Logo Protocolo y Etiqueta

Del hombre de mundo entre los artistas.

Por lo regular, en la casa de un artista se exige más franqueza, y ninguna reserva diplomática.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Del hombre de mundo entre los artistas.

Esta es una situación muy diferente. Por lo regular, en la casa de un artista se exige más franqueza, y ninguna reserva diplomática; pero siempre reina el amor propio que necesita ser contemplado con la misma dulzura que el de una mujer hermosa. El amor propio es el alma de los artistas; son sus hechuras, y no son artistas sino por él; alabadles; con ellos es, con quien un poco de lisonja no solamente es permitida, sino que no envilece.

La compañía de los artistas ennoblece el alma, porque ocupados continuamente de cosas intelectuales, se sobreponen a muchas consideraciones humanas, que detienen, y algunas veces empequeñecen a los hombres; pero como siempre en este mundo los defectos van a la par con las buenas cualidades, este mismo amor propio produce los celos y la rivalidad. Jamás intervengáis en tales disensiones; son como las riñas de familia en las que no conviene tomar parte a uno de fuera. No alabéis, pues, en casa de una bailarina, a tal ni tal de su profesión; en la casa de un gran actor los talentos de Talma; a una operista no la recordéis los talentos de la Catalani y de la Correa; no porque los artistas no tengan bastante generosidad para oír los elogios de sus rivales, y que aun ellos mismos no se tributen una mutua justicia; sino porque siempre es poco acertado el excitar rivalidades.

Tampoco aventuréis vuestro juicio; un artista de talento conoce la parte débil de sus obras, y cuando las ve alabadas por un ignorante, padece; ni le agrada tampoco entonces oír alabar lo que merece alabanza, porque aprecia el juicio según el que lo hace.

Oíd mucho, y dejad a los artistas hablar del arte que profesan; lo hacen siempre con placer, y se consigue sorprender alguno de sus secretos; su conversación es tan instructiva como divertida. Si conocéis la pintura, la música y las otras artes liberales, respetad siempre al talento que no sobresalga tanto, y animad al genio que se ha engañado; pues por lo mismo debéis saber mejor que otro lo difícil del arte.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7050

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. El abate Cosson, profesor de bellas letras en el colegio Mazzarino, consumado en la enseñanza y arte del latín, griego y literatura, se reputaba por un pozo de ciencia , e imaginaba que un hombre, a quien eran familiares Persio y Horacio,

  • Reglas de etiqueta para espectáculos y otras diversiones

    Reglas de etiqueta para espectáculos y otras diversiones Aquella urbanidad Un niño revoltoso incomoda en todas partes y merece pocas consideraciones; si le convidan al teatro u otra función, donde haya concurrencia, debe saber que todos desean participar

  • Imagen Protocolo

    Las disputas en sociedad. Entre las causas de las disputas es preciso indicar la manía de explicar los hechos antes de tener seguridad de su existencia , lo que da lugar a que se dispute con más calor y que todos hablen como suele decirse en el aire.

  • Imagen Protocolo

    Vulgaridades. - Después de haber llovido es regular que haya lodos, y un día que los hace tan buenos como son los de Madrid, pasa un petimetre o una petimetra por la Puerta del Sol, ella levantándose el vuelo de la basquiña, y él levantándose igualmente

  • Imagen Protocolo

    Deberes para con nosotros mismos. " Lo que puedo decir con seguridad, es que en mis luchas algún tanto arduas debí una gran parte de mis triunfos a ciertas virtudes de segundo orden, tales como la urbanidad ". Julio César. " Conocí a un hombre que todo

  • Imagen Protocolo

    Circunstancias que hacen agradable la conversación. Los jóvenes, que empiezan a figurar en el mundo, no deben hacer gala de una vana erudición de colegio , ni aspirar a la fama de doctos valiéndose de voces tomadas de idiomas extranjeros o empleando términos

  • Imagen Protocolo

    Tengamos sumo cuidado de que nuestro traje guarde siempre una perfecta armonía . Una pieza del vestido muy elegante, puesta con otra que no valga nada, queda deslucida y hace ridículo el conjunto. Para esto, como para el tacto social, no se pueden dar

  • Imagen Protocolo

    De los almuerzos. El almuerzo es una comida de familia . Un solo criado le sirve, y se retira puestos los platos sobre la mesa, para no volver sino cuando se toma el café o el té. Es el momento de las conversaciones íntimas; se cuentan los lances de la