Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cartas amorosas

Las cartas de amor son un clásico en la correspondencia personal. Son una forma de expresar los sentimientos que se sienten por otra persona

 

El arte epistolar. Reglas teórioc-prácticas para escribir. 1819.

Cartas amorosas
Cartas de época. Cartas amorosas

Las cartas de amor: las declaraciones amorosas en las cartas de época

Aquella urbanidad

La pasión que más generalmente domina al género humano es la del amor. Un tiempo hay en que el hombre delira por amoríos, y hay quien jamás en su dilatada vida puede verse libre de este achaque. Vegetes conozco yo que están como suele decirse, con un pie en la sepultura, y empeñados en obsequiar tiernas beldades del gran tono. ¡Pobretes! ¡Cuán difícil es conocerse uno, a sí mismo!

Hállanse por otra parte matronas muy provectas y con sendos nietos, las cuales aunque pudieran hacer en la sociedad un papel muy respetable, prefieren a esta dignidad la fatua creencia en que viven de hacer las señoritas, y tender las redes a los gallardos jóvenes, que mofan sus intentos. Ni aquellos ni estas tienen presente que

"Turpe senex miles, turpe senilis amor"

Siendo, pues, tan común esta pasión, que no perdona al joven, al viejo, al pobre, al rico, al grande ni al pequeño, serían muchos los que hallarían un vacío, si se omitiera este tipo de cartas, y especiaimeníe los jóvenes que serán los qué más bien deberán hacer uso de la presente arte.

Sin embargo, debo advertir a éstos, que no encontrarán aquí medios de seducir la honestidad incauta; que la lascivia no hallará las expresiones que tal vez apetece, ni los que anidan pasiones desenfrenadas encontrarán un pábulo que fomente el fuego devorador que los consume.

Hay amor puro , amor santo, si se quiere, y en el cual únicamente se aspira a obedecer a nuestro Criador cuando dijo a los hombres: "Crescite et multiplicamini, et replete terram". "Creced y multiplicaos, y poblad la tierra". Amor, digo, que solo aspira al casto fin del matrimonio elevado a la dignidad del sacramento santo. Y después de él únicamente llenarán sus deberes los esposos a quienes el amor tierno estrecha más y más su lazo indisoluble, y hace las delicias de su dulce vida.

Puede también tratarse esta pasión en general sin inducir a perniciosas máximas; pero también es preciso confesar la gran dificultad de hablar con delicadeza, y manejar con dignidad unos asuntos de suyo tan resbaladizos.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17411

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Arte de trinchar.

    Cómo trocear y servir las piezas de carne a la mesa Aquella urbanidad El pecho de la vaca, sea cocida o asada, se debe cortar al través junto a la ternilla ; y mientras más cerca del hueso, es más sabrosa la carne; siendo de advertir, que hay muchos que

  • Imagen Protocolo

    Introducción. A mis pupilos. Al ofreceros estas Reglas de u rbanidad para niños y niñas no es mi ánimo suponer, amigos míos, que debáis mirarlas como un trabajo exclusivamente mío; otro autor ha dicho ya, con razón, que en la redacción de las reglas de

  • Imagen Protocolo

    Los padres y la mala educación de los hijos. " El modo más seguro de hacer a tu hijo miserable, es acostumbrarle a obtenerlo todo ; porque creciendo continuamente sus deseos por la facilidad de satisfacerlos, tarde o temprano la imposibilidad de contentarlos

  • Imagen Protocolo

    Calidades esenciales del hombre urbano. Una de las primeras calidades del hombre urbano es el interesarse por la suerte de sus semejantes . Se apresura a prodigar los socorros cuando conoce que los necesitan, pero no por esto se entromete curiosamente

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Entre las muchas personas, que encuentras por las calles, en las reuniones, en los teatros, solo hay algunas con las cuales te une algún vínculo de amistad , de respeto y de gratitud, mientras con las demás no

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 53. ¿Cómo tratará a sus criados y dependientes? No trate a los criados, dependientes o inferiores con dureza u orgullo, sino con afabilidad y hasta con respeto según su edad o circunstancias, pues de

  • Imagen Protocolo

    Equitación. De la silla. Se usan dos clases de sillas, la francesa y la inglesa ; la de picar es propia de los que ejercitan este arte, y la silla húsar pertenece a la caballería ligera. La silla inglesa es más elegante y menos pesada que la francesa

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en las diversiones corporales. Tan desatentada afición a la caza produjo los males que son su ordinario resultado, a saber, una indolencia activa que miró con desprecio todas las profesiones; espíritu de opresión contra los labriegos y obstáculos