Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los alimentos. ¿Cómo se comen? Parte primera.

La manera de comer el pan, la sopa, la carne, el pescado, los huevos y los garbanzos.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los alimentos en la mesa.

El pan.

El pan se coloca a la izquierda y se come partiéndole en rebanadas con el cuchillo, dividiéndolas en trozos para llevarlo a la boca, terminándolos de dividir con los mismos dedos, según se va necesitando; hoy se usa poco el cuchillo para partir el pan; no obstante, hay que reconocer está mejor partido con él. No rebañaremos el plato con el pan, ni nos servirá de entremás. Si lo necesita nuestro adlátere, es muy cortés ofrecérsele, no con la mano, ni con el cuchillo. En los hoteles suele ponerse un plato con pan, sirviéndose todos los de la mesa.

La sopa.

En las casas de mucha etiqueta, puesta la sopera en la mesa de la vajilla, la sirvienta sirve a cada comensal, llevando plato por plato.

La sopa se toma con la cuchara, no se sopla; si está caliente, se moverá pausadamente para que se enfríe. No llenaremos mucho la cuchara; no echaremos en ella cogiendo el plato lo último de la sopa, menos tomándola con el mismo plato; lo más que se permite, es levantar un poquito el plato para terminar; si estamos entre personas desconocidas, ni esto.

Los garbanzos.

Pueden presentarse en potaje o cocido. Si es potaje, se toma con la cuchara, no estando permitido estrujarlos, haciendo papilla.

El cocido castellano se toma con el tenedor; los de los pueblos usan la cuchara, ante el peligro de caerlos, hacen bien; es preferible antes de quedar en ridículo. No están permitidas las mezclas en la comida; excepto en el cocido castellano, donde hay tocino, chorizo y relleno.

"Tomar los huesos con las manos solamente está permitido en casa"

La generalidad lo envuelven todo. No esta mal, ya que así lo exige la comodidad. Muy pocos van tomando porciones de los distintos ingredientes; esto es molestísimo.

La carne.

La cane se corta con el cuchillo en trocitos, y, partida toda, se lleva a la boca con el tenedor. Jamás la comeremos con los dedos, ni llevaremos los huesos a la boca para chuparlos. Algunos cogen los huesos con los dedos, descarnándolos con los dientes; este proceder es permitido en estos tiempos de racionamiento, comiendo en casa; de otro modo, no está bien; igualmente, no se puede coger los huesos con los dedos y sacar la carne con el cuchillo. Los huesos sujetándolos con el tenedor, se corta con el cuchillo lo que se pueda, dejando el hueso en el plato sin tocarle con los dedos.

El pescado.

El pescado se toma como la carne, con la diferencia de que no se usa el cuchillo más que para sacar la espina. Ya dijimos que en hoteles, ponen una especie de cuchillo-paleta y un tenedor pequeño para el fresco.

Los huevos.

De distinta manera suelen presentarse: en tortilla, al plato, etc. Se comen con el tenedor, y si se presentan preparados con leche, con cucharilla. Los huevos pasados por agua, se presentan en la huevera, con la punta mas ancha hacia arriba; se cascan circularmente, quitándoles la cáscara; la albúmina que hay en la superficie se toma con la cucharilla, se toma un poquito de sal, que colocada en el plato, se echa poco a poco según se toma el huevo con rebanaditas de pan, y lo que no se puede tomar con el pan, se saca con la cucharilla; terminado, se deja la cáscara en el plato, volviendo la huevera; no está permitido sorber el huevo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8034

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso. . "Vistióse Don Quijote, púsose su tahalí con su espada, echóse el mantón de escarlata a cuestas, púsose una montera de raso verde que las doncellas le dieron, y con este adorno salió a la

  • Imagen Protocolo

    De las cenas. En otros tiempos se cenaba; pero como ahora se empieza a comer a las seis , y la mesa lleva a lo menos dos horas, ha pasado ya esta costumbre que no dejaba de tener sus encantos. Desembarazados ya de todos los negocios, como de todos los

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. Estas aserciones de los Enciclopedistas , apoyadas solamente sobre su palabra, como que nos inducen a creer que los Egipcios fuesen unos hombres singulares, y de muy diverso modo de pensar que el resto de los

  • Imagen Protocolo

    La conclusión y posdata de las cartas. La conclusión de una carta familiar era en otro tiempo un negocio de importancia ; hoy se pone menos cuidado, y con mucha razón. ¿De qué sirve decirse el humildísisimo, afectísimo, obediente, etc. de una persona

  • Imagen Protocolo

    De la conversación. Es verdad que los amantes juran sin cesar , y ponen por testigos a Dios y al cielo; juran sobre su vida, sobre su fortuna, sobre la vida de las personas que les son más queridas; pero sabido es lo que valen estas promesas tan repetidas.

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Las aves de algún tamaño , como el pavo o la gallina, el pollo, etc., se cortan con trinchante y cuchillo bien afilado. Para esto se sujeta el ave clavando el trinchante, o en su defecto , el tenedor en la parte inferior

  • Imagen Protocolo

    De los habladores. Es media noche y vuelvo de una tertulia en la que, fuera de lo acostumbrado, el dueño de la casa no ha puesto mesa de juego . Entro, pues, en mi casa con los duros que llevaba ya sacrificados de antemano para lo que exige una moderada

  • Imagen Protocolo

    31. Conocer los afortunados, para la elección; y los desdichados, para la fuga. La infelicidad es de ordinario crimen de necedad, y de participantes: no ay contagión tan apegadiza. Nunca se le ha de abrir la puerta al menor mal, que siempre vendrán tras