Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Del hombre de mundo entre los artistas.

Por lo regular, en la casa de un artista se exige más franqueza, y ninguna reserva diplomática.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Del hombre de mundo entre los artistas.

Esta es una situación muy diferente. Por lo regular, en la casa de un artista se exige más franqueza, y ninguna reserva diplomática; pero siempre reina el amor propio que necesita ser contemplado con la misma dulzura que el de una mujer hermosa. El amor propio es el alma de los artistas; son sus hechuras, y no son artistas sino por él; alabadles; con ellos es, con quien un poco de lisonja no solamente es permitida, sino que no envilece.

La compañía de los artistas ennoblece el alma, porque ocupados continuamente de cosas intelectuales, se sobreponen a muchas consideraciones humanas, que detienen, y algunas veces empequeñecen a los hombres; pero como siempre en este mundo los defectos van a la par con las buenas cualidades, este mismo amor propio produce los celos y la rivalidad. Jamás intervengáis en tales disensiones; son como las riñas de familia en las que no conviene tomar parte a uno de fuera. No alabéis, pues, en casa de una bailarina, a tal ni tal de su profesión; en la casa de un gran actor los talentos de Talma; a una operista no la recordéis los talentos de la Catalani y de la Correa; no porque los artistas no tengan bastante generosidad para oír los elogios de sus rivales, y que aun ellos mismos no se tributen una mutua justicia; sino porque siempre es poco acertado el excitar rivalidades.

Tampoco aventuréis vuestro juicio; un artista de talento conoce la parte débil de sus obras, y cuando las ve alabadas por un ignorante, padece; ni le agrada tampoco entonces oír alabar lo que merece alabanza, porque aprecia el juicio según el que lo hace.

Oíd mucho, y dejad a los artistas hablar del arte que profesan; lo hacen siempre con placer, y se consigue sorprender alguno de sus secretos; su conversación es tan instructiva como divertida. Si conocéis la pintura, la música y las otras artes liberales, respetad siempre al talento que no sobresalga tanto, y animad al genio que se ha engañado; pues por lo mismo debéis saber mejor que otro lo difícil del arte.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7050

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de la cabeza y de las orejas. Para mantener la cabeza cortésmente hay que tenerla derecha, sin bajarla ni inclinarla a derecha o izquierda. Hay que evitar apretarla o hundirla entre los hombros; volverla a todas partes es propio de un espíritu

  • Imagen Protocolo

    La familia y el amor fraternal. Tienes hermanos y hermanas. Pon todo tu esmero en procurar que el amor, que debes a tus semejantes, comience en tí a efectuarse con toda perfección, primero respecto de tus padres , después respecto de aquellos enlazados

  • Pescado asado Mahinlo.

    Cómo cortar el pescado y servirlo a la mesa Aquella urbanidad Por lo que respecta al modo de servir el pescado , es menester advertir, que de la carpa guisada o estofada, la cabeza es lo más sabroso. Si la carpa está entera, se le quitan primero las escamas

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. La severidad es una extranjera en el rostro del hombre bondadoso, mientras que es muy frecuente en sus labios una dignitosa y agradable sonrisa. El hombre bondadoso no se ofende por una descortesía, sino que

  • Imagen Protocolo

    Actos inconvenientes o degradantes. Así como un mismo cuerpo parece tener diferente peso, según son perfectas e imperfectas las balanzas en que lo pesamos, de la propia manera las mismas personas parecen bellísimas a uno, menos bellas a otro y casi deformes

  • Imagen Protocolo

    De las pasiones que perjudican principalmente a nosotros mismos. Temor. El temor es respectivo a los males o a los peligros. Muchas veces se afligen a los hombres, infinito, con vanas suposiciones o infundados temores , que después se desvanecen, y vienen

  • Imagen Protocolo

    Sólo un entendimiento frívolo se ocupa de las reputaciones ajenas ; solo un alma mezquina se complace en deprimir a los demás y en hacer resaltar sus imperfecciones. Guardaos de dar tan mala idea de vosotras mismas, porque para las personas sensatas no

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. La atención en las reuniones se divide en dos ramos muy diferentes, de los cuales el primero comprende aquella afectuosa sensibilidad que adivina las necesidades de los demás y las previene, y el segundo comprende