Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

De la conversación. Parte IV.

Jamás entréis en partido alguno de las familias; esto no os toca, y si fuereis llamados para intervenir, apaciguad, endulzadlo todo.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De la conversación.

Una cosa hay, dice un autor célebre, que jamás se ha visto, y que tiene apariencia de no verse nunca, y es un lugar que no esté dividido en partidos, en que todas las familias estén unidas, los parientes se vean con confianza, en que un matrimonio no produzca una guerra civil, y en que las etiquetas de clases no se exciten a cada paso. Esto no es tan general en las cortes, pero como donde quiera hay hombres, se encuentran también en las capitales sociedades que se parecen a las de los lugares. Jamás entréis en partido alguno de las familias; esto no os toca, y si fuereis llamados para intervenir, apaciguad, endulzadlo todo; sed conciliadores, pues no sin razón uno de nuestros autores cómicos ha difundido la palabra conciliador por la expresión de hombre amable.

No abuséis de la ironía; y si sois superior a las gentes a quienes habláis, no os la permitáis jamás, pues vuestra posición les debe poner a cubierto de vuestros tiros.

Se encuentran defectos pequeños que se abandonan con facilidad a la censura de los hombres, y sobre los que no deja nadie de ser zumbado. Esta especie de faltas ligeras y poco importantes debemos elegir siempre que queramos zumbarnos.

El reírse de las gentes de talento es el privilegio exclusivo de los tontos.

Acordaos, constantemente, que el afectar desdén, el no estimar sino poco o nada, el darse un aire de superioridad sobre todos, es justamente lo que hace que no se nos estime y que se nos coloque aún más debajo de lo que merecemos.

El decir a una señora, nos vamos envejeciendo, señora; a otra, Vd. tiene hoy mal semblante; hablar a una anciana de su juventud delante de personas con quienes pretende rejuvenecerse, es cabalmente hacer lo que puede desagradarles más, y lo que con más cuidado se debe evitar.

"Es preciso dejar siempre en la propia casa las pesadumbres, y no ir a turbar la alegría de los otros"

No llevéis a la sociedad vuestras pesadumbres ni desazones. Si éstas os entristecen e incomodan, quedaos en vuestra casa con vuestras ideas melancólicas; pero si tratáis de disiparlas buscando para el efecto las distracciones de la sociedad, no impongáis vuestras penas por castigo a todos sus individuos. Es preciso dejar siempre en la propia casa las pesadumbres, y no ir a turbar la alegría de los otros; personas hay que llevan a una tertulia una figura triste con todas las apariencias de unos conjurados que conspiran contra la alegría común.

Si se os pide, contad una historia o una anécdota, pero sin olvidaros de que nada es tan difícil como este empleo. Muchas veces piensa N. que es alegre, ligero y agudo, y no tiene nada de eso; y el imponer en tal caso a la gente que os rodea la obligación de escucharos por mucho tiempo, es una penitencia dura. Sed, pues, sobrios en la narración, porque sobre esto nos suele engañar el amor propio. Evitad los equívocos y menudencias que suelen ser propios de los titiriteros y bufones, pues por un dicho agudo que por casualidad pueda salir de vuestros labios, diréis veinte necedades que cansen o tal vez hieran a alguno.

No habléis de vuestra mujer, ni niños; no contéis sus travesuras ni condenéis a toda una reunión a que admiren como golpes de talento, rasgos de niño que solo pueden interesar al padre, a la madre o a los abuelos. En fin, procurad haceros agradables tanto por lo que digáis, como por el modo con que lo digáis. Esforzaos a que vuestra voz salga armoniosa a variar sus inflexiones; que el tono no sea monótono; pronunciad claramente, no mortifiquéis los oídos de los que os oyen, y les obliguéis a que os vuelvan a preguntar. Estas atenciones, por pequeñas que os parezcan, son señales de estimación y deferencia para con las gentes con quienes se vive, y constituyen parte de la urbanidad.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7030

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. Este arte maravilloso que da color y cuerpo a los pensamientos (así lo asegura Brebeuf, con otros, añadiendo que es el arte de pintar la palabra y hablar a los ojos por medio de los trazos y lineas que forma

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad, recato y de la limpieza en los vestidos. El medio de poner límites a la moda en lo referente a los vestidos e impedir a quienes la siguen dejarse llevar a excesos, es someterla y forzarla al recato, que debe ser la norma de conducta del cristiano

  • Imagen Protocolo

    Normas que deben seguir los comensales en los convites. En los convites haga presencia la alegría , quédese ausente la insolencia. No acudas a la mesa sino después de haberte lavado, pero con las uñas antes recortadas, no se quede metido en ellas algo

  • Imagen Protocolo

    Los gestos y acciones urbanas del niño. Las mejillas tíñalas el pudor natural y biennacido, no afeite ni color postizo. Pero aun ese pudor ha de atemperarse de tal modo que ni se tuerza en malicia ni traiga consigo dysopían, "recelo" o "timidez" y atontamiento

  • Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos

    Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos en el siglo XIX Aquella urbanidad Se concederá el tratamiento de: 1. Santidad o Beatitud, al Papa, nuestro Santo Padre en Roma. 2. Majestad , al Rey y a la Reina, nuestros señores

  • Imagen Protocolo

    Del paseo. El joven que se pasea con un anciano sabe sin duda que su compañero no tiene mucha fuerza y agilidad en las piernas; debe, pues, moderar su paso para que el otro no se fatigue. La misma atención observará cuando vaya en compañía de una persona,

  • Imagen Protocolo

    El hombre exaltado. Hay demasiadas personas que no se pagan sino de exterioridades . El honor, el puesto, las riquezas son el único móvil de su corazón; son como el norte que les sirve de guía para conducirse en la sociedad. No rinden sus obsequios sino

  • Imagen Protocolo

    La buena educación en la calle, en el paseo y en los viajes. ¿Cómo deben ir las niñas por la calle? Con juicio, procurando no alejarse de sus papás cuando vayan con ellos, y no dar saltos ni carreras que las expongan a caer y molestar a los transeúntes.