Logo Protocolo y Etiqueta

Introducción. Aforismos de Baltasar Gracián

Baltasar Gracián, jesuíta, hace un relato en forma de aforismos de, lo que para el, es un código de buen gobierno para las personas

 

Libro de aforismos
Baltasar Gracían. Libro de aforismos

Aforismos de Baltasar Gracián

Código de buen gobierno para las personas

Un aforismo es una máxima o sentencia que se propone como pauta en alguna ciencia o arte. Esta es la definición que hace el diccionario de la Real Academia Española, R.A.E.

Baltasar Gracián, jesuíta, hace un relato en forma de aforismos de, lo que para él, es un código de buen gobierno para las personas.

Las normas o pautas de comportamiento que relata Baltasar Gracián fueron un manual imprescindible para triunfar en la sociedad del siglo XVII.

¿Pueden servir para la sociedad actual? Cada cual que saque sus propias conclusiones.

Dedicado al lector

Ni al justo leyes, ni al sabio consejos; pero ninguno supo bastantemente para sí.

Una cosa me has de perdonar y otra agradecer: el llamar Oráculo a este epítome de aciertos del vivir, pues lo es en lo sentencioso y lo conciso; el ofrecerte de un rasgo todos los doce Gracianes, tan estimado cada uno, que El Discreto apenas se vio en España cuando se logró en Francia, traducido en su lengua e impreso en su Corte.

Sirva éste de memorial a la razón en el banquete de sus sabios, en que registre los platos prudenciales que se le irán sirviendo en las demás obras para distribuir el gusto genialmente.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 1164

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Nada hay más criminal, bajo o ridículo que el mentir; es el efecto de la malicia, de la cobardía o de la vanidad, pero generalmente los que mienten no consiguen su objeto, porque tarde o temprano se descubre la mentira. El embustero que trata de rebajar

  • Encerado de una escuela.

    Nociones de urbanidad para los niños Aquella urbanidad Dime, niño, ¿qué entiendes por urbanidad o cortesanía? El modo de conciliar agradablemente lo que uno debe a los demás con lo que se debe a sí mismo. Muy bien: y ese modo de conciliar deberes respectivos,

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. El zar Pedro que viajaba por Europa a fin de instruirse en varios ramos de construcción y manufacturas, se detuvo algunos días en Paris y fue a ver la casa de moneda. Se acuñaron muchas monedas en su presencia,

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. Nuestra patria, generalmente hablando, es toda aquella extensión de territorio gobernada por las mismas leyes que rigen en el lugar en que hemos nacido, donde formamos con nuestros conciudadanos

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. Las ventajas sociales, civiles y mercantiles que proporciona la honradez inducen a jactarse de ella y esta jactancia es tal, que si algunos no reparan en confesar su ignorancia,

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y distinciones. ¿Qué tendrá Vd. presente para esa distinción? A fin de aplicar bien esta regla es preciso atender a la edad de las personas, a su rango, al lugar que ocupan en el mundo, y a las relaciones en que están conmigo. ¿Hará Vd. distinción

  • Imagen Protocolo

    Del entendimiento. Debemos cuidar primeramente de enriquecer nuestro entendimiento con útiles conocimientos, y sobre todo de aprender a juzgar y raciocinar rectamente. Adquiriremos estos conocimientos, o por medio de nuestras propias observaciones, o

  • Imagen Protocolo

    Seamos sobre todo atentos en general, y no dejemos de usar una afectuosa cortesía , aun con aquellas personas cuya posición social está muy desnivelada con la nuestra. La urbanidad es útil a todos , sea cualquiera su edad, su estado y posición social.