Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los regalos y el arte de agradar

Hay que advertir la oportunidad de hacer un obsequio y al criterio que conviene seguir, según que la prudencia aconseje aceptar o rechazar el don que se nos hace

 

El arte de agradar. Manual de la verdadera educación. 1905

Cómo acertar cuando hacemos un regalo. Elegir el regalo adecuado para cada ocasión
Agradar con los regalos. Cómo acertar cuando hacemos un regalo. Elegir el regalo adecuado para cada ocasión

Cómo acertar cuando hacemos un regalo. Elegir el regalo adecuado para cada ocasión

Aquella urbanidad

Como verdad corre, y no deja de serlo en muchos casos, el dicho de que los regalos fomentan la amistad. Aun admitiendo como cierta de toda certidumbre la teoría compendiada en esa afirmación, hay algo que advertir en punto a la oportunidad de hacer un obsequio y al criterio que conviene seguir, según que la prudencia aconseje aceptar o rechazar el don que se nos hace.

Protestemos contra el espíritu sanchopancesco en que se inspira el adagio vulgarísimo de que "a caballo regalado no hay que mirarle el diente".

La corrección más elemental exige que la persona que regala y la que recibe el agasajo se miren mucho y miren no poco lo que dan o lo que toman.

Por de contado que esta advertencia no reza con las señoritas jóvenes que viven sometidas a la dulce patria potestad, que no son cabezas de familia y que, no estando en condiciones de corresponder a un obsequio, tampoco tienen aptitud para recibirlo.

A una señorita le está vedado en absoluto recibir regalos que no procedan de sus padres, hermanos, padrinos o parientes muy inmediatos; aun los de estos últimos exigen para su aceptación el exequátur paternal o maternal.

En buena lógica, un obsequio, de igual modo que un favor o que una atención, obliga y compromete siempre al obsequiado y casi nunca al obsequiador.

Partiendo de este principio, lo natural y acertado es ver si conviene contraer la obligación que la delicadeza y el afecto, cuando no la codicia u otro mezquino interés, tratan de imponernos.

Pensemos que, en parte, un regalo es un soborno hecho a nuestros sentimientos, una compra de nuestras simpatías y aun una traba a nuestra libertad de proceder.

En manera alguna se admitirá regalo de persona que solicite nuestro favor o acuda en demanda de nuestro valimiento.

En manera alguna es discreto hacer un obsequio a una persona inmediatamente después que ésta nos ha prestado su concurso, sirviéndonos en justicia o beneficiándonos con su protección.

Tampoco es correcto, después de hecho un agasajo, aprovechar la gratitud del agasajado para solicitar algo de él.

Del inferior en posición social ha de admitirse el regalo más fácilmente que del superior, pero siempre y cuando se trate de objeto de escasa valía, y nunca si la cuantía del don nos hace suponer que el donante realizó un costoso sacrificio sólo por agradarnos.

A ese obsequio, aprovechando ocasión favorable, tal como bautizo, boda, fiesta onomástica, entrada de año, etcétera, puede corresponderse, desplegando tacto singular para que nuestro envío no resulte ni de menos importancia que el que recibimos -cosa que significaría desprecio o mezquindad- ni de mucho más valor, pues esto podría ser interpretado como orgullo o como deseo de humillar.

Tratándose de superiores, es difícil por extremo determinar en qué casos se ha de recibir un regalo y en qué otros no.

El corazón, que siempre ha sido y sigue siendo el más noble e inteligente de todos los consejeros del mundo, nos trazará la línea de conducta a que hemos de ajustamos para que nuestra decisión no sea hija de la vanidad ridicula que lleva al desaire, ni de un afán de beneficio censurable por inmoderado y torpe.

Huyamos del regalo intempestivo, del obsequio inmotivado, del agasajo que se nos brinde sin causa natural y del donativo de gran valía.

Debemos pensar siempre que el regalo lo tenemos que pagar con otro del mismo género, el favor con favor análogo y la atención con atención de idéntica índole.

En el comercio de los sentimientos es altamente peligroso dar o tomar moneda falsa; esa moneda es el regalo falto de ocasión o sobrado de valor.

Claro es que, cuando dentro de nuestra esfera de acción hemos prestado servicios tales que no pueden pasar sin recompensa, y cuando por razones de afecto o de posición no es delicado que nos retribuyan ni que aceptemos retribución directa, el regalo proporcionado al servicio y a la fortuna del que lo hace y del que lo recibe es cosa perfectamente natural y justificada.

Sobrentendido queda que, del propio modo que la hija no debe ni puede admitir obsequios sin el previo consentimiento de sus padres, la esposa no puede ni debe recibir regalo alguno, por insignificante que sea, sin la autorización del marido.

"Un regalo es un sentimiento de agradecimiento convertido en un detalle material" Charls Rou

Un regalo sólo ha de estimarse como prueba de recuerdo, como prenda de afecto amistoso; en tal sentido, para una señora nada hay mejor que las flores.

El ultimo trovador de España, el insigne Zorrilla, dijo en felices estrofas:

Rozagantes, alegres,
frescas, lozanas,
la mujer y las flores
son dos hermanas.

Por eso es bello y es exquisito ofrecer a la mujer esas hermanas, que con sus aromas y matices son en el campo del mundo lo que la madre amante y la esposa fiel son, con su bondad y virtudes, en el rincón del hogar: alegría de la vida, recreo de los sentimientos, incienso del alma.

Y como la mujer, por ley divina, es mezcla de niño y de ángel, regalos muy a propósito para ella serán siempre los juguetes artísticos y los sabrosos dulces.

También el libro, el libro bueno, el que á la oración convida, el que da esparcimiento honesto al espíritu y nutre de sanas enseñanzas el cerebro, es obsequio muy indicado para señoras.

En fin, cuando sinceramente tratemos de ser agradables, cuando la fantasía no nos señale el don que debemos hacer, levantemos el corazón, y sea nuestro agasajo amistad sincera, sentimiento purísimo, abnegación sublime. Las flores se mustian, los objetos se destruyen, lo perecedero perece; pero la esencia del alma, obsequio de inestimable valía, es el mejor de los regalos, es siempreviva inmortal.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 20388

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Cualidades de la letra para escribir una carta. Yo no me empeñaré en sostener, como alguno quiere, que para conocer si es buena o mala una letra o carácter se necesita saber su derivación, principios, progresos, decadencia, restauración, y en una palabra,

  • Imagen Protocolo

    Sólo un entendimiento frívolo se ocupa de las reputaciones ajenas ; solo un alma mezquina se complace en deprimir a los demás y en hacer resaltar sus imperfecciones. Guardaos de dar tan mala idea de vosotras mismas, porque para las personas sensatas no

  • Imagen Protocolo

    Las buenas maneras del niño en el templo. Cada vez que pases las puertas del templo, descubre la cabeza, y doblando moderadamente las rodillas, vuelto el rostro a los sagrarios, haz saludo a Cristo y a los Santos. Lo mismo ha de hacerse también en otras

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Cómo se portará Vd. cuando le hubieren notificado una boda o alumbramiento? ¿En qué otros casos debemos visitar a ciertas personas? A los sujetos de nuestro mayor aprecio, ¿qué atenciones les debemos en sus días, en las

  • Cómo escribir con una pluma

    El modo correcto de tomar la pluma Aquella urbanidad Este es un asunto entre los que muchos autores no se ponen de acuerdo . Unos pretender que se tome la pluma estilográfica con tres dedos del modo que ellos prescriben, sin cuya circunstancia, dicen,

  • Imagen Protocolo

    De los deberes respectivos. Entre abogados y clientes. El abogado ha de poseer un fondo inagotable de bondad y tolerancia , para que pueda ser siempre cortés con sus clientes. Estos, al hallarse empeñados en un litigio, se ocupan incesantemente de él

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Cuando la persona visitada cesa de hablar o contesta con aparente impaciencia, o no pronuncia sino monosílabos, o llama a un criado para cosas que no os atañen, o protesta que está muy ocupada, o comienza a bostezar,

  • Escritos reservados para algunas otras Secretarías

    Los escritos confidenciales. Información reservada Aquella urbanidad Veamos algunos ejemplos de escritos confidenciales o con reserva: Para la Secretaría de Guerra Secretaría de Guerra Al Excelentísimo Señor Don Ramón Pérez, Teniente General de los reales