Logo Protocolo y Etiqueta

Cartas amorosas

Las cartas de amor son un clásico en la correspondencia personal. Son una forma de expresar los sentimientos que se sienten por otra persona

 

El arte epistolar. Reglas teórioc-prácticas para escribir. 1819.

Cartas amorosas
Cartas de época. Cartas amorosas

Las cartas de amor: las declaraciones amorosas en las cartas de época

Aquella urbanidad

La pasión que más generalmente domina al género humano es la del amor. Un tiempo hay en que el hombre delira por amoríos, y hay quien jamás en su dilatada vida puede verse libre de este achaque. Vegetes conozco yo que están como suele decirse, con un pie en la sepultura, y empeñados en obsequiar tiernas beldades del gran tono. ¡Pobretes! ¡Cuán difícil es conocerse uno, a sí mismo!

Hállanse por otra parte matronas muy provectas y con sendos nietos, las cuales aunque pudieran hacer en la sociedad un papel muy respetable, prefieren a esta dignidad la fatua creencia en que viven de hacer las señoritas, y tender las redes a los gallardos jóvenes, que mofan sus intentos. Ni aquellos ni estas tienen presente que

"Turpe senex miles, turpe senilis amor"

Siendo, pues, tan común esta pasión, que no perdona al joven, al viejo, al pobre, al rico, al grande ni al pequeño, serían muchos los que hallarían un vacío, si se omitiera este tipo de cartas, y especiaimeníe los jóvenes que serán los qué más bien deberán hacer uso de la presente arte.

Sin embargo, debo advertir a éstos, que no encontrarán aquí medios de seducir la honestidad incauta; que la lascivia no hallará las expresiones que tal vez apetece, ni los que anidan pasiones desenfrenadas encontrarán un pábulo que fomente el fuego devorador que los consume.

Hay amor puro , amor santo, si se quiere, y en el cual únicamente se aspira a obedecer a nuestro Criador cuando dijo a los hombres: "Crescite et multiplicamini, et replete terram". "Creced y multiplicaos, y poblad la tierra". Amor, digo, que solo aspira al casto fin del matrimonio elevado a la dignidad del sacramento santo. Y después de él únicamente llenarán sus deberes los esposos a quienes el amor tierno estrecha más y más su lazo indisoluble, y hace las delicias de su dulce vida.

Puede también tratarse esta pasión en general sin inducir a perniciosas máximas; pero también es preciso confesar la gran dificultad de hablar con delicadeza, y manejar con dignidad unos asuntos de suyo tan resbaladizos.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17411

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De la crítica. Tan permitida es la crítica como la alabanza ; pero es una cosa tan difícil a un adulador el que se haga creer que tiene un carácter elevado, como a un crítico de profesión el no adquirirse enemigos. No obstante, hay una crítica decorosa

  • Imagen Protocolo

    La conversación. Cuando estés en una compañía, no importa que entres muchas veces en la conversación general, pero jamás seas difuso; porque así estás seguro de que si no das gusto, a lo menos no cansarás a los que te escuchan o desean tomar la palabra.

  • Imagen Protocolo

    Padres de familia, enseñad primeramente a vuestros hijos las cosas necesarias, en seguida las útiles, y por último, las que sirven de adorno. Después de haber viajado un caballero español por Francia, Alemania e Inglaterra, y residido algunos años en

  • Imagen Protocolo

    Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso. . "Vistióse Don Quijote, púsose su tahalí con su espada, echóse el mantón de escarlata a cuestas, púsose una montera de raso verde que las doncellas le dieron, y con este adorno salió a la

  • Imagen Protocolo

    La economía. Te engañas si crees que el hombre rico puede satisfacer todos sus caprichos con su dinero ; pues bien al contrario has de saber, que ni con los gastos necesarios podrá sostener, sino tiene método para gastar, y cuenta para saber lo invertido

  • Pescado asado Mahinlo.

    Cómo cortar el pescado y servirlo a la mesa Aquella urbanidad Por lo que respecta al modo de servir el pescado , es menester advertir, que de la carpa guisada o estofada, la cabeza es lo más sabroso. Si la carpa está entera, se le quitan primero las escamas

  • Imagen Protocolo

    Reglas de urbanidad estando en la mesa. Si por desgracia sucediere que el niño se quemase con algún bocado , es menester sufrirlo un poco, y no darlo a conocer; pero si fuere tanto que no lo pueda sufrir, arrimará el plato a la boca, y cubriéndose con

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en las diversiones corporales. A esas ideas guerreras debe atribuirse el uso de llevar espada en tiempo de paz , uso que subsistió hasta el fin del siglo XVIII; uso, que si es racional en el hombre que rige la fuerza armada conservadora de