y una variedad más notoria. Si en vez de doce personas, los presentes fuesen más, los corros aparte serían menos reprensibles, pues admitiendo las dichas ventajas de la conversación general, es preciso añadir que en muchas personas el deseo de hablar es muy vehemente, y que este deseo queda menos satisfecho en la conversación general que en los corros particulares. Por otra parte cuando la reunión es muy numerosa, disminuye en algunos la alegría, porque amengua la confianza. Es muy raro que la conversación continue siendo general cuando entre los doce concurrentes hay más de una hembra, porque cada una de ellas se transforma en centro particular, en torno del cual naturalmente se agrupan parte de los congregados. Y he dicho que es cosa rara, porque tampoco es imposible que la exquisita galantería de las mujeres se esfuerce en prevenir la división que se verifica casi siempre.

Cuando muchos hablan a un tiempo, parece que oye uno a las ranas que se empeñan a porfía en sobrepujarse unas a otras y procurarse la gloria de ensordecer a cuantos las oyen. En algunos se reúnen tres defectos: el empeño de interrumpir a los demás, la impaciencia al verse interrumpir ellos, y la pretensión de que los otros no se distraigan en tanto que ellos los fastidian.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9379

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Una de las dotes principales de la conversación es el decoro ; guardándolo a todas las cosas y a todas las personas, nos granjearemos la reputación de atentos y delicados. Hay frases que repugnan a la piedad de las personas religiosas, hay nombres propios

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y correspondencia de las niñas. ¿Qué debe tener presente una niña al escribir una carta? Que las cartas deben expresar con sencillez y claridad, y con la brevedad posible, lo que uno se propone decir, y que en ellas deben observarse cuidadosamente

  • Salon con muebles de época.

    En el interior de la casa. Una vez que hemos examinado cuanto las reglas de la sociedad exigen en sus relaciones con ella, veamos lo que la distinción y talento de la mujer reclaman para el interior del hogar . Es triste, tristísimo, ese concepto de la

  • Imagen Protocolo

    La amistad. Los jóvenes suelen tener entre sí una franqueza tan indiscreta, que les hace caer en mil lazos y ser la burla del suspicaz o falso amigo; creen que todo el que se les arrima y les llama amigo lo es verdaderamente , y le pagan esta declaración

  • Grupo de niños quieren hacer una pregunta

    La urbanidad en verso: preguntas relativas a la urbanidad para las niñas Más preguntas que las niñas se hacen sobre la urbanidad y las reglas de cortesía 72. ¿Se interesará usted por otra persona de su particular afecto si le ocurriese una desgracia?

  • Imagen Protocolo

    El juego y la diversón. En el juego o diversión, es donde el hombre manifiesta su buena o mala educación ; por eso una de las cosas en que el niño ha de estar más advertido es en el juego. La demasía del juego es un vicio detestable ; el juego debe ser

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad para con los iguales y los inferiores. ¿Cuáles son los iguales de una niña? Sus hermanas y sus amigas o compañeras, ¿Cómo debe tratarlas? Con franco y leal cariño, evitando desagradarlas, soportando en lo posible sus defectos y haciéndoles

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad al vestirse y al desnudarse. El pecado nos ha puesto en la necesidad de vestirnos y de cubrir nuestro cuerpo con vestidos . Por ese motivo, puesto que siempre llevamos con nosotros la condición de pecadores, nunca debemos mostrarnos, no sólo