Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los alimentos. ¿Cómo se comen? Parte segunda.

La forma de tomar los postres. La fruta, el dulce, los quesos, el chocolate y los frutos secos.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los alimentos en la mesa.

La ensalada.

La ensalada se toma de la fuenfe con cuchara y tenedor. La ensalada se puede tomar sola, o como hoy se acostumbra, mezclándose con el asado o carne; siempre se come con tenedor.

El asado.

El asado e igual el guisado se come como la carne. Si nos invitan a partir el asado, si contamos con probabilidades de éxito, aceptemos; caso contrario, rehusemos la invitación.

Los postres.

Variadísimos son los postres que se pueden presentar.

Los postres de leche se toman con cuchara; el queso se parte en pedacitos con el cuchillo, y se ponen sobre el pan. La fruta se toma con la mano o cuchara. Las manzanas y peras se cortan en cuatro partes; primero una mitad se la divide en dos, se la monda, y dividida con el cuchillo en trozos, se comen con el tenedor o los dedos; luego se divide la otra mitad y se hace igual. Algunos mondan en espiral toda la manzana y luego la parten en trocitos, y la comen con el tenedor. Los melocotones se comen como la manzana; si les ponen en vino, con cucharilla. Los albaricoques se abren con los dedos y se llevan a la boca por mitad. Si fueran mayores, se mondan como el melocotón.

Las uvas: se coge el racimo con la mano izquierda, tomándolas con los dedos una a una.

La naranja: unos la mondan toda, abriendo superficialmente la piel en cinco partes, separándolas con los dedos; hay quienes lo hacen con el cuchillo. Quitada la piel, se abre, se separan las rajas una a una y se van comiendo. Otros la parten "como la manzana", tomándose las partes con los dedos o el tenedor, Si se sirve como ensalada, se usa la cucharilla.

Los plátanos, poniendo tenedor, se mondan fácilmente cortando las extremidades y haciendo una cisura a la larga; luego se parte en trocitos y se come con el tenedor.

"Para brindar, se necesita gozar de alguna estimación y ocupar un puesto distinguido en la mesa"

Frutos secos.

Las avellanas, nueces y almendras, se parten con el partepiñones o partenueces. Si no tenemos, emplearemos el cuchillo con cuidado. Las frutas cocidas se comen con cucharilla, y alguna vez con el tenedor.

El chocolate.

Aunque no entra en la comida, es conveniente, entre paréntesis, decir algo de él. El chocolate se suele tomar con churros, galletas, torrijas de pan. Si ponen mantequilla, se extiende con el cuchillo sobre las torrijas y se pringa, igual que se hace con la leche; luego se termina con una cucharilla. En los pueblos es costumbre no poner cucharita, y de ahí el sorber. Algunos, después de sorber, echan un poquito de agua; está bien en familia, no en sociedad.

Cuando se termina de comer (debe rezarse un Padrenuestro en acción de gracias), se recoge la servilleta sin plegarla, a no ser lo mande el dueño, siendo un modo de decirnos que está puesto nuestro cubierto, sirviéndole de satisfacción nuestra compañía.

Terminada la comida, se sirven el café y los licores, y hay muchas veces brindis.

¿Cómo se hacen? Para brindar, se necesita gozar de alguna estimación y ocupar un puesto distinguido en la mesa.

El que brinda se levanta, y tomando con la derecha la copa con un poquito de licor, pronuncia unas palabras con las que hará saber el objeto del brindis.

La señal de salida, la da el dueño o señora de la casa; levantados de la mesa, se vuelve al salón de la misma manera y orden con que se entró, estando un ratito con los demás comensales.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8036

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De las pasiones que perjudican principalmente a nosotros mismos. Temor. El temor es respectivo a los males o a los peligros. Muchas veces se afligen a los hombres, infinito, con vanas suposiciones o infundados temores , que después se desvanecen, y vienen

  • La curiosidad y el arte de agradar

    La curiosidad mala y la curiosidad buena. ¿Es la curiosidad un defecto? Aquella urbanidad Siempre, en todos los tiempos y en todas las ocasiones , la curiosidad ha sido considerada como un defecto exclusivamente femenino. A nuestro juicio hay en esta

  • Imagen Protocolo

    Insultos a la pública decencia en los pasados siglos. Los juegos bufonescos, mímicos y teatrales, anteriores al singlo XIV están muy lejos de ser decentes, como puede verse en las proscripcíones que de ellos hacen diferentes autores contemporáneos, y

  • Sombrero de Pierre Balmain.

    Reglas de cortesía en el mundo Aquella urbanidad Se habla mucho, por eso de que hay que hablar de algo, de que lo cortés es dejar pasar a las señoras primero , pero eso es generalizar por generalizar. En Alemania y Hungría, por ejemplo, lo cortés es que

  • Imagen Protocolo

    Del vestido. Tiempo ha habido en que las clases de la sociedad se distinguían por el vestido ; pero como este tiempo ha pasado, ya no tanto distinguen a los individuos los trajes, como la instrucción, la educación, el ingenio y los talentos acompañados

  • Imagen Protocolo

    Las visitas en sociedad. La primera vez que una señora visita a otra persona, dirá: "Señora o caballero, tengo una satisfacción de haberle a Vd. conocido; reconózcame Vd. por su servidora". A este cumplido se suele contestar: "Lo celebro igualmente; ya

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. Desde el sucio hotentote que se pasea desnudo por el cabo de Buena Esperanza hasta el afectadísimo Hortensio que se arreglaba la toga con el mismo esmero con que disponía los períodos de un discurso y acusaba

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en la corrupción de las costumbres en los pasados siglos. Desde el año 1003 al 1099, más de veinte concilios recuerdan la desarreglada conducta de los eclesiásticos , tanto seglares como regulares, su cohabitación con muchas mujeres, y sus