Logo Protocolo y Etiqueta

El cuidado de las manos.

La pasta de almendras es uno de los mejores productos para el cuidado de las manos.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De las manos.

Pasta de almendras para limpiarse las manos.

Los perfumistas distinguen la pasta de almendras seca que se hace un polvo verdadero, y la pasta de almendras líquida que es una pasta untuosa y espesa como una mermelada. La pasta de almendras seca se compone de lo que queda después de exprimido el aceite de las almendras. Se reduce a polvo fino esta masa y se pasa por un cedazo, añadiendo un aceite esencial o cualquier otro aroma simple o compuesto para perfumarla.

Cuando las almendras de que se ha sacado el aceite no han sido mondadas, el polvo sale rubio, y se le da el nombre de pasta de almendra morena.

Si, por el contrario, las almendras han sido mondadas el polvo es blanco.

Para usarla se toma un poco el hueco de la mano, mezclándola con un poco de agua para hacerla pasta, y frotándose luego en todas direcciones hasta que se haya obtenido el efecto que se desea, ya para quitar todas las sustancias adherentes a la piel, como cuerpos grasientos, resinosos, etc., se lavan después las manos con agua clara que disipe la pasta y lo que se haya quitado con ella.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7225

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Antes de la boda, vestuario, carruajes y cortejo. Las fiestas de las bodas empiezan generalmente con la firma del contrato , acto al que se ha dado mayor solemnidad; se celebra con gran comida seguida de baile. El contrato se firma algunos días antes

  • Máximas útiles a la juventud

    Educación, valores y buenos modales: máximas y citas de interés para la vida Aquella urbanidad - Amemos y respetemos a nuestros padres si queremos merecer la alabanza pública. - El que es mal hijo , tarde o temprano toca los efectos del remordimiento.

  • Imagen Protocolo

    La tarjeta de visita. Hoy se usa la tarjeta de visita. Se llama así por suplir las visitas . Se emplea cuando uno va de visita y está ausente quien se visita; en este caso se deja la tarjeta a la sirvienta, doblada un poquito la punta derecha. Alguna

  • Imagen Protocolo

    Introducción. A mis pupilos. Al ofreceros estas Reglas de u rbanidad para niños y niñas no es mi ánimo suponer, amigos míos, que debáis mirarlas como un trabajo exclusivamente mío; otro autor ha dicho ya, con razón, que en la redacción de las reglas de

  • Imagen Protocolo

    El uso de los cubiertos en la mesa. Servicio de mesa. Hoy en los hoteles, muchos, según parten los trozos, los van comiendo sin dejar el cuchillo de la mano, comiendo la fruta con el cuchillo, cuando no ponen tenedor. Algunos hacen con el brazo, al llevar

  • Imagen Protocolo

    De los cabellos. Es preciso, dice " el arte de peinarse a sí mismo ", para estar bien peinado: - 1º, que los cabellos estén perfectamente cortados según la figura de la cabeza; - 2º, que se conserven constantemente en un estado de aseo por medio del cepillo

  • Imagen Protocolo

    Los alimentos en la mesa. El pan. El pan se coloca a la izquierda y se come partiéndole en rebanadas con el cuchillo, dividiéndolas en trozos para llevarlo a la boca, terminándolos de dividir con los mismos dedos, según se va necesitando; hoy se usa poco

  • Imagen Protocolo

    Los gestos y acciones urbanas del niño. Las mejillas tíñalas el pudor natural y biennacido, no afeite ni color postizo. Pero aun ese pudor ha de atemperarse de tal modo que ni se tuerza en malicia ni traiga consigo dysopían, "recelo" o "timidez" y atontamiento