Logo Protocolo y Etiqueta

El valor de los amigos.

No hay mayor tesoro en este mundo que tener amigos con los que poder compartir las experiencias de la vida.

 

Reflexiones sobre las costumbres. 1818.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El valor de los amigos.

¡Infeliz el hombre que vive sin tener amigos! Y muy más infeliz aun el que presume tanto de sí, que llega a decirse a sí mismo: "yo de nadie necesito". ¡Qué soberbia! Ni el tener mucho, ni el poder mucho, ni el saber mucho, ni el valer mucho pueden excusar al hombre de la necesidad de tener amigos fieles.

En efecto, los amigos son necesarios para el trato y conversación; porque conforme a los sucesos de esta vida siempre expuesta a sobresaltos, ¿qué tiempo puede haber que más dulcemente se gaste que el que se gasta en conversar con un amigo? ¿Y a quién podemos descubrir nuestros más íntimos pensamientos me jor, ni con más libertad que a un amigo? ¡Qué aliviono es para un corazón oprmido de tristeza, y angustiado el contar a su amigo la causa de su angustia, y ver que el amigo toma parte en ella, y le consuela y le enjuga sus lágrimas! El que así no se porta es un falso amigo; puesto que el verdadero, consuela, comparte y ayuda.

En efecto, el hombre que se atreve a desamparar al amigo en sus adversidades, es un malvado. ¿Quién viendo al amigo por el suelo olvida la amistad? Además, los amigos sirven para que no solo nos defiendan y cuiden de nuestro bien, sino para que censuren y corrijan nuestros defectos; porque así debe librarme de los enemigos que me persiguen, como de los vicios que pueden dañarme y servirme de infamia. En suma, el fiel amigo, como no ama por interés, sino por puro afecto, y con todo el corazón y con toda el alma, ni se olvida de su amigo en la ausencia, ni en la presencia se descuida; ni se allega más a él en la prosperidad, ni lo deja y abandona en la adversidad; todos sus acontecimientos, sean prósperos o sean adversos, los mira como propios.

A la vista, pues, de estos caracteres que constituyen la amistad, le dijo D. C.C. a un amigo suyo: ¿estaría bien que yo lo abandonara a usted cuando si le veo al borde del precipicio? Si yo que, gracias a Dios, abundo en bienes de fortuna viera a uno de mis prójimos que gime bajo el peso de la necesidad, y le cerrara mis entrañas, ¿podria yo decir que tengo amor? Pues, amigo, yo creo que tengo amor al prójimo; ¿y dejaría de tenerlo a usted que es mi amigo, y de quien me precio también serlo? No; yo debo pues cumplir con las obligaciones de la amistad. Usted tiene por amigos a unos hombres muy malos, y yo no puedo permitir que usted se acompañe con ellos. Una de dos, o renuncia a su amistad, o renuncia a la mía. ¿Qué es lo que usted observa en ellos? ¿Qué conversaciones tienen? ¿Qué libros leen?

Usted, lo sabe tan bien como yo, que los conozco a fondo. Su conducta es disoluta; sus conversaciones libres y sin respeto a las autoridades, murmurando siempre de sus acciones, de sus providencias y de su gobierno; y esto es falta de política. El hombre verdaderamente sabio, que para el caso es lo mismo que un hombre verdaderamente urbano, respeta las Autoridades no solo por temor sino por obligación. De los libros que leen no quiero hablarle. Esto es cuanto debo decirle a usted como verdadero amigo: ahora usted haga lo que quiera.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los amigos. Las opiniones y deseos idénticos y la confianza y estimación recíprocas constituyen la amistad . La mudanza en cada uno de estos cuatro elementos explica por qué se forman y por qué se disuelven las amistades, por que se robustecen

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) 2. Historia social del lenguaje y cortesía verbal La cortesía verbal es, sin duda, uno de los ámbitos que más de inmediato caen dentro de las preocupaciones acogidas a los principios teóricos

  • Imagen Protocolo

    Una cosa dicha por una persona amable de un modo agraciado y con semblante risueño no puede menos de agradar; la misma cosa dicha entre dientes por un hombre tosco, con una frente ceñuda, no hay duda que desagradará. Los poetas representan a Venus acompañada

  • Obligaciones para con los amigos

    Obligaciones generales para con los amigos Tenemos para con los otros algunas obligaciones, que son generales y comunes para todos, y otras respectivas a cada uno en particular. Obligaciones positivas Estas se reducen a hacer a todos todo el bien que

  • Imagen Protocolo

    Del hombre de mundo entre los artistas. Esta es una situación muy diferente. Por lo regular, en la casa de un artista se exige más franqueza, y ninguna reserva diplomática; pero siempre reina el amor propio que necesita ser contemplado con la misma dulzura

  • Imagen Protocolo

    Precauciones al quitarse y ponerse el sombrero. Lo primero que se ha de procurar al ponerse el sombrero es evitar que los cabellos de delante no se hallen agarrados y prensados en el borde que cae sobre la frente; ni es menos esencial el librar de esta

  • Buenos modales en el teatro. Normas de comportamiento. Teatro vacío

    Buenos modales en el teatro Aquella urbanidad ¿Qué reglas debe observar un caballero en el teatro? En el teatro deberá observar un caballero, para dar pruebas de urbano, estas reglas o preceptos. Al entrar debe quitarse modestamente el sombrero, y hasta

  • Imagen Protocolo

    De la sociedad de los hombres. Si la sociedad de las mujeres es preciosa por los grados y ventajas que se hallan en ella, y la facilidad de adquirir bellos modales, gracia y ligereza en todas las acciones, la de los hombres es notable por otras cualidades