Logo Protocolo y Etiqueta

Actos que molestan a los demás. VI.

El disgusto que nace de la imputación de efectos morales, crece o disminuye en razón de la cualidad del defecto imputado.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás.

Las ventajas sociales, civiles y mercantiles que proporciona la honradez inducen a jactarse de ella y esta jactancia es tal, que si algunos no reparan en confesar su ignorancia, ninguno quiere confesar su inmoralidad, por lo cual los actos que la ponen en duda son para el amor propio agudísimas espinas. El disgusto que nace de la imputación de efectos morales, crece o disminuye en razón de la cualidad del defecto imputado, del sexo de la condición, de la profesión, del modo de obrar o de expresarse general y particular.

Así, el imputar la borrachera es menos ofensivo que imputar el robo. La mancha de infidelidad es más ofensiva para la mujer que para el varón, porque en aquella trae consecuencias de más bulto. La mancha de relaciones entre un hombre y una mujer es más ofensiva para la casada que para la soltera, pues en aquélla suponen un quebrantamiento de la fe conyugal. La tacha de cobarde es más injuriosa para un militar que para un paisano. La imputación general de ladrón es menos ofensiva que la de un hurto particular, porque la primera no expone al ofendido a un procedimiento criminal, y la segunda le expone a sufrirlo.

En general son acciones descorteses todas las que hacen suponer capacidad de delito en las personas a quienes se dirigen. Por lo tanto se hallan en este caso las miradas impúdicas o la excesiva familiaridad con las mujeres, porque inducen tácitamente a creerlas dispuestas a faltar a sus deberes; las extraordinarias precauciones de custodia cuando llegan forasteros a casa; el ofrecimiento de un regalo a un empleado honrado, porque esto es decirle que necesita estímulo para cumplir su deber o que es capaz de faltar al mismo.

En estos casos la urbanidad difiere de la prudencia, pues esta se ve precisada a transijir con ciertos actos, si bien desagradables al amor propio ajeno, necesarios, no obstante, para prevenir delitos. Por esta razón no puede ser tachado de descortés con sus criados un amo que cierra bajo llave el dinero y los demás objetos preciosos que fácilmente podrían ser sustraídos; pues esta precaución habla con los ladrones en general y libra a los criados de sospechas infundadas. Por el contrario cuando Augusto hacía registrar a los senadores antes de darles audiencia, en buen lenguaje les decía: "Como que os reputo por otros tantos sicarios, quiero saber si traéis armas debajo de las togas, a bien que los senadores que asesinaron a César en el mismo senado, bien merecían esta odiosa precaución por parte de Augusto".

Observando el respeto maquinal que el vulgo tributa a los ricos porque estos pueden prestarle servicios y procurarle trabajo; observando que en caso de necesidad quien tiene fama de rico encuentra fácilmente quien le preste, se comprende la razón por que todos nos resentimos de que nos llamen pobres, y procuramos presentar a los demás alguna apariencia de riqueza. Por esto no debe admirarnos que muchos ingleses, cuando el ministro Pitt impuso una contribución sobre las rentas pagaran más de lo que les correspondía, con el fin de que no se menguara su crédito. Así pues, la ocupación de criado es y será siempre una cosa abyecta, porque por un lado la dependencia y por otro el mezquino salario, demuestran la imposibilidad de prestar servicios y de procurar trabajo. Por grandes que sean los esfuerzos de la filosofía no conseguirá nunca asegurar, en igualdad de circunstancias, al mérito pobre aquel grado de crédito que alcanza un traje bordado. A la virtud se le conceden encomios y se la deja morir de hambre y de frío, y el peso de la caja es el peso de la fe que merece quien lo posee.

De aquí procede que se repute por injuria grave un secuestro, porque manifiesta falta de posibilidad o de voluntad de pagar, y en consecuencia priva de los recursos del crédito, pues las leyes no lo permiten sino cuando no hay otro modo de conservar los derechos de los acreedores. Son, pues, actos inurbanos jactarse delante de otros de los socorros dados a quien los necesitaba; alejarse de una persona o acercarse a otra en las reuniones y en la calle en razón de los harapos de la primera y del lujoso vestido de la segunda; presentarse repentinamente a comer en casa de quien no es muy rico o muy amigo, y entrar sin ser invitado para ello en las estancias, interiores de una casa, porque es sabido que en las primeras es en donde se ostenta las riquezas.

Hay acciones, que si bien manifiestan afecto y disposición a complacer, son ofensivas cuando se ponen en práctica con las clases superiores, siendo así que son propias de las inferiores. Así es que incurre en una acción descortesísima el que toca el rostro a un igual suyo, y más si lo hace a uno de mayor edad, porque esta acción de benevolencia sienta bien en un niño, y nadie quiere que lo pongan al nivel de éste. Parece, pues, que Homero olvidó este principio cuando nos representa a la diosa Tetis tocando el rostro a Júpiter.

Cuando la dignidad del rango suple la falta de edad, la descortesía desaparece. Un príncipe joven, por ejemplo, puede poner la mano en el hombro de un anciano como demostración de benevolencia y con el objeto de reanimar su esperanza; pero esta acción sería muy inurbana a no haber el suplemento de la dignidad. Un súbdito que en una audiencia pública presentase la caja a su soberano cometería un acto de inurbanidad relativa, porque esta demostración de amistad y de confianza tendería a disminuir la distancia que separa al súbdito del soberano. De lo dicho se infiere que un acto inocente y afectuoso puede ser relativamente tan descortés cuanto es mayor la familiaridad que sustituye al respeto.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9139

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El mundo. Las mujeres, en general, tienen por primer objeto su hermosura; y en este punto, apenas podrás decirlas una lisonja tan grande que no la puedan tragar bien. Rarísima vez forma la naturaleza una mujer tan disforme que sea insensible a la lisonja

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el paseo. El paseo es un ejercicio decoroso que contribuye mucho a la salud del cuerpo y deja el espíritu mejor dispuesto para los ejercicios que le son propios. Llega a ser una diversión cuando a él se unen conversaciones placenteras. De

  • Imagen Protocolo

    Máximas relativas al decoro. En vano nuestro amor propio se esfuerza por traspasar los límites que ha prescrito la sana moral. El decoro le opone una barrera, y detiene sus movimientos impetuosos. La base del verdadero decoro es guardar en todas nuestras

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. Durante la visita, ¿qué deberemos observar? ¿Qué hemos de hacer siempre que entre o salga un sujeto de la sala en que nos hallamos reunidos? Delante de otras personas, ¿tienen que evitarse algunas groserías? En las conversaciones,

  • Imagen Protocolo

    Reflexiones. La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe . Se pueden decir muchas cosas en la conversación, porque las palabras pasan, y cuando más dejan una memoria que con el tiempo se debilita

  • Cuidar los malos hábitos y la mala educación en la mesa y en la vida diaria. Mesa elegante para una cena

    Los hábitos malos en la mesa y en la vida Aquella urbanidad Los descuidos de la crianza , y las faltas de observación al principio dejan ciertos resabios en los jóvenes que les hacen poquísimo favor. Se queda luego en estado de no reparar si le son defectuosos

  • Chicos en casa con sus madres y cuidadoras.

    La urbanidad de los niños en las visitas Aquella urbanidad Y cuando tú seas el visitado ¿cómo habrás de recibir a quien te visita? No haciéndome espera en manera alguna, a no ser que me lo precise el no estar vestido con la debida decencia, en cuyo caso

  • Imagen Protocolo

    Los saludos en el medio rural. Pocos pueblos en sus edificios, plazas y calles, son parecidos; esta diferencia es más notable en su trato social. Hay pueblos insignificantes, pero tan finos en su porte, que admiran al visitante , quien no puede menos