Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cartas amorosas

Las cartas de amor son un clásico en la correspondencia personal. Son una forma de expresar los sentimientos que se sienten por otra persona

 

El arte epistolar. Reglas teórioc-prácticas para escribir. 1819.

Cartas amorosas
Cartas de época. Cartas amorosas

Las cartas de amor: las declaraciones amorosas en las cartas de época

Aquella urbanidad

La pasión que más generalmente domina al género humano es la del amor. Un tiempo hay en que el hombre delira por amoríos, y hay quien jamás en su dilatada vida puede verse libre de este achaque. Vegetes conozco yo que están como suele decirse, con un pie en la sepultura, y empeñados en obsequiar tiernas beldades del gran tono. ¡Pobretes! ¡Cuán difícil es conocerse uno, a sí mismo!

Hállanse por otra parte matronas muy provectas y con sendos nietos, las cuales aunque pudieran hacer en la sociedad un papel muy respetable, prefieren a esta dignidad la fatua creencia en que viven de hacer las señoritas, y tender las redes a los gallardos jóvenes, que mofan sus intentos. Ni aquellos ni estas tienen presente que

"Turpe senex miles, turpe senilis amor"

Siendo, pues, tan común esta pasión, que no perdona al joven, al viejo, al pobre, al rico, al grande ni al pequeño, serían muchos los que hallarían un vacío, si se omitiera este tipo de cartas, y especiaimeníe los jóvenes que serán los qué más bien deberán hacer uso de la presente arte.

Sin embargo, debo advertir a éstos, que no encontrarán aquí medios de seducir la honestidad incauta; que la lascivia no hallará las expresiones que tal vez apetece, ni los que anidan pasiones desenfrenadas encontrarán un pábulo que fomente el fuego devorador que los consume.

Hay amor puro , amor santo, si se quiere, y en el cual únicamente se aspira a obedecer a nuestro Criador cuando dijo a los hombres: "Crescite et multiplicamini, et replete terram". "Creced y multiplicaos, y poblad la tierra". Amor, digo, que solo aspira al casto fin del matrimonio elevado a la dignidad del sacramento santo. Y después de él únicamente llenarán sus deberes los esposos a quienes el amor tierno estrecha más y más su lazo indisoluble, y hace las delicias de su dulce vida.

Puede también tratarse esta pasión en general sin inducir a perniciosas máximas; pero también es preciso confesar la gran dificultad de hablar con delicadeza, y manejar con dignidad unos asuntos de suyo tan resbaladizos.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17411

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del hombre de mundo entre los artistas. Esta es una situación muy diferente. Por lo regular, en la casa de un artista se exige más franqueza, y ninguna reserva diplomática; pero siempre reina el amor propio que necesita ser contemplado con la misma dulzura

  • Imagen Protocolo

    De los vestidos: su orden, elección y número. Sucede con los vestidos lo que con las demás cosas: la buena colocación y la limpieza son las principales condiciones de su conservación , habiéndose observado que las mujeres menos ricas y las más moderadas

  • Imagen Protocolo

    El mundo. Procuremos almacenar una gran provisión de conocimientos de mundo mientras seamos jóvenes; pues aunque en el tiempo de nuestra disipación nos parezcan inútiles, tiempo llegará en que por necesidad tengamos que echar mano de ellos. El conocimiento

  • Imagen Protocolo

    El inestimable valor de la amistad. Además de los padres y de los otros consanguíneos, amigos que más inmediatamente te dio la naturaleza , y además de aquellos maestros que, habiendo especialmente merecido tu estimación, llamas con placer amigos tuyos,

  • Imagen Protocolo

    Comer fuera de casa. Cuando comamos en hoteles, comeremos lo que más nos agrade. Muchas veces nos presentarán platos que desconocemos; en este caso, sirvámonos poquito, por si no nos gusta ; no mandemos retirar un plato lleno, síntoma de glotonería. Algunos

  • Imagen Protocolo

    También es costumbre dar té y algunas veces chocolate . Sobre éste no hay nada que advertir. En cuanto al té, lo prepara y lo sirve el dueño de la casa, mientras los criados, o si es reunión de confianza la señora, pasan bandejas de bizcochos, advirtiendo

  • Imagen Protocolo

    El hablador, el parlanchín, el pedante y el que sabe de todo en sociedad. El ansia desmedida que algunas personas tienen de hablar en todas partes y sobre cualquier materia ¿qué otra cosa manifiesta sino la gran estima que hacen de sí, y la persuasión

  • Imagen Protocolo

    Lugares públicos. En las tiendas se entra sin llamar ; si no hay quien nos atienda, daremos unos golpecitos diciendo: ¿No hay quién despache? Mejor que como suele decirse: "A despachar". Al presentarse el comerciante, le saludaremos simplemente y luego