Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cortesía relativamente a la mesa. VI.

Cuando en Roma era todavía desconocido el uso de los tenedores se podía causar asco de muchas maneras, y por esto Ovidio fijó las reglas para tomar delicadamente los manjares con dos dedos.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los buenos modales en la mesa.

En Roma, cuando se presentaba en la mesa un pescado o ave rara los precedía el sonido de las flautas, y los comensales las recibían con aplausos y palmadas. Por tanto aunque es lícito aplaudir la habilidad del cocinero y el buen gusto del amo, hacer que desaparezcan los manjares apenas han llegado a tu presencia, alargar las manos a todos los platos sin nunca decir bastante, no escuchar las conversaciones para no distraerse de comer, mirar alrededor para ver si los criados traen otros manjares, colocarte siempre en el sitio menos visible para comer como un lobo sin causar escándalo, es adquirirse con justo título el dictado de tragón o de hambriento.

Con mucha más razón debe ser censurado el excesivo uso de los licores, pues si el exceso en la comida resulta molesto a tu estómago, el de la bebida calentando la cabeza te hace incurrir en mil sandeces y descortesías. Únicamente el vulgo a quien parece que el juicio estorba, puede vanagloriarse de perderlo por un vaso de vino, y medir su mérito en razón de las botellas que diariamente vacía.

Si la urbanidad quiere que no abuséis de la generosidad del dueño de la casa y ordena que se le corresponda con muestras de gratitud, reclama al mismo tiempo que os prestéis con facilidad y secundéis un poco sus debilidades. No parece necesario recomendar la alegría pues nadie ignora que ni en las fiestas ni en la mesa deben contarse cosas melancólicas, por tanto ni ha de hacerse mención de difuntos, ni de epidemias, ni de llagas, ni de enfermedades, ni de otra materia alguna dolorosa; antes al contrario, si alguno viniese a tratar de tales cosas debe procurarse distraerle de ellas con dulzura, y traer a colación algún asunto más agradable. Tampoco convienen en la mesa serias discusiones de metafísica, política y teología.

De lo dicho se infiere que sería impolítico censurar en la mesa cualquiera dicho algo indiscreto, cualquier frivolidad, cualquier discurso no sobradamente sensato que se hubiese escapado a la irreflexión de la común alegría. El temor de ser agriamente criticador puede cerrar la boca a muchos comensales, por lo cual si se quisiera cerrar la boca a todo dicho insípido, lo quedaría igualmente para las frases y ocurrencias de chispa. Catón, aunque censor, asistía con la risa en los labios a los convites joviales, y al calor de la alegría juvenil su provecta edad se reanimaba. Por tanto sería inurbanidad imperdonable hacer objeto de conversación o de sátira las cosas poco sensatas oídas en un banquete. En Esparta, al entrar en la casa de las comidas comunes un viejo señalaba la puerta advirtiendo que ninguna de las cosas que allí se oyesen debían salir fuera de aquel sitio. En efecto, la persuasión del secreto recíproco ofrece más ancho campo a la alegría.

Las reglas comunes relativas al hombre que come delante de otros son una aplicación de los principios generales anteriormente expuestos, y concurren a demostrar su racionalidad.

Cuando en Roma era todavía desconocido el uso de los tenedores se podía causar asco de muchas maneras, y por esto Ovidio fijó las reglas para tomar delicadamente los manjares con dos dedos. En todos tiempos y países el modo de comer y beber debe alejarse del de los brutos, la idea de los cuales se asocia a la mente del hombre y se aplica a las personas que imitan sus acciones. Las siguientes reglas servirán de termómetro a los jóvenes para medir los grados que se aleja de la urbanidad común aquel que las quebranta.

No rompas el pan con los dientes como hacen los hombres ordinarios, sino con las manos y con el cuchillo.

No soples el manjar, porque el contacto del aliento hace mal efecto en la imaginación de los demás.

No toques manjar ninguno sino con el cuchillo o con el tenedor, porque el uso de las uñas es un derecho exclusivo de las bestias.

No huelas el bocado ensartado en el tenedor, pues además de que es una cosa nauseabunda parece que vitupera al dueño el haberte puesto delante manjares insalubres o repugnantes.

No hagas los bocados tan grandes que para mascarlos se te hinchen los carrillos y parezca que soples el fuego. Si esta acción que desfigura el rostro la ejecutares delante de mujeres, la descortesía sería mas notable.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9166

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Elogios y agradecimientos en sociedad. Cuando alguno contradiga nuestra opinión , ma­yormente si lo hace en términos decorosos, como por ejemplo: "si Vd. no lo lleva a mal me tomaré la franqueza de advertirle que en lo que ha dicho pade­ce equivocación",

  • Cómo escribir una carta jocosa o animada

    Cómo escribir una carta jocosa o animada Aquella urbanidad Como hay cartas que solo sirven para mantener una correspondencia no interrumpida entre dos personas , sin más objeto que éste, ni tratarse en toda ella de negocios particulares; no ocurriendo

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad, cortesía y diversiones. En ninguna cosa se manifiesta más bien la buena o mala educación del hombre que en el juego y la diversión. Siendo ésta y aquél solamente una honesta recreación del ánimo, es preciso tomarla con suma moderación para

  • Imagen Protocolo

    Un día en el campo. La mayor parte de los habitantes de una capital gustan del campo, y se entregan con placer a él después de las ocupaciones respectivas de cada clase. No hablaremos aquí de la vida propiamente aldeana o del que vive continuamente en

  • Imagen Protocolo

    Cartas consolatorias o de pésame. Esta especie de cartas que también se llaman de pésames, no deben escribirse por mero cumplimiento. Su objeto ha de ser mitigar todo lo posible la pena y el sentimiento que se supone habrá causado la pérdida, o el fallecimiento

  • Notre pays de France. Bretagne.

    La urbanidad para señoritas de Saturnino Calleja Aquella urbanidad Aunque los preceptos de la urbanidad obligan por igual a los dos sexos , es indudable que no todos los que se recomiendan al hombre son aplicables a la mujer, que desempeña en la vida

  • Imagen Protocolo

    181. Sin mentir, no decir todas las verdades. No hay cosa que requiera más tiento que la verdad, que es un sangrarse del corazón. Tanto es menester para saberla decir como para saberla callar. Piérdese con sola una mentira todo el crédito de la entereza.

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. Nuestra patria, generalmente hablando, es toda aquella extensión de territorio gobernada por las mismas leyes que rigen en el lugar en que hemos nacido, donde formamos con nuestros conciudadanos