Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las institutrices y su misión educadora.

La institutriz, persona de carrera y de educación distinguida, se considera siempre como parte de la familia.

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las institutrices.

Para realizar con buen éxito su misión de educadora, la mujer necesita una persona de entera confianza que pueda reemplazarla cerca de su hijo en los momentos que haya de atender a otros deberes.

Una persona de la familia, una buena nodriza o una antigua servidora de la casa afecta y cuidadosa, será suficiente mientras el niño es pequeño; después se hace indispensable confiarlos al cuidado de institutrices capaces de dirigir su educación.

Nunca como en estos momentos se necesita el cuidado de la madre para evitar al padre los lloros y las impertinencias del niño que empieza a andar y a tomar parte más activa en la vida.

A la vista de todo, el niño mal educado siempre se culpa a la mamá por lo menos de negligencia.

Cuando la nodriza se queda en la casa de ama de casa, ella es la encargada de llevar en el cochecito al niño a paseo en compañía de la mamá o de la institutriz. Las amas secas visten traje de moda, no llevan nada en la cabeza, y como único distintivo un delantal de merino negro, de grandes caídas y adornado en la parte superior con bieses de terciopelo negro. En cuanto a los trajes de nodrizas y niñeras, no se necesita describirlos.

La mamá cuidará de que sus hijas vistan con elegancia, sin lujo, y que posean muñecas, pelotas y los objetos necesarios para el juego y el sport.

"A una institutriz no se le ordena ninguna faena casera"

Generalmente se eligen en la primera edad institutrices para niños y niñas. La razón es comprensible, tanto porque los pequeñuelos necesitan múltiples cuidados, además de la instrucción, como porque es más fácil que sea una mujer la que secunde a la madre.

La institutriz, persona de carrera y de educación distinguida, se considera siempre como parte de la familia.

Una institutriz acompaña a la niña al salón y come en mesa aparte de los criados. Cada vez que se la designe se añade la palabra señorita o señora a su nombre, y los dueños la tratan siempre con fórmulas de cortesía y de gran deferencia.

A una institutriz no se le ordena ninguna faena casera, y si por su voluntad se presta un pequeño servicio, traer un vaso de agua, etc., se le dan las gracias.

Los padres cuidarán de mantener el prestigio de la institutriz, aprobando en presencia de los criados y los niños todo cuanto ella haga,

Por su parte, la institutriz ha de ser sumisa a todas las órdenes de los dueños, por leves que sean, y por ningún concepto mezclarse en asuntos ajenos al cuidado del niño ni tener relaciones familiares con las visitas de casa. La institutriz solo entra en el salón acompañando a los niños, y esto en caso de ser llamada.

Su situación suele despertar el odio de los criados, y conviene que, sin familiarizarse con ellos, los trate siempre con dulce deferencia para ganarse su voluntad.

Con los niños que educan han de ser siempre indulgentes, sin tolerar la familiaridad, que perjudicaría al respeto que deben tenerles.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 14 personas le ha parecido
Valoración 4.1
con una puntuación de 4.1 sobre 5

Nota

  • 8187

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Formas de mirar correctas. Urbanidad de la mirada. Tres preciosas miradas

    La urbanidad de los ojos y de la cara Aquella urbanidad A menudo se conoce, dice el Sabio, por lo que se trasluce en los ojos , lo que una persona lleva en el fondo de su alma, su bondad o mala disposición; y aunque no se pueda tener a través de ello

  • Libro de aforismos de Baltasar Gracián

    Aforismos de Baltasar Gracián Código de buen gobierno para las personas 11. Tratar con quien se pueda aprender . Sea el amigable trato escuela de erudición, y la conversación enseñanza culta; un hacer de los amigos maestros, penetrando el útil del

  • Imagen Protocolo

    Las visitas en sociedad. La primera vez que una señora visita a otra persona, dirá: "Señora o caballero, tengo una satisfacción de haberle a Vd. conocido; reconózcame Vd. por su servidora". A este cumplido se suele contestar: "Lo celebro igualmente; ya

  • Cocina y comedor

    La estancia del comedor: su mejor situación en una casa y los muebles que debe tener Aquella urbanidad El comedor de una casa, para hallarse bien situado, debe estar cerca de la cocina . Aunque las personas dueñas de la casa sean personas pudientes

  • Imagen Protocolo

    De la alabanza. Es una falta contra la urbanidad el alabar en presencia de aquellos que cantan o tocan un instrumento a una persona que tenga la misma habilidad; como igualmente el alabar a un poeta delante de uno que lee sus propios versos; pero es igualmente

  • Gentleman saluda con el sombrero en la mano

    La urbanidad del sombrero y del modo de usarlo El sombrero es una prenda de vestir que cubre la cabeza y que le sirve al hombre para adornar su cabeza y también para evitarle algunas molestias que tienen que ver con la climatología, la mayoría de ella

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. La voz debe ser ya alta, ya baja, ya lenta, ya rápida, ya plácida, ya amenazadora, según sean los afectos que se trata de expresar o de mover en el ánimo ajeno. Cuando se

  • Imagen Protocolo

    Saludos, encuentros y cortesías. ¿Qué hará Vd. al encontrar por la calle algún conocido? Saludaré a las personas conocidas quitándome el sombrero, y me llegaré a hablarles si me indican que lo desean. ¿Con qué mano saludará Vd.? Siempre me quitaré el