Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cartas amorosas

Las cartas de amor son un clásico en la correspondencia personal. Son una forma de expresar los sentimientos que se sienten por otra persona

 

El arte epistolar. Reglas teórioc-prácticas para escribir. 1819.

Cartas amorosas
Cartas de época. Cartas amorosas

Las cartas de amor: las declaraciones amorosas en las cartas de época

Aquella urbanidad

La pasión que más generalmente domina al género humano es la del amor. Un tiempo hay en que el hombre delira por amoríos, y hay quien jamás en su dilatada vida puede verse libre de este achaque. Vegetes conozco yo que están como suele decirse, con un pie en la sepultura, y empeñados en obsequiar tiernas beldades del gran tono. ¡Pobretes! ¡Cuán difícil es conocerse uno, a sí mismo!

Hállanse por otra parte matronas muy provectas y con sendos nietos, las cuales aunque pudieran hacer en la sociedad un papel muy respetable, prefieren a esta dignidad la fatua creencia en que viven de hacer las señoritas, y tender las redes a los gallardos jóvenes, que mofan sus intentos. Ni aquellos ni estas tienen presente que

"Turpe senex miles, turpe senilis amor"

Siendo, pues, tan común esta pasión, que no perdona al joven, al viejo, al pobre, al rico, al grande ni al pequeño, serían muchos los que hallarían un vacío, si se omitiera este tipo de cartas, y especiaimeníe los jóvenes que serán los qué más bien deberán hacer uso de la presente arte.

Sin embargo, debo advertir a éstos, que no encontrarán aquí medios de seducir la honestidad incauta; que la lascivia no hallará las expresiones que tal vez apetece, ni los que anidan pasiones desenfrenadas encontrarán un pábulo que fomente el fuego devorador que los consume.

Hay amor puro , amor santo, si se quiere, y en el cual únicamente se aspira a obedecer a nuestro Criador cuando dijo a los hombres: "Crescite et multiplicamini, et replete terram". "Creced y multiplicaos, y poblad la tierra". Amor, digo, que solo aspira al casto fin del matrimonio elevado a la dignidad del sacramento santo. Y después de él únicamente llenarán sus deberes los esposos a quienes el amor tierno estrecha más y más su lazo indisoluble, y hace las delicias de su dulce vida.

Puede también tratarse esta pasión en general sin inducir a perniciosas máximas; pero también es preciso confesar la gran dificultad de hablar con delicadeza, y manejar con dignidad unos asuntos de suyo tan resbaladizos.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17411

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La conversación. La conversación, en general, debe ser sencilla exposición de nuestras ideas . El uso diario ha introducido ciertas formas para conversar. Trataremos a todos de usted , a no ser hablando con iguales conocidos. Roma y Atenas trataron a

  • Imagen Protocolo

    El sentimiento religioso. Dando por seguro que el hombre es superior al bruto, y que en sí contiene algo de divino, debemos estimar en mucho todos aquellos sentimientos que tienden a ennoblecerle; y siendo evidente que ninguno lo hace en tanto grado como

  • Dorothy Kintigh, profesora dando clase en su escuela.

    Necesidad de estudiar urbanidad las niñas Aquella urbanidad ¿Qué le han dicho a Vd. sobre la necesidad de estudiar urbanidad? Mamá me ha dicho, que el hombre necesita vivir en sociedad, porque sin la cooperación de todos, ninguno podría conseguir ese

  • Bohemian Paris of to-day. Written ... from notes by E. Cucuel

    La sociedad y las costumbres No es lo mismo hablar de las costumbres sociales que de la sociedad misma, de ese torbellino vario y ondulante, luminoso y sombrío, de esa mezcla en la que tantas cosas contrarias se rechazan y se armonizan, de ese medio,

  • Imagen Protocolo

    El exceso de la infelicidad social durante los pasados siglos. Los ejercicios guerreros de que he hablado en otro lugar, además de ser una ocupación en los ratos de ocio y un medio de rapiña, eran una cosa exigida por la necesidad, por que en efecto,

  • Imagen Protocolo

    Los mentirosos y la urbanidad. El don de la palabra se ha concedido privativamente al hombre , nobilísimo por su clase, superior a las de todos los animales, y sumamente elevado por el espíritu indivisible, inmaterial e inmortal que le anima. Entre todos

  • Imagen Protocolo

    De las modas. Hace algunos años que se va mejorando el gusto público . Los vestidos anchos y cómodos han sucedido a los angostos, estrechos y apretados. La prontitud y constancia con que se ha hecho este cambio son muy notables, porque indican siempre

  • Imagen Protocolo

    La buena madre y la educación de los hijos. Nadie había en la ciudad que no hablara con gusto de Doña A.A., la hija de Doña F.F., ¡Qué ojos tan hermosos! pero ¡qué honestos! ¡Qué fisonomía tan agradable! ¡qué sonrisa tan dulce! Ella es hermosa como la