Logo Protocolo y Etiqueta

La urbanidad de los niños en las visitas. II

Los niños tienen que aprender a comportarse tanto cuando van de visita como cuando reciben una visita en su casa

 

Reglas de urbanidad. 1870.

Chicos en casa con sus madres y cuidadoras.
Visita. Chicos en casa con sus madres y cuidadoras.

La urbanidad de los niños en las visitas

Aquella urbanidad

Y cuando tú seas el visitado ¿cómo habrás de recibir a quien te visita?

No haciéndome espera en manera alguna, a no ser que me lo precise el no estar vestido con la debida decencia, en cuyo caso suplicaré se me dispense un momento.

Y ¿qué consideraciones deben guardarse con las autoridades y personas a quienes debemos nuestros respetos cuando vienen a visitarnos?

Las de salir a recibirlas al tiempo de su llegada, y acompañarlas hasta la escalera en el acto de la despedida, usando de maneras finas y corteses en la manifestación de nuestros respetos.

Y cuando la reunión o visita es de franqueza y amistad completa ¿habrás de prescindir de toda etiqueta?

No Señor, porque precisamente en estas reuniones es donde se debe con más propiedad manifestar la verdadera cortesanía.

Y ¿no será permitido tener aquellos actos expansivos de saludarse con palmadas en la espalda, decirse motes, usar de chanzas, hacerse gestos, reírse a carcajadas o cosas por el estilo?

No Señor, porque si bien pueden tolerarse entre personas de mucha familiaridad, siempre son expuestos a disgustos, atendida la disposición del que los reciba.

Y eso de interrumpirse en las conversaciones, leer los papeles que otro escribe, examinar su dinero cuando lo cuenta, llamar a gritos a las personas, hablar al oído en presencia de otros o en algún dialecto extraño ¿qué le parece?

Que son acciones muy poco dignas, y que a todo trance deben evitarse para no manifestar con ellas descortesía y arrogancia.

Pues ¿cómo te producirás aún en medio de la franqueza?

Agradable y cariñosamente con todos, guardando con mis maneras aquellas consideraciones que yo quisiera se me tuvieran.

¿De qué fórmulas usarás, pues, cuando hubieres de pedir alguna cosa para manifestarte cortes en medio de la franqueza?

De aquellas que más bien indiquen súplica que mandato, como por ejemplo: "¿me hará Usted el favor, o me harás el favor, el obsequio o la fineza de... o tendrá Usted la amabilidad de hacer o decir tal o cual cosa?".

Y cuando te llamaren ¿cómo responderás?

Según la relación que tenga con la persona que lo hace: "Servidor de Usted, o mande Usted" diré si soy llamado por algún superior; si por alguno de mis Señores padres jamás omitiré la expresión de "Señor o Señora", y si por algún igual, "aquí estoy a tu disposición" o cosa semejante.

¿Qué acciones evitarás por fin entre toda clase de personas, y aún con las de mayor confianza?

Todas las que indiquen grosería o poca decencia, como la de hurgarse los oídos o las narices con los dedos, sonarlas con ellos, cortarse las uñas, etc., etc., así como también todas aquellas que rayen en el extremo opuesto, cuales son la demasiada afectación en los cumplimientos, la adulación y la zalamería, porque no es menor el disgusto que la falsa humildad produce, que el fastidio y el enfado que la rusticidad ocasiona.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18338

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. El paraguas, bastón y fusta. Una buena caña de indias con puño de oro era el bastón de nuestros abuelos ; y más era un adorno que otra cosa, pues se llevaba demasiado largo y demasiado alto para que pudiese ofrecer un apoyo sólido

  • Imagen Protocolo

    La decencia en general. El que considere atentamente cual es su estado y condición; las circunstancias del lugar en que habla, y las de la persona a quien habla , con la índole, calidad y genio que la asisten, errará muy poco en la práctica de la urbanidad.

  • Imagen Protocolo

    Buenos modales en la mesa. Reglas de cortesía y urbanidad En la mesa hay que usar la servilleta, el plato, el cuchillo, la cuchara y el tenedor. Sería del todo contrario a la cortesía prescindir de alguna de estas cosas al comer. Corresponde a la persona

  • Imagen Protocolo

    Las lecturas. Si resulta importante ante todo el organizar la inversión de la actividad con arreglo al medio ambiente en que se desarrolla la vida y con arreglo a las condiciones personales del individuo, no menos importante resulta el estudio de la forma

  • Escultura, Caridad del autor Sir Joseph Boehm.

    Urbanidad y sentimientos morales Aquella urbanidad Veracidad La mentira, en general, es aborrecible, y el hombre no debe ser, por lo tanto, mentiroso , teniendo en cuenta, además, que la costumbre o el vicio de mentir puede ocasionarle funestas consecuencias.

  • Imagen Protocolo

    Comentario sobre "La urbanidad en las maneras de los niños". Ningún introductor más justificado que Norbert Elias para comentar esta obra de Erasmo, ya que fue él quien ha explorado un territorio antes prácticamente desconocido que, a partir de sus trabajos,

  • Imagen Protocolo

    Reuniones literarias y filarmónicas. Rara vez son divertidas las reuniones literarias . Se parecen bastante a un concierto de aficionados; pero si se ha recibido un convite y no se ha dado una excusa plausible, es indispensable ir y tener presente el

  • Imagen Protocolo

    Los mentirosos y la urbanidad. El don de la palabra se ha concedido privativamente al hombre , nobilísimo por su clase, superior a las de todos los animales, y sumamente elevado por el espíritu indivisible, inmaterial e inmortal que le anima. Entre todos