Logo Protocolo y Etiqueta

Los alimentos. ¿Cómo se comen? Parte primera.

La manera de comer el pan, la sopa, la carne, el pescado, los huevos y los garbanzos.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los alimentos en la mesa.

El pan.

El pan se coloca a la izquierda y se come partiéndole en rebanadas con el cuchillo, dividiéndolas en trozos para llevarlo a la boca, terminándolos de dividir con los mismos dedos, según se va necesitando; hoy se usa poco el cuchillo para partir el pan; no obstante, hay que reconocer está mejor partido con él. No rebañaremos el plato con el pan, ni nos servirá de entremás. Si lo necesita nuestro adlátere, es muy cortés ofrecérsele, no con la mano, ni con el cuchillo. En los hoteles suele ponerse un plato con pan, sirviéndose todos los de la mesa.

La sopa.

En las casas de mucha etiqueta, puesta la sopera en la mesa de la vajilla, la sirvienta sirve a cada comensal, llevando plato por plato.

La sopa se toma con la cuchara, no se sopla; si está caliente, se moverá pausadamente para que se enfríe. No llenaremos mucho la cuchara; no echaremos en ella cogiendo el plato lo último de la sopa, menos tomándola con el mismo plato; lo más que se permite, es levantar un poquito el plato para terminar; si estamos entre personas desconocidas, ni esto.

Los garbanzos.

Pueden presentarse en potaje o cocido. Si es potaje, se toma con la cuchara, no estando permitido estrujarlos, haciendo papilla.

El cocido castellano se toma con el tenedor; los de los pueblos usan la cuchara, ante el peligro de caerlos, hacen bien; es preferible antes de quedar en ridículo. No están permitidas las mezclas en la comida; excepto en el cocido castellano, donde hay tocino, chorizo y relleno.

"Tomar los huesos con las manos solamente está permitido en casa"

La generalidad lo envuelven todo. No esta mal, ya que así lo exige la comodidad. Muy pocos van tomando porciones de los distintos ingredientes; esto es molestísimo.

La carne.

La cane se corta con el cuchillo en trocitos, y, partida toda, se lleva a la boca con el tenedor. Jamás la comeremos con los dedos, ni llevaremos los huesos a la boca para chuparlos. Algunos cogen los huesos con los dedos, descarnándolos con los dientes; este proceder es permitido en estos tiempos de racionamiento, comiendo en casa; de otro modo, no está bien; igualmente, no se puede coger los huesos con los dedos y sacar la carne con el cuchillo. Los huesos sujetándolos con el tenedor, se corta con el cuchillo lo que se pueda, dejando el hueso en el plato sin tocarle con los dedos.

El pescado.

El pescado se toma como la carne, con la diferencia de que no se usa el cuchillo más que para sacar la espina. Ya dijimos que en hoteles, ponen una especie de cuchillo-paleta y un tenedor pequeño para el fresco.

Los huevos.

De distinta manera suelen presentarse: en tortilla, al plato, etc. Se comen con el tenedor, y si se presentan preparados con leche, con cucharilla. Los huevos pasados por agua, se presentan en la huevera, con la punta mas ancha hacia arriba; se cascan circularmente, quitándoles la cáscara; la albúmina que hay en la superficie se toma con la cucharilla, se toma un poquito de sal, que colocada en el plato, se echa poco a poco según se toma el huevo con rebanaditas de pan, y lo que no se puede tomar con el pan, se saca con la cucharilla; terminado, se deja la cáscara en el plato, volviendo la huevera; no está permitido sorber el huevo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8034

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Escultura, Caridad del autor Sir Joseph Boehm.

    Urbanidad y sentimientos morales Aquella urbanidad Veracidad La mentira, en general, es aborrecible, y el hombre no debe ser, por lo tanto, mentiroso , teniendo en cuenta, además, que la costumbre o el vicio de mentir puede ocasionarle funestas consecuencias.

  • Imagen Protocolo

    El juego y la diversón. En el juego o diversión, es donde el hombre manifiesta su buena o mala educación ; por eso una de las cosas en que el niño ha de estar más advertido es en el juego. La demasía del juego es un vicio detestable ; el juego debe ser

  • Imagen Protocolo

    Escasez de placeres civiles en los pasados siglos. Disminuyendo la suma de placeres inocentes queda, en igualdad de circunstancias, más tiempo y más capital para los placeres ilegítimos. La historia de las artes puede sugerirnos alguna idea acerca del

  • Imagen Protocolo

    ¿Qué es la urbanidad? La Urbanidad, dice Duclos, es la expresión y la imitación de las virtudes soc iales. El espíritu de la Urbanidad, según La-Bruyére, consiste en cierta atención y buen modo en las palabras y modales, por cuyo medio se logra que los

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los niños. Es, pues, indispensable manifestar al joven cierta confianza en sus buenas cualidades y hacerle sentir que ya le creéis capaz de conducirse a fuer de hombre, y sobre todo es menester guardarse de atar a un mozo de diez y ocho

  • Imagen Protocolo

    A veces, después de la comida suelen armarse mesas de juego, y mientras, los unos miran grabados, otros leen los periódicos, cuidando los amos de casa de que cada uno encuentre distracción. Entonces, pasadas dos horas después de la comida, sacan los criados

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Lo primero que hace un joven bien educado después de lavarse y vestirse, es levantar el corazón a Dios para darle gracias, como ya os lo dije en la segunda tarde que empezamos a reunirnos en este sitio. En seguida va a saber cómo han pasado

  • Imagen Protocolo

    Preceptos generales de Urbanidad. * Pregunta. ¿Sería dar pruebas de cortesía el ponerse a leer un papel o libro sin pedir permiso a los circunstantes? Respuesta . Fuera al contrario una grosería notable, como lo sería igualmente hablar en idioma extraño