Logo Protocolo y Etiqueta

Actos que molestan a los demás. V.

Cualquiera acción o dicho que voluntaria e ilegítimamente nos roba la estimación ajena o nos expone al desprecio, se llama injuria.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás.

Cualquiera acción o dicho que voluntaria e ilegítimamente nos roba la estimación ajena o nos expone al desprecio, se llama injuria. La injuria, pues, debe ser calculada sobre dos elementos principales: 1.º, la Gravedad que depende de la calidad de las imperfecciones, vicios o delitos que se nos atribuyen, o de las perfecciones que injustamente se nos niegan. Y 2.º, de la Publicidad, la cual depende del número y de la calidad de las personas en cuya presencia somos injuriados; circunstancia que llega al más alto grado cuando la injuria se nos infiere en escritos o láminas visibles para todos.

Supuestas estas nociones preliminares, y entrando otra vez en el argumento da la descortesía, mirándola con respecto al amor propio, podemos reducirla a dos clases, de las cuales la primera abraza los dichos y las acciones que nos atribuyen imperfecciones verdaderas o falsas y que llamaremos absolutamente descorteses; y la segunda que abraza las acciones y las palabras que nos niegan nuestras perfecciones o las suponen menores de lo que son, y las llamaremos relativamente descorteses. Las imperfecciones que generalmente engendran desprecio son, o bien físicas, o intelectuales, o morales, o civiles.

La ingrata sensación general que ocasiona en el ánimo de los demás nuestra deformidad o fealdad y la incapacidad particular que de ella resulta para ciertos ramos de industria, son los motivos por los cuales un hombre se resiente cuando, aun siendo verdad, se le tacha de manco, tuerto, jorobado, etc. Y el disgusto que semejante vituperio causa, aumenta o disminuye, según la calidad de la imperfección o defecto imputado, del sexo, de la condición y de la edad. El remedar los defectos corporales de otra persona, favorito entretenimiento de las almas pequeñas y bajas, es cosa de todo punto inurbana, la más vil y torpe de todas las bufonadas, y por tanto ni debe incurrirse en ella ni aplaudirla en los otros. En general, ridiculizar un defecto que no depende de nosotros, y que no podemos correjir, es un acto de crueldad sin objeto. La burla de otro puede correjir la afectación de modales, pero no es capaz de rebajar la espalda de un jorobado, ni de dar vista al ciego ojo de un tuerto. Por la misma razón, no debe remedarse el defecto físico de un ausente en presencia de quien lo tiene, porque este se ve expuesto a la misma burla y se resiente de ella.

No hay hombre que no desee mostrarse inteligente y experto en su profesión, o por lo menos dotado de sentido común. De aquí resulta que si bien sin ofender el amor propio ajeno se pueden negar a muchos, por ejemplo, los conocimientos astronómicos, nadie podrá sufrir que se le rebaje al nivel del asno, el cual representa el cero en el termómetro de la inteligencia. El disgusto que nace de la imputación de los defectos intelectuales aumenta o disminuye en razón de la clase del defecto imputado; por cuya razón no todos los hombres se resentirán de que les achaquéis falta de memoria, pero sí de que se les niegue aquel grado de inteligencia que se nota en todos los individuos de la especie humana.

El dictado de tonto ofende como ciento a un profesor de ciencias, al paso que a un labrador le ofenderá como uno; mas si en lugar de ciencias se habla de agricultura y se le niegan al labrador su inteligencia en lo tocante a ella, se ofenderá mucho más que antes, porque la ofensa que resulta de la ignorancia imputada, crece a medida que versa acerca del arte u oficio que cada uno profesa.

Como la suma de las ideas usuales va creciendo con los años, está claro que vituperar la falta de ellos se hace ofensivo en razón de la edad, y por ello lo será más para un viejo que para un joven. Por esto son actos más o menos inurbanos en presencia de alguno que está hablando el bostezar, restregarse los ojos, mirar el reloj, preguntar que tiempo hace, dormirse, arrellanarse en una silla, interrumpir la conversación, marcharse en mitad de ella, volverle las espaldas, hablar por lo bajo con otros; porque estos actos de distracción y de fastidio manifiestan que no se hace caso de los demás y que confundís su persona con un papagayo (Nota 5) por el mismo, motivo levantarse mientras otros están sentados, y hablar y pasearse por la estancia, es un acto de descortesía, si los presentes no son íntimos amigos o inferiores.

(Nota 5). Vespasiano corrió grave riesgo de ser condenado a muerte, porque bostezaba mientras el loco de Nerón cantaba en un teatro de Roma.

Dar un consejo que no te piden, dice Monseñor de la Casa, no es sino decir que sabes más que aquel a quien aconsejas, y aun echarle en cara su ignorancia. Por cuya razón esto no debe hacerse sino con los amigos más íntimos o con las personas cuyo gobierno está a nuestro cuidado, y cuando amenaza algún peligro a una persona aunque nos sea extraña. En semejante error caen muchos y por lo común los más ignorantes; pues los hombres de cortos alcances, como quienes tienen pocas cosas en que pensar y se les ocurren pocos partidos no les cuesta mucho decidirse, ni dar su dictamen por el único bueno. Los imberbes sémidoctos que suelen estar muy pagados de su saber son los que más ceden al prurito de dar consejos.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9137

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las desgracias. Cuando a alguno de nuestros deudos o amigos le haya sobrevenido una desgracia le manifestaremos la parte que en la misma nos tomamos, como también nuestro deseo de aliviarle diciendo según el caso: "siento en el alma el pesar

  • Chalecos, pantalones, etcétera. El hombre elegante y de buen tono

    Chalecos, pantalones, etcétera. El hombre elegante y de buen tono Aquella urbanidad Hemos dicho que el hombre de buen tono, no es esclavo de la moda ; y que cuando se le resiste, la modifica y corrige. Así, pues, no llevará su vestido precisamente con

  • Imagen Protocolo

    Quien desee adquirir una pronunciación agraciada debe leer todos los días en alta voz un trozo a un amigo que lo entienda, y suplicarle que le interrumpa y corrija cuando vaya demasiado apriesa, cuando no marque los diversos períodos y miembros de cada

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Hijos míos, esta tarde pienso dar fin a mis instrucciones. Jacobito y Emilio. - Y ¿por qué, papá? El Padre. - Porque, aunque pudiera extenderme mucho más en cada uno de los artículos de que os he hablado, de moral, virtud y urbanidad, contemplo

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y buenos modales en la mesa. ¿Qué uso hará usted de la cuchara y del tenedor? Me serviré de la cuchara para llevar a la boca la sopa y algunas otras cosas que difícilmente podrían tomarse con el tenedor. Me valdré de éste para la carne, el pescado

  • Imagen Protocolo

    De los cabellos. Es preciso, dice " el arte de peinarse a sí mismo ", para estar bien peinado: - 1º, que los cabellos estén perfectamente cortados según la figura de la cabeza; - 2º, que se conserven constantemente en un estado de aseo por medio del cepillo

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad en la iglesia. ¿Qué debe hacer una niña bien educada al entrar en la iglesia? Humedecer los dedos anular e índice de la mano derecha en agua bendita y presentarla a las señoras que le acompañen; persignarse con devoción, doblar la rodilla

  • Imagen Protocolo

    El comportamiento en la escuela. ¿Cómo debe mirar la niña a sus maestros? Como a sus segundos padres, porque le dan educación, la enseñan muchas cosas útiles, de inapreciable valor, y cultivan su espíritu, enriqueciéndole con saludables ideas y conocimientos.