Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

De los cabellos.

Los cabellos no son un adorno verdadero, sino en tanto que están bien limpios y tengan aquella flexibilidad viva que favorece las ondulaciones.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De los cabellos.

Es preciso, dice " el arte de peinarse a sí mismo ", para estar bien peinado:

- 1º, que los cabellos estén perfectamente cortados según la figura de la cabeza;

- 2º, que se conserven constantemente en un estado de aseo por medio del cepillo y del peine;

- 3º, que de tiempo en tiempo se les aplique una sustancia untuosa y benéfica;

- 4º, que su rizadura se haga por medio de algunos algodones;

- 5º, que los cabellos, cuando se va uno a acostar se dispongan convenientemente bajo el gorro de dormir;

- 6º, que la dirección de los que caen sobre las sienes sea horizontal;

- 7º, que se quite y se ponga el sombrero con precaución;

- y 8º, que cada vez que se descubra la cabeza se asegure uno de si el peinado se ha descompuesto.

Los cabellos no son un adorno verdadero, sino en tanto que están bien limpios y tengan aquella flexibilidad viva que favorece las ondulaciones. Para conservar los cabellos en este estado se ha de procurar peinarlos y acepillarlos por la mañana y por la noche. Al acostarse, es indispensable envolverlos en un gorro, tanto para evitar que se enreden y contraigan mala dirección, como preservarlos del polvo y de las partículas que se desprenden de las almohadas y sábanas. Antes de pasar el cepillo, si se quiere llegar a la raíz de los cabellos, es muy esencial separarlos con el peine, y luego se les untará ligeramente con aceite oloroso o pomada, que se haya liquidado con el calor de las manos; pero cuando los cabellos son por sí grasientos, bastará el untarlos por la noche.

Suele ser muy común, el echarse constantemente de un mismo lado; y en aquel donde uno se echa es donde se han de poner los algodones. Los que acostumbran a llevar los cabellos levantados y muy cortos, están dispensados de este cuidado; pero en cuanto a los demás que no miran con indiferencia el estar bien o mal peinados, me atrevo a asegurar que sacarán algún fruto de los consejos que presento.

Les diré, pues, que para dar una buena dirección a su cabello no hallarán cosa más útil que los algodones, pero en corto número para que el rizado parezca natural. Cada algodón debe abrazar una mecha bastante considerable, para que desenvuelta no forme ganchos. Si son demasiados los algodones, el rizado general, sucesivamente dividido, dará a la cabeza la apariencia de una cabeza de querubín; y un peinado así no es menos ridículo que el liso o erizado constantemente. Los anillos envueltos en cada algodón deben ser bastante anchos.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7189

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de la cabeza y de las orejas. Para mantener la cabeza cortésmente hay que tenerla derecha, sin bajarla ni inclinarla a derecha o izquierda. Hay que evitar apretarla o hundirla entre los hombros; volverla a todas partes es propio de un espíritu

  • Imagen Protocolo

    Del aseo y limpieza. La primera obligación que nos impone la urbanidad es la de ser aseados ; pues de lo contrario causamos, fastidio y asco a todo el mundo. Para esto en primer lugar debemos siempre tener la cara y las manos limpias ; y además de lavarlas

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. El cigarro y la pipa. La costumbre de fumar se ha hecho tan general, que ya no se repara en la delicadeza de las señoras que aborrecen el olor del tabaco. Todos han reconocido que el humo que se exhala de las hojas de la Habana tiene

  • Imagen Protocolo

    Interrupciones y despedidas en sociedad. Siempre que una precisa ocupación, una necesidad corporal u otro motivo nos obligue a dejar momentáneamente a la persona o personas con quienes vayamos o nos hallemos reunidos en una casa, etc., les pediremos antes

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Las aves de algún tamaño , como el pavo o la gallina, el pollo, etc., se cortan con trinchante y cuchillo bien afilado. Para esto se sujeta el ave clavando el trinchante, o en su defecto , el tenedor en la parte inferior

  • Imagen Protocolo

    De las citas. Faltar a una cita puede echar a perder los negocios más importantes. En las cosas frívolas es un escollo en que se estrellan los placeres de un baile proyectado y los que se contaban en un día de campo o noche de ópera a la que se falta.

  • Imagen Protocolo

    Saber ser agradecidos. La gratitud. Si estamos obligados a sentimientos piadosos y a modales benévolos con todos , ¿cuánto mas con aquellos generosos que nos dieron prueba de amor, de compasión y de indulgencia? Comenzando por nuestros padres , no haya

  • Imagen Protocolo

    El amor filial y el respeto. La carrera de tus acciones comienza en la familia: la casa paterna es la primer palestra de la virtud ¿Qué diremos de los que pretenden amar a su patria ostentando heroísmo, y faltan a un deber tan alto como la piedad filial?