Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las personas necias

El ignorante, el imprudente o el falto de razón no debe hacerse notar en sociedad para no caer en el ridículo

 

Reflexiones sobre las costumbres. 1818

Hacer el tonto
Hacer el tonto. Hacer el tonto

Tratar con gente necia

Aquella urbanidad

"El hombre es el rey de la tierra que habita, porque no solamente doma todos los animales, no solo dispone de los elementos por su industria, sino que solo él sobre la tierra sabe disponer de ella, y aun por la contemplación se hace dueño de los mismos astros que no puede acercar a sí. ¡Que me señalen otro animal sobre la tierra que sepa hacer uso del fuego, y que sepa admirar el sol!" Esto dice un gran filósofo.

Otro mejor filósofo, y gran naturalista, dice: "El hombre es nobilísimo por su clase, admirable en su estructura, majestuoso en su aspecto, y más elevado aun por el principio espiritual e inmortal que le anima; está dotado de ciencia y discurso; y se hallan en él semillas de todas las virtudes; sabe elevarse hasta las regiones de la luz, analizar sus rayos, y seaparar los colores; sujetar a cálculo el descenso de los cuerpos y la diversidad de sus movimientos; acercar los objetos al examen de su visita a pesar de distancias inmensas; domesticar los animales útiles, y venccer a los feroces, etcétera".

Pero mucho tiempo antes de estos filósofos dijo un célebre poeta: "De todos los animales que se elevan por el aire, que marchan sobre la tierra, o nadan en la mar, desde París hasta el Perú, desde el Japón hasta Roma, el más necio, en mi juicio, es el hombre".

En efecto, ¿qué es la sabiduría? una igualdad de ánimo que nada puede perturbar. ¿Y es el hombre necio así? ¿el hombre necio que se muda como la luna, que huye como la sombra y que nunca permanece en un mismo estado? El hombre necio pasa continuamente de un pensamiento a otro, fluctúa siempre entre mil embarazos, ni sabe lo que quiere, ni lo que no quiere, mañana desea lo que hoy aborrece; y en suma el hombre es el juguete de un capricho no más.

Yo le he visto formar su cabello en trenzas y bucles, y le he visto enteramente cortado a manera de motilones. Le he visto con zapatos en puntas como picos de Gavilán, y después con picos de Pato, y últimamente truncados; y con hebillas y sin ellas. Le he visto usar botas de mil maneras diferentes, y ahora le veo con herraduras.

¿ Y este el hombre de quien dice el sabio naturalista antes citado "que su cabeza mira al cielo, y presenta una faz augusta en que se ve impreso el carácter de su dignidad...? ¿Que si toca la tierra es con las más distantes de sus extremidades; y no mirándola, sino de lejos, parece que la trata con desprecio?" ¡Ah!, no es este el hombre de ahora... En su primer estado, en aquel estado tan feliz que duró tan pocas horas, era el hombre el soberano absoluto de la tierra; pero después de su inobediencia quedó su poder tan debilitado que ha venido a ser el juguete de todas las pasiones.

¿Mas por qué no procura hacer esfuerzos para recobrar su dignidad en cuanto le sea posible? ¿Por qué no lee esos caracteres que lleva grabados en el fondo de su corazón? Y en suma, ¿por qué no dirige sus operaciones por las sendas que la razón y la religión le señalan? Entonces recobraría su dignidad, sabría sostenerla, y no se dejaría arrebatar tan ligeramente como se ve arrebatado ahora hasta de una cosa tan débil y vana como lo es eso que llaman moda; y lo que es más, no habría razón para que el celebre poeta arriba citado dijera a la faz de todo el universo, "que el hombre es el más necio de todos los animales".

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16876

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. Todos los viajeros a una voz atestiguan que la degradación de la mujer va en aumento a proporción de la barbarie nacional. Cuanto más degradada está una cosa en la opinión general, menos disposición hay

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. Siendo diferentes la suma y la importancia de las perfecciones de que están dotados los hombres, nace de ellas diferente expectación de consideraciones, de suerte que si a todos

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los niños. Es, pues, indispensable manifestar al joven cierta confianza en sus buenas cualidades y hacerle sentir que ya le creéis capaz de conducirse a fuer de hombre, y sobre todo es menester guardarse de atar a un mozo de diez y ocho

  • Imagen Protocolo

    De los espectáculos públicos. Seria un error creer que no existen reglas de decoro y urbanidad que observar en los sitios públicos , pues aunque compremos nuestro derecho de asistir a ellos por medio del dinero, no por eso estamos dispensados de guardar

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Entre las muchas personas, que encuentras por las calles, en las reuniones, en los teatros, solo hay algunas con las cuales te une algún vínculo de amistad , de respeto y de gratitud, mientras con las demás no

  • Imagen Protocolo

    Tiempo. Está en boca de todos y en práctica de muy raros la máxima de que, reflexionamos poco sobre el uso y valor del tiempo; apenas hay reloj de sol que no tenga alguna aguda sentencia sobre este asunto; y no hay holgazán alguno de estos que pasan todo

  • Imagen Protocolo

    El niño y el comportamiento en el juego. En los juegos de gente de bien reine la vivacidad, deséchese la porfía, madre de reyertas; deséchese la trampa y el embuste, pues a partir de tales rudimentos pasa uno a ofensas mayores. Con más gracia vence el

  • La curiosidad y el arte de agradar

    La curiosidad mala y la curiosidad buena. ¿Es la curiosidad un defecto? Aquella urbanidad Siempre, en todos los tiempos y en todas las ocasiones , la curiosidad ha sido considerada como un defecto exclusivamente femenino. A nuestro juicio hay en esta