Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes de urbanidad con los padres.

El respeto es la base fundamental de la relación con los padres, amén del cariño y la obediencia.

 

Compendio de las más esenciales Reglas de Urbanidad y buena crianza para niñas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La urbanidad con los padres.

¿Qué deberes impone a las niñas la urbanidad para con sus padres?

Ha de tratarles con humildad y respeto, al mismo tiempo que con amorosa familiaridad y confianza. En muchas familias expresan las niñas su respeto hacia su padre y su madre besándoles la mano, y su cariño besándoles en el rostro y abrazándoles; pero estas manifestaciones puramente externas supondrían muy poco si los actos, esto es, la obediencia y la sumisión en todos los momentos no las acompañasen.

¿Cuándo debe saludar la niña a sus padres?

Al darles los buenos días, al marchar a la escuela y volver de ella, siempre que el papá o la mamá, si han salido, vuelvan a casa, y al despedirse de ellos para irse s acostar.

¿Pueden las niñas replicar o contradecir a sus padres?

No, porque esto es faltarles gravemente al respeto, y así, aun cuando por error les reprendan por faltas que no han cometido, deben hablarles con respeto y dulzura. Hay pocos espectáculos tan repulsivos como el que ofrece una niña soberbia que se rebela contra los mandatos de sus padres o contesta a sus reprensiones con acritud y aspereza.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8286

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad y la cortesía. Es cosa llamativa que la mayoría de los cristianos sólo consideran la urbanidad y la cortesía como una cualidad puramente humana y mundana, y no piensan en elevar su espíritu más arriba. No la consideran como virtud que guarda

  • Imagen Protocolo

    Los viajes y las conversaciones. Lo más importante para emprender un viaje es conocer el idioma del país que se va a visitar , sin lo cual todo se vuelven disgustos y dificultades. En viaje es preciso dejar a un lado costumbres y caprichos , para no emponzoñar

  • Imagen Protocolo

    De las diferentes especies de reuniones. Cuando queramos dar una reunión, convidaremos verbalmente a las personas de nuestra confianza, y por escrito a las de etiqueta. Las señoras no pueden ser invitadas sino por otras señoras , o por un caballero casado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de la obligación que la cortesía impone de hacer visitas, y de las disposiciones que hay que tener en ellas. Si se vive en el mundo, no puede uno dispensarse de hacer visitas de vez en cuando , o de recibirlas. Es obligación que la cortesía

  • Imagen Protocolo

    Las comedias de salón y el reparto de papeles. Las comedias de salón se organizan en casa , bien en teatritos a propósito, bien habilitando el salón o al aire libre. En el primer caso nada hay que advertir para el arreglo del local; los pequeños teatritos

  • Imagen Protocolo

    131. Galantería de condición. Tienen su bizarría las almas, gallardía del espíritu, con cuyos galantes actos queda muy airoso un corazón. No cabe en todos, porque supone magnanimidad. Primero asunto suyo es hablar bien del enemigo, y obrar mejor. Su mayor

  • Imagen Protocolo

    De la habitación. Nuestros abuelos vivían en habitaciones estrechas y obscuras; la escalera torcida y mal dispuesta, los vidrios pequeños y embutidos en plomo, no dejaban penetrar en las casas sino una media luz; se ignoraba el arte de entarimar, y la

  • Principios de urbanidad para la juventud

    Principios de urbanidad para la juventud Aquella urbanidad Nada hay más bochornoso para un joven que el carecer de los principios de urbanidad. Un niño mal educado o que no aprovecha los consejos de sus mayores , merece con justicia el desprecio de sus