Logo Protocolo y Etiqueta

Defectos en la reuniones y conversaciones. III.

Los charlatanes se hacen callar no dando pávulo a sus palabras, del mismo modo que un tocador de violín para a los bailarines cesando de tocar.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los defectos en la reuniones y conversaciones.

El que quiere dar pruebas de mucho talento se encarga de todo el peso de la conversación y pierde en efecto todo lo que gana en admiración, porque generalmente hablando, los hombres no estiman a aquellos que los ofuscan. Cuando no tengas asunto interesante que proponer, la finura exige que te abstengas de hablar, en vez de poner en tortura la paciencia de los demás con tonterías pueriles y desagradables. Los charlatanes que tienen prurito de hablar de cuanto ignoran, merecerían la contestación que un artista griego dio en su laboratorio a las ridículas tonterías de un aficionado. Guardaos de que mis discípulos os oigan. En efecto, hablan esta gente con ligereza tal, que muchas veces el hombre fino se abstiene de hacerles objeciones por temor de enmudecerlos. Los charlatanes se hacen callar no dando pávulo a sus palabras, del mismo modo que un tocador de violín para a los bailarines cesando de tocar.

La locuacidad es uno de los defectos que los moralistas suelen vituperar al bello sexo. Algunos suponen que por esta razón el mejor medio de conciliarse el afecto de las mujeres, no es por cierto mostrar con ellas mucho talento (Nota 1).

(Nota 1). No estoy con el autor: un hombre de talento gusta a las mujeres de todas las clases, inclusas las más tontas.

Una Señora de alto tono que había elegido por amigo un joven de bello aspecto y de mucho talento le dijo un día que podía retirarse, porque ella no amaba a las personas que no hablan mucho. Desde el púlpito se ha vituperado a las mujeres el indicado defecto, de suerte que un fraile predicando en un convento de monjas en el día de Pascua, tuvo la donosa ocurrencia de darles a entender que Jesucristo cuando hubo resucitado se presentó a las mujeres antes que a sus discípulos, para que la nueva de su resurrección se derramase más pronto.

Ese defecto puede ser confirmado por las mujeres negras de las riberas del Gambia, las cuales, como muy aplicadas al trabajo, suelen, a fin de evitar la maledicencia y los discursos inútiles, llenarse la boca de agua mientras trabajan. La locuacidad de las mujeres, según yo la juzo, corresponde a dos fines de grande importancia. El uno es, que siendo ellas las primeras institutrices de los niños, deben ejercitar sus tiernos oídos con una palabrería continua, e imprimir en aquellos débiles cerebros muchos rudimentos ideales, que sin este socorro difícilmente se imprimirían en ellos. El segundo es, que estando destinadas a hacer agradable la vida del hombre, deberán estar dotadas de una sensibilidad exquisita, que se resintiese prontamente a cualquiera de los afectos del mismo, y de la facultad de insinuarse con gracia en su ánimo, entretenerlo con coloquios sentimentales y aligerar sus penas. No se decir si este es el verdadero motivo por el cual las mujeres, generalmente, superan a los hombres en la gracia de su voz y del canto. Juvenal, como muchos otros poetas después de él, ha censurado la locuacidad de las mujeres literatas. La garrulidad es condenable en las mujeres igualmente que en los hombres, y el fastidio que causa no se disminuye en razón de la barba del que habla, al paso que una gracia o un chiste sube de precio si sale de unos labios hermosos.

La historia de Atenas y de Esparta nos presenta en el modo de hablar dos extremos. Los atenienses estaban tan atacados de la manía parlera, que hacían largas disertaciones acerca de tonterías, explicaban una cabriola doctamente y de cuantas maneras pueden exigirse, hablaban en público en alta voz, disputaban por la calle, se detenían en la plaza, y buscaban el refugio de un pórtico para resolver un problema con cuantos más gritos podían. Desaprobando la verbosidad de los atenienses y la taciturnidad de los espartanos, condenaré con más razón el laconismo de los últimos, los cuales no contestando sino con monosílabos, dejaban traslucir un orgullo ofensivo.

La tacha de inurbana dada a la taciturnidad data de muy antiguo y con razón, principalmente cuando los adultos son los que callan, pues si es necesaria la reserva para no exponer pensamientos que después sería imposible recoger, no es preciso llevarla hasta el punto de convertirse en mudo. Una persona taciturna es en una reunión como quien entrando en el teatro sin billete de entrada, quiere disfrutar sin contribuir. La persona de esa clase se hace incómoda porque detiene la comunicación de sentimientos que saben adquirir fuerza difundiéndose, porque ofrece la idea de un censor severo que parece acusar de frivolos a los presentes, y despierta una desconfianza contraria a la jovialidad.

La persona que habla podemos decir que nos da la medida de sus fuerzas, sus ideas, sus afectos, sus gustos, los movimientos de su fisonomía, la clase de sus gestos, nos la ponen de manifiesto, de modo que sabemos como es regular conducirnos con ella. Una persona que calla, inspira desconfianza, porque se desconfía de todo lo que no se conoce. Por otra parte no se sabe qué puede agradarle o desagradarle; esta incertidumbre se convierte en límite ilegítimo a la facultad de hablar y obrar, y por lo mismo es penosa.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9383

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Alcachofa de una ducha.

    La higiene, la casa y el vestuario Aquella urbanidad La higiene y su importancia para las personas La higiene trata de conservar la salud y desarrollar todas las facultades del hombre. Es muy importanle, porque tiende a la conservación y perfeccionamiento

  • Imagen Protocolo

    La hipocresía y la urbanidad. Hubi en otro tiempo un zorro muy cargado de años y de achaques, falto de dientes y de rabo, y con una pierna menos; tristes resultas de sus juveniles travesuras. Como no podía marchar lejos de su guarida a buscar su mantenimiento,

  • Imagen Protocolo

    El saludo a los amigos. Con los muy amigos, es corriente estrecharse la mano , y darse unas palmaditas en la espalda; algunos hasta se abrazan. Con los familiares, se guardarán las costumbres de la región; pero en público no pueden seguirse algunas, máxime

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Puede prometerse un opulento merecer el aprecio y consideración de sus semejantes por sus meras riquezas materiales? ¿Qué prendas hacen brillar al hombre en la culta sociedad? ¿Cuáles son las cualidades que sirven de base

  • Imagen Protocolo

    Formalidades a utilizar en las cartas familiares. Por cartas familiares, según el sentido común, debe entenderse toda correspondencia que no sea relativa únicamente a cosas del real servicio; sino es que se verse en asuntos particulares ya pertenecientes

  • Imagen Protocolo

    De cómo deben ser las cartas de recomendación. Habiendo observado que muchos suelea dar cartas de recomendación a sus amigos para que sus corresponsales les franqueen el dinero que pidiesen sin espresar la cantidad; y pudiendo resultar de esto los perjuicios

  • Imagen Protocolo

    Serian las siete de la tarde de un día caluroso del mes de agosto, cuando el padre de familia se despedía de su hermano, y entraba con su esposa e hijos en una pintada falúa, que a la orilla del mar había estado esperándoles. El mar, tan bravo y terrible

  • Imagen Protocolo

    Los dientes. Los dientes hermosos son el adorno indispensable de un buen rostro , y son también la señal, y frecuentemente la causa de una buena salud. La digestión, cuya función exacta y regular es indispensablemente necesaria para la salud, depende