Logo Protocolo y Etiqueta

Saludos, cumplidos y visitas. II.

Lo peor es que algunos niegan el saludo con fingida distracción, con la idea de que se les crea ocupados en muy altos pensamientos.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los saludos, los cumplidos y las visitas.

El uso general nos manda levantarnos cuando pasa una persona distinguida y detenernos si ejerce autoridad, cuyo uso está fundado en la idea de mostrarnos dispuestos a obtemperar las órdenes de la persona a quien saludamos, y de hacerla con nuestra apostura objeto de las miradas de los demás. Si después de haberla saludado debemos acompañarla, no nos colocaremos a su lado, sino un poquito detrás de ella, lo cual le procura mayor posibilidad de ver y de ser vista, y demuestra que nos reconocemos inferiores a ella. Habiendo visto el emperador Hadriano que un esclavo se paseaba en medio de dos senadores, envió un oficial para que le diera un bofetón.

Los saludos pueden ser defectuosos por parsimonia, por prodigalidad y por afectación.

Es preciso confesar que la distracción es un miserable título de excusa, porque demuestra debilidad de vigor mental y nada más, pues el distraído nos dice en pocas palabras: mi entendimiento, es tan pequeño que cualquier idea ocupa toda su capacidad, y le quita hasta el uso de los sentidos, de lo cual procede que no conozco a las personas que pasan por mi lado. Lo peor es que algunos niegan el saludo con fingida distracción, con la idea de que se les crea ocupados en muy altos pensamientos, en importantísimos negocios o gravísimos cuidados, mientras es cosa sabida que su espíritu es tan ligero como la mariposa o el mosquito.

"No debe negarse el saludo haciéndose el distraído u ocupado en importantes pensamientos"

El orgulloso que para no rebajarse a sí mismo en la opinión de los demás rechaza saludar o devolver el saludo, se rebaja positivamente manifestándose ignorante de la norma por la cual se aprecia el mérito, y de aquí se sigue que con mucha frecuencia se hace ridículo lo mismo cuando niega que cuando concede el saludo.

Algunos os asaltan con una batería de cumplidos, os oprimen con un torrente de palabras insignificantes, os hacen mil ofertas, siempre con la condición tácita de que no aceptéis ninguna.

Algunos abalanzándose a un coche, o entrando en una conversación, hacen mil inclinaciones, ceremonias, besamanos a este, a aquel, al de mas allá y a todos, sin otro objeto que el de recibir otro tanto y de promover una general aclamación de galantería. Se muestran más bien hombres de ánimo bajo que de finos modales aquellos que a todos indistintamente manifiestan los mismos sentimientos de estimación, de respeto, de amistad, como aquella mujer que después de haber encendido una vela a San Miguel encendió otra al demonio que suele pintarse a sus pies y que contestó al cura que le reñía por ello; siempre he oído decir que conviene tener amigos en todas partes, y una nunca sabe a donde ha de ir a parar.

Este proceder hace que perdamos por una parte lo que por otra ganamos, por que las demostraciones de estimación y de amistad que hacemos a los bribones son ofensas para la gente honrada y demuestran en nosotros vileza de ánimo, o falta de juicio, o una y otra cosa.

El inmoderado deseo de parecer cortés introduce la afectación hasta en el modo de saludar, pues siendo el saludo la expresión de un sentimiento agradable, deben proscribirse de él aquellos actos y aquellas voces que pueden amenguar su claridad o su gracia. El hombre cortés debe consultar la costumbre adoptada por los más discretos del país donde se encuentra, evitando el defecto y el exceso, teniendo presente que si es impolítico rehusar el saludo a quien tiene derecho al mismo, es descortesía mucho mayor no devolverlo a quien nos lo dirige.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9193

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las visitas. * Pregunta. ¿Qué tendrá Vd. presente al ir por la calle? Respuesta . Si voy con persona a quien deba respeto me colocará a su lado izquierdo, le cederé siempre la acera, como la cederé igualmente a toda persona que viniendo en

  • Imagen Protocolo

    Del estilo epistolar. Una carta no es otra cosa que una conversación escrita , y debe emplearse en ella un estilo fácil, natural y sencillo. Sin embargo, como el que escribe tiene más tiempo para reflexionar, conviene que las ideas expresadas estén ajustadas

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del modo como hay que hablar de las personas y de las cosas. Es muy descortés hablar sin cesar de uno mismo , y comparar su proceder con el de los demás; diciendo, por ejemplo: por mi parte, yo no hago así; él no hace esto; una persona de mi

  • Imagen Protocolo

    A través de una serie de obras tales como la Glosa castellana al Regimiento de Príncipes, El caballero Cifar, el "Llibre de Cortesía", las Flores de Filosofía y otras, muestra cómo el saber cortesano se convierte en una concepción moral de las relaciones

  • Imagen Protocolo

    El orden para las horas y preparación de las comidas. Los alimentos deben ser considerados por el ama de la casa bajo el triple concepto de la salud, del placer y de la economía. Guiada constantemente por la inspiración de estos tres poderosos motivos,

  • Imagen Protocolo

    Respeto a los maestros. ¿Será Vd. atento con sus maestros? Tendré mucho respeto a mis preceptores, seré dócil a sus palabras, y les mostraré gratitud por el bien que me procuran. ¿Se enojará Vd. por las reprensiones que recibiere de sus padres, maestros

  • Imagen Protocolo

    La conversación. La conversación es un arte que se perfecciona todos los días , y aunque no es dado a todos conversar con espiritualidad, se necesita tener buen gusto para no hacer un papel desairado. Siempre que se encuentra uno en sociedad debe procurarse

  • Imagen Protocolo

    Religión. Los errores y engaños , en materia de opiniones, si son sinceros merecen lástima antes que mofa; porque la ceguedad del entendimiento no es menos digna de compasión que la de los ojos. Al hombre que se desvía de la senda, hacia el uno o el otro