Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La comida. Parte cuarta.

Estas reglas de urbanidad están escritas para orientar un poquito a la juventud rural en lo más elemental.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El uso de los cubiertos en la mesa. Servicio de mesa.

Hoy en los hoteles, muchos, según parten los trozos, los van comiendo sin dejar el cuchillo de la mano, comiendo la fruta con el cuchillo, cuando no ponen tenedor.

Algunos hacen con el brazo, al llevar el cubierto a la boca, un semicírculo molestando al vecino, o por lo menos haciendo una cosa mal; el brazo, sin tenerle pegado al cuerpo, debe estar próximo, sin levantarle mucho.

La cuchara y el tenedor quedarán en el plato hasta terminar; si tenemos que usar nuevamente el tenedor, le pondremos en la mesa después de cada plato; caso contrario, le dejaremos en el plato hasta que le retiren.

Si encontramos algún huesecillo u otra cosa que no se puede comer, se toma con la derecha y se pone en un lado del plato. He visto recoger los huesecitos con el tenedor vuelto; así no se mancha la mano.

Cuando nos quieran cambiar el plato, le tomaremos nosotros, entregándole después de quitar el tenedor.

Hoy en hoteles se va generalizando la costumbre de servir el camarero; pero si la fuente se queda en la mesa, no consentiremos tenga la fuente otro comensal. Si nos presentan el plato servido, tomaremos con la derecha el plato, presentando con la izquierda el usado.

"La mejor fuente de información es observar lo que hacen los demás"

Cuando nos servimos, no olvidemos las siguientes reglas: No nos serviremos demasiado; nos serviremos lo más cerca, sin revolver la fuente; no arrastraremos la cuchara hasta llevar la comida a nuestro plato, sino la levantaremos inmediatamente; no revolveremos lo que nos servimos, ni meteremos ruido con el cubierto; no entregaremos parte de lo servido a otro comensal; no beberemos antes de comer, ni mientras se toma la sopa. Si nos servimos vino, tapemos la botella antes de beber; no beberemos por la botella o jarra; cogeremos la jarra por el asa y la botella por el cuello, si bien hoy predomina el cogerla por el medio para servir; si nuestro vecino no tiene vino (no agua), le ofreceremos; si se nos ofrece, cogeremos la copa con la derecha, y presentándola, daremos las gracias.

La copa para beber se toma con la derecha, quedando libre el dedo pequeño, se limpia uno, y se bebe sin mirar a nadie; es una grosería paladear el vino, o enjuagarse la boca.

¿Cómo se comen los distintos alimentos? Son tan variados los platos, y las cosas que en la mesa se sirven, que, a la verdad, no siendo camarero de un gran hotel, es difícil conocer al detalle la manera de comer muchas de las cosas, de las que ignoramos hasta el nombre.

Por otra parte, estas reglas de urbanidad están escritas para orientar un poquito a la juventud rural en lo más elemental; de ahí que sea suficiente para llenar su fin, tratar de las cosas que ordinariamente se ponen en los almuerzos algo distinguidos de los pueblos.

No perdamos de vista la regla principalísima que nos sacará de apuros en casos difíciles, y es " observar lo que hacen los demás ". Si alguna vez nos viésemos precisados a empezar y desconociéramos la manera de tomar o comer una cosa, preguntemos con sencillez al camarero o al comensal más próximo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8032

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. Del reloj y de los sellos. Ya solamente los ancianos y los trabajadores llevan el reloj en el bolsillo de sus calzones ; en el día se lleva en el bolsillo del chaleco , metido en una cadena de oro echada al cuello bajo del chaleco,

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Entre las muchas personas, que encuentras por las calles, en las reuniones, en los teatros, solo hay algunas con las cuales te une algún vínculo de amistad , de respeto y de gratitud, mientras con las demás no

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Esta tarde voy a hablaros de las Virtudes personales. Emilio. - ¿Qué se entiende por virtudes personales? El Padre. - Los esfuerzos que hace un corazón generoso para reprimir los deseos perniciosos que nacen en él. Parece a primera vista que

  • Imagen Protocolo

    Cosméticos para la boca. Los cosméticos son de dos clases : unos se emplean para limpiar los dientes , y una parte de su efecto es, por decirlo así, mecánico; porque quitan por medio de la frotación el sarro que se ha criado en los dientes. No obstante,

  • Imagen Protocolo

    Obligaciones para con los demás. Tenemos para con los otros algunas obligaciones, que son generales y comunes para todos, y otras respectivas a cada uno en particular. Obligaciones generales. Nuestras obligaciones generales para con todos los hombres

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. Después de Dios, ¿a quiénes debemos más amor y respeto? ¿En qué ocasiones besará Vd. la mano a sus padres? Si alguna vez fuere Vd. reprendido por sus padres o maestros, ¿cómo se portará? ¿Saldrá Vd. jamás de casa sin permiso

  • Mesa preparada para celebrar una fiesta.

    Comportamiento sentados a la mesa Aquella urbanidad 1. En la mesa no debemos ser los primeros en sentarnos, en desdoblar la servilleta ni en poner las manos en los platos , y hemos de aguardar a que las personas superiores nos den ejemplo. 2. La silla

  • Documentos de la mesa. Comportarse en la mesa

    Documentos de la mesa Aquella urbanidad No debes jamás roer ni chupar los huesos , sino partir la carne, y cogerla con el tenedor, siendo mucha indecencia el tocar los aliementos con los dedos; porque obliga a otras indecencias, como es el chupárselos,