Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Casamientos por interés. El arte de agradar

Declaremos ante todo, redondamente y con entera franqueza, que el matrimonio realizado con el fin único y exclusivo de captar una fortuna y de disfrutar de goces y de comodidades...

 

El arte de agradar. Manual de la verdadera educación. 1905

Los matrimonios de conveniencia. Casarse por el interés
Casamientos por el interés. Los matrimonios de conveniencia. Casarse por el interés

Los matrimonios de conveniencia. Casarse por el interés

Aquella urbanidad

Todos los días y a toda hora, escuchando la referencia de un enlace efectuado o próximo a efectuarse, oímos como comentario insustituible la frase consabida de que el matrimonio a que se alude se hizo o va a hacerse "por el interés".

Persona de modesta posición que une su existencia a la de otra que le aventaje en bienes de fortuna, casi nunca se libra del sambenito de interesada.

Para los maldicientes, la unión no pudo ser consecuencia de afecto recíproco, de simpatía mutua, de cariño verdadero; fue, es y será, fatal y necesariamente, producto de cálculo desapasionado y frío, cuando no término de un negocio hábil y mezquinamente preparado. Ya es hora de acabar para siempre con insensatos prejuicios y con criterios hijos muchas veces de la irreflexión y en ocasiones de la envidia o de la mala fe.

Declaremos ante todo, redondamente y con entera franqueza, que el matrimonio realizado con el fin único y exclusivo de captar una fortuna y de disfrutar de goces y de comodidades comprados con el sacrificio de los sentimientos y con la humillación de la dignidad, resulta un ultraje infame hecho a la santidad de un sacramento, y una acción baja, despreciable y fea, reveladora de apetitos torpes y de pasiones censurables. Mas no es esta razón bastante para reprobar enlaces en los que uno de los contrayentes aventaja al otro en riquezas.

Si el rico sólo pudiera unirse con el rico, las herederas de los Morgan, Carnegie y Wanderbilt se verían, en plazo más o menos largo, condenadas a permanecer solteras.

El razonamiento único, que es piedra angular en este asunto, se concreta en los términos siguientes:

Quien se halle en vísperas de boda, pregúntese:

si mi prometido o mi prometida no tuviesen el caudal que tienen, y lo tuviese yo, ¿me casaría con igual satisfacción que voy a casarme?...

Si la respuesta es resueltamente afirmativa, no hay motivo para creer que se trata de efectuar un enlace interesado.

Si, por el contrario, al suponer invertidos los términos, surgiese la sombra de una duda, lo noble, lo correcto y lo digno es renunciar al negocio que se pretende disfrazar con el nombre de casamiento.

Reduzcamos más la cuestión. ¿Es censurable que, cegados por el cariño, se vaya a una unión sin mirar la escasez de medios de subsistencia y sin preocuparse de lo por venir? Sí, es censurable.

¿Es censurable que, dando por supuesta la existencia de cariño, se tenga en cuenta, al proyectar un matrimonio, la conveniencia de que el futuro o la futura posean un capital mayor o menor? Nada hay que censurar en ello.

Hay un deber moral que aconseja a todos la reflexión, y que a todos impone el cuidado de velar por las atenciones de la futura familia.

No tienen, moralmente, derecho los padres a sacrificar insensatamente a su voluntad el bienestar de los hijos. Cuando dispongan de elementos para subvenir a las más apremiantes necesidades, bien está que renuncien a lo superfluo y que hagan su casamiento sin previo cálculo.

Pero cuando se carece de términos hábiles para sufragar, no ya lo superfluo, sino lo perentorio, lo absolutamente indispensable, es obra de locos aumentar más esas necesidades, contraer más grandes obligaciones y echarse sobre los hombros una carga imposible de soportar por su enorme pesadez.

No faltará quien diga que, ajustando su conducta y su proceder a las líneas que trazadas quedan, resulta negada la posibilidad del matrimonio entre dos seres que, amándose entrañablemente, se encuentran en situación precaria.

¿Y qué ocurrirá con que esos seres no se casen?... Si de veras se quieren, preferirán vivir sin ser el uno agobio para el otro, y preferirán también morir sin ver realizadas sus amorosas aspiraciones a engendrar hijuelos que, como frutos de la conjunción de dos necesidades, sólo habían de tener la pobreza por patrimonio.

Importa no confundir la honrada previsión con el ansia de medro. Hace falta distinguir entre lo que es raciocinio cuerdo y lo que es afán de lucro.

Al dicho vulgar que, con romanticismo exagerado, nos habla del "contigo pan y cebolla", hay que oponer la lógica incontrovertible del adagio que, advirtiéndonos de lo futuro, exclama "antes que te cases mira lo que haces".

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 20407

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Tratamientos, márgenes, firmas y demás circunstancias de las cartas. El margen de la carta , si se escribe a persona de alta dignidad como al Pontífice, al Rey, a los Infantes y a los Consejos debe ser a media margen, y a los demás corresponde el que

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. Los anteojos, el lente y el anteojo de teatro. Si os ha dado la naturaleza dos buenos ojos con niñas negras y demasiado salidas que saben disparar miradas penetrantes bajo largas pestañas, no los cubráis jamás con anteojos ; dejad

  • Imagen Protocolo

    Comportamiento y compostura del niño. Los miembros a los que natura impuso vergüenza descubrirlos fuera de necesidad debe ser muy ajeno a una índole de hombre biennacido. Más aún: cuando la necesidad a eso obliga, aun ello, con todo, ha de hacerse con

  • Imagen Protocolo

    El Padre continúa. - Cada uno debe vestirse sin chocar la decencia, ni ofender la vista de los demás. Aquel a quien la fortuna no le permita usar vestidos de mucho valor, puede disponer los que lleve, del modo mas honesto, puede presentarse con limpieza;

  • Imagen Protocolo

    Respeto a los maestros. ¿Será Vd. atento con sus maestros? Tendré mucho respeto a mis preceptores, seré dócil a sus palabras, y les mostraré gratitud por el bien que me procuran. ¿Se enojará Vd. por las reprensiones que recibiere de sus padres, maestros

  • Imagen Protocolo

    Los buenos modales en la mesa. Hacer aguardar a los comensales después de la hora fijada para la comida porque falta esta o aquella de las personas convidadas es ofender a los presentes en honor de los ausentes, y es cosa tanto mas descortés cuanto éstos

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. El abate Cosson, profesor de bellas letras en el colegio Mazzarino, consumado en la enseñanza y arte del latín, griego y literatura, se reputaba por un pozo de ciencia , e imaginaba que un hombre, a quien eran familiares Persio y Horacio,

  • Imagen Protocolo

    Las comidas y las invitaciones. Las comidas desempeñan un gran papel en la vida social , desde la comida íntima de la familia, de la cual nos ocuparemos más adelante, hasta las que se ofrecen a los amigos y aquellas que por su importancia adquieren proporciones