Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La higiene, la casa y el vestuario

La importancia de una higiene correcta, de la limpieza de la casa y de la forma de vestir y mantener el vestuario en perfecto estado

 

La estrella infantil. Preceptos higiénicos, morales y de urbanidad.

Alcachofa de una ducha.
Alcachofa ducha. Alcachofa de una ducha.

La higiene, la casa y el vestuario

Aquella urbanidad

La higiene y su importancia para las personas

La higiene trata de conservar la salud y desarrollar todas las facultades del hombre.

Es muy importanle, porque tiende a la conservación y perfeccionamiento del individuo.

Dormitorio y viviendas en perfecto estado

Es muy maIo dormir a la intemperie.

Las alcobas y habitaciones conviene sean espaciosas, ventiladas y secas.

Es perjudicial estar durante la noche entre bosques y flores.

Lo es igualmente vivir cerca de donde se desprendan miasmas insalubres, y por tanto, donde haya pantanos, estercoleros, etc.

Limpieza general del cuerpo

La limpieza de todo el cuerpo es, además de una regla de urbanidad, muy útil para la salud. La de la boca debiera hacerse siempre después de las comidas y suavecitamente con un trapito rollado en el dedo y enjuagándose después con agua a una temperatura como de verano.

El cuidado de los vestidos y calzado

Al ser posible, no se ha de tener puesta ropa sudada, y sobre todo mojada.

No es conveniente la ropa ni el calzado muy prietos.

Pudiendo, debe evitarse el andar descalzo y tener los pies mojados.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18295

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Conclusión de todo lo que se ha dicho, por los documentos, que el Espíritu Santo da a la juventud. No puede concluirse mejor esta idea general, que acabamos de dar de la educación, que por los Documentos, que da el Espíritu Santo a toda la juventud, que

  • Imagen Protocolo

    41. Nunca exagerar. Gran asunto de la atención, no hablar por superlativos, ya por no exponerse a ofender la verdad, ya por no desdorar su cordura. Son las exageraciones prodigalidades de la estimación, y dan indicio de la cortedad del conocimiento y

  • Imagen Protocolo

    Vanidad. Vive siempre alerta contra la vanidad, que es el defecto más general de la inexperta juventud , pero más cuidadosamente contra aquel género de vanidad que caracteriza a uno de mentecato; pues el carácter con que llega el hombre a verse una vez

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 53. ¿Cómo tratará a sus criados y dependientes? No trate a los criados, dependientes o inferiores con dureza u orgullo, sino con afabilidad y hasta con respeto según su edad o circunstancias, pues de

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en la escuela. ¿De qué modo se conducirá Vd. en la escuela? En el lugar en donde se nos enseña, corresponde guardar una posición decorosa, y oír atentamente al preceptor. ¿Hablará Vd. en la escuela? El niño que habla en la escuela turba el orden

  • Imagen Protocolo

    Pedantería. Cada virtud y cada excelencia tienen tan inmediatos sus vicios o debilidades contrarias, que en separándose uno del camino o saliendo de sus límites, se desliza y resbala, cayendo en uno de tales precipicios; la generosidad, suele llegar a

  • Imagen Protocolo

    Escasez de los placeres civiles en los pasados siglos. Todos los adornos de la estancia de Enrique VIII, rey de Inglaterra que vivía en el mismo siglo consistían, prescindiendo de la cama y de un armario, en un taburete, dos rinconeras y un pequeño espejo.

  • Los niños y los buenos modales. Aprender a tratar bien a los demás

    Los niños y los buenos modales. Aprender a tratar bien a los demás Aquella urbanidad El niño debe acostumbrarse a respetarse a sí mismo , a fin de que los demás le respeten también a él; es decir, si no quiere que sus compañeros le llamen con apodos.