Logo Protocolo y Etiqueta

Elogios y agradecimientos en sociedad.

Debemos abstenernos de hacer comparaciones, en especial si recaen en dos o más individuos de una misma reunión.

 

Tratado de urbanidad para uso de las escuelas. 1865.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Elogios y agradecimientos en sociedad.

Cuando alguno contradiga nuestra opinión, ma­yormente si lo hace en términos decorosos, como por ejemplo: "si Vd. no lo lleva a mal me tomaré la franqueza de advertirle que en lo que ha dicho pade­ce equivocación", contestaremos sin calor, y hasta con agrado: "mas bien que llevarlo a mal me hará Vd. mucho favor en rectificar mis errores"; "no dudo haberme equivocado, y espero se servirá Vd. manifes­tármelo".

Cuando a uno le alaben en su presencia guár­dese de responder, como algunos, con las pala­bras "Vd. se burla"; sino modestamente con estas u otras análogas: "es favor que Vd. se sirve dispen­sarme", o "que debo a la bondad de Vd."; "he cumpli­do solamente con mi deber"; "Vd. me confunde con unos elogios de que no soy digno".

Debemos abstenernos de hacer comparaciones, en especial si recaen en dos o más individuos de una misma reunión, porque siempre son odiosas, como el decir: "la señorita N. ha cantado o baila­do con más gracia que la de tal"; pues a esta se le hace un disfavor imperdonable en su concepto. Ad­herirse exclusivamente a una señora delante de otras es faltar al miramiento que se les debe a éstas.

Si una persona nos prestare algún servicio o nos regalare alguna cosa, le agradeceremos su es­mero en estos u otros términos semejantes: "estimo el favor de Vd."; "aprecio muchísimo su atención"; "acep­to su fineza con el mayor gusto", y "le doy a Vd. mil gracias". El presentar y recibir alguna cosa se ve­rifica con la mano derecha y quitado el guante, menos cuando se da la mano en señal de amistad, en cuyo caso se dice: "salvo el guante".

Al citar un obsequio que hayamos recibido de una persona, mayormente si es superior, en vez de decir: "D. N. me visitó"; "la señora tal cumplió mi encargo", podrán usarse estas expresiones: "D. Fu­lano me hizo el honor, o tuvo la bondad de visitarme"; "la señora de tal se tomó la molestia de cumplir con mi encargo".

Hay sujetos que queriendo darse una importan­cia diplomática no cesan de repetir: "mi tío Marqués N."; "mi amiga la Condesa de T. me ha convidado hoy a comer", etc. Semejantes personas, lejos de captarse con tales palabras la reputación que se imaginan, no adquieren sino émulos y criticadores que desean ver humillada una arrogancia tan imperti­nente que revela siempre una alma baja.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16380

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Los mentirosos y la urbanidad. El don de la palabra se ha concedido privativamente al hombre , nobilísimo por su clase, superior a las de todos los animales, y sumamente elevado por el espíritu indivisible, inmaterial e inmortal que le anima. Entre todos

  • Imagen Protocolo

    La nobleza venida a menos. En esta caza, la nobleza contrajo un poco de fango, y, lo que es peor, se dejó arrebatar muchas riquezas; lo que con doble razón hizo disminuir su crédito. Los príncipes a quienes la nobleza potente había impuesto en los siglos

  • Cómo levantarse de la cama al despertar

    Cómo levantarse de la cama al despertar Aquella urbanidad Deben los niños observar la regla de no descubrirse totalmente cuando se les despierta por los ayos o pajes. Es preciso acostumbrarse desde la niñez a tener decoro , y sería muy impropio y, hasta

  • Las amistades nuevas y el arte de agradar

    La nuevas amistades. El conocimiento superficial de las personas Aquella urbanidad Es realidad, y dada la amplitud que hoy se concede a la palabra amigo , conviene hacer constar de antemano que las relaciones acerca de las cuales vamos a tratar no son

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 77. ¿Cómo ha de cuidar el cabello? Cuide del cabello como otro de sus adornos, como un hermoso velo que la naturaleza concedió á la mujer. La cabellera no se deja caer ya rizada sobre las espaldas como,

  • Imagen Protocolo

    De la sociedad de los hombres. Si la sociedad de las mujeres es preciosa por los grados y ventajas que se hallan en ella, y la facilidad de adquirir bellos modales, gracia y ligereza en todas las acciones, la de los hombres es notable por otras cualidades

  • Imagen Protocolo

    Del bautismo. La elección de padrinos del recién nacido está sometida a las costumbres de las distintas poblaciones. Unas veces, y es lo más general, convidan los padres, y otras se ofrecen a serlo los parientes o amigos íntimos . Cuando los padres son

  • Imagen Protocolo

    Cortedad. Su carácter. Diferencia de la cortedad a la modestia. Es gran mérito no ser corto. Medio entre la cortedad y el descoco. Se ha de desarraigar desde la niñez. La cortedad nos hace torpes. Mal modo de comer. Habla con cuidado y con tino. Desatención.