Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Reglas que han de observarse en el juego.

En el juego está mal visto tanto una persona que no sabe ganar como otra que no sabe perder.

 

La urbanidad en verso. 1851.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Reglas que han de observarse en el juego.

Estando entre otras personas, ¿debemos demostrar mucha afición al juego y a jugar por cantidades excesivas?

Delante de otras personas
deberemos abstenernos
de demostrar que abrigamos
mucha inclinación al juego,
así como de jugar
cantidades con exceso,
porque a todo jugador
se le mira con desprecio.

¿Quién puede proponer el juego en una tertulia, y qué tendrá presente al proponerlo?

El juego, en una tertulia
solo puede proponerlo
el dueño o el superior
con relación al respeto;
debiendo manifestar
que lo hace por pasatiempo,
sin instigar a los otros
para que jueguen dinero.

Si llega algún conocido mientras jugamos, ¿qué practicaremos por atención a él?

Si llega algún conocido
mientras que jugando estamos,
deberemos levantarnos
y ofrecerle nuestro puesto.

¿Demostraremos disgusto cuando perdamos, o contento cuando ganemos?

No debemos demostrar
disgusto cuando perdemos,
ni tampoco si ganamos,
demostraremos contento.

¿Usaremos de artimañas o fullerías en el juego?

No nos hemos de valer
de artimañas en el juego,
ni mirar nunca las cartas
de los otros compañeros;
que aquel que tal ejecuta
demuestra que es un fullero,
arguye mucha codicia,
y se causa gran desprecio.

Mientras jueguen los demás, ¿de qué nos abstendremos?

Mientras jueguen los demás
en los ratos de intermedio,
de cuanto pueda distraerles,
abstenernos deberemos.

¿Qué observaremos en las dudas que se presenten?

Si se ofrece alguna duda,
no indicaremos empeño
en soltarla, o pretender
que valga el parecer nuestro.

¿Podemos dejar de jugar cuando nos parezca?

Por último, si a los otros
vemos que complace el juego,
deberemos continuar
jugando alegres como ellos;
y hasta tanto que nos hayan
manifestado deseo
de que el juego se concluya,
concluirlo no propondremos.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • El origen de las reuniones y conversaciones. Reuniones en los castillos feudales

    El origen de las reuniones y conversaciones Aquella urbanidad La idea de la ganancia , cuando se fija por algún tiempo en un entendimiento débil, ardiente, subyugado por vanas combinaciones, convierte la duda en certidumbre y hace mirar como infalible

  • Imagen Protocolo

    Conversaciones comunes. Hay una multitud de individuos que no dicen una palabra de más ni de menos un día que otro, y en quienes la conversación se ha hecho estereotípica en su memoria. Entran en un corrillo números, y después de haber saludado con poca

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las faltas que se pueden cometer contra la cortesía hablando contra la ley de Dios. Hay gente que tiene a gala mostrar su irreligiosidad en el hablar, ya sea mezclando palabras de la Sagrada Escritura con cosas profanas, ya riéndose y mofándose

  • Imagen Protocolo

    De los bailes. Un convite a un baile debe hacerse, a lo menos, ocho días antes , pues es indispensable todo este tiempo para que las señoras dispongan sus adornos. Regularmente se hacen por medio de una corta esquela poniendo, en nombre de los dueños

  • Libro viejo. Manual de buenas maneras según el Manuscrito Regius

    Manual de buenas maneras según el Manuscrito Regius Aquella urbanidad La práctica de las buenas maneras a lo largo de la historia se recoge en miles de documentos, libros y otros manuscritos, lo que nos da una noción de la importancia tan grande que las

  • Imagen Protocolo

    Del hombre de mundo con su familia. ¿Qué importa que un hombre sepa hacer los honores de un convite, recibir con gracia y desembarazo, y que en la sociedad se admire su talento, sublimidad y finura; que los demás envidien las cualidades que le distinguen,

  • Imagen Protocolo

    De lo que debemos al prójimo. Salidos de la mano de Dios e hijos de la misma sociedad, leemos escrita en la lista de nuestros deberes la obligación especial de ayudarnos recíprocamente , y de ejercer las obras de la caridad religiosa. Debemos amarnos

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de los alimentos. En el hombre es inclinación tan natural buscar el placer en el beber y el comer , que san Pablo, al exhortar a los cristianos a que hagan todas sus acciones por el amor y la gloria de Dios, se consideró obligado a señalar de