Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Buenos modales a la hora de comer

La mesa es uno de los lugares donde los niños deben prestar más atención a la hora de comportarse bien

 

Urbanidad para el uso de los alumnos. 1848.

Cómo tener un buen comportamiento en la mesa: buenos modales en la mesa
La mesa y los buenos modales. Cómo tener un buen comportamiento en la mesa: buenos modales en la mesa

Cómo tener un buen comportamiento en la mesa: buenos modales en la mesa

Aquella urbanidad 

Ante todas cosas los alumnos han de recordar que es un acto grosero sentarse a la mesa con las manos sucias; deben pues lavarse, y hecho esto, sentarse, no en tropel y como si faltase tiempo para ello; es preciso observarse recíprocamente, esperar a los demás; que el ayo o superior lo indique, y no disputar jamás acerca del lugar, cediendo más bien el puesto preferente a los de mayor edad.

Sentados y arrimada la silla suficientemente, se desdoblará la servilleta, colocando una de sus puntas en el ojal de la casaca o levita, los de corta edad, para evitar el mancharse, cortando en seguida el pan en pedazos de tamaño regular para usarlo después.

Si un alumno está encargado de servir la mesa, debe hacerlo en primer lugar a la persona de más edad, si la hubiere, y siendo solo alumnos los presentes, irá sirviendo por la derecha, cuidando todos de ir siguiendo el plato por el mismo lado, anunciando su clase y preguntando a cada uno si gusta de él.

Jamás se servirá con la cuchara que se hubiere usado; se pone una limpia en el plato que se entrega para servirse, volviéndola cada uno a él después de haber tomado.

La glotonería es vicio muy reprensible y en el que no debe caerse; no se tomará cosa alguna con los dedos, ni se chuparán éstos; no se soplará con demasía a fin de enfriar los alimentos; no se llenará con exceso la cuchara, ni se roerán los huesos con afán; para descarnarlos se hará uso del cuchillo y del tenedor; tampoco ha de beberse a cada momento, siendo suficiente hacerlo entre plato y plato; y sobre todo ha de cuidarse mucho de no tocar el vaso sin limpiarse la boca antes y después de beber y de no salpicar al que se tiene inmediato, por torpeza en el manejo del cubierto; no mirando ni observando si los demás comen poco o mucho de una a otra cosa.

Tener las piernas en continuo movimiento, mientras se está en la mesa, es un defecto que debe reprimirse, porque es muy molesto, y cuando deba un niño comer con su familia, será criticado con razón, además de que, manchándose unos a otros, priva también de estar sentados con la firmeza y decoro necesarios.

Un niño debe ser sobrio y no pedir o servirse de una misma cosa repetidas veces; esto probaría glotonería además de ser perjudicial a la salud; útil es comer lo bastante, y prueba de mala crianza comer con exceso; en un mismo plato no se han de comer distintos manjares, ni se han de limpiar demasiado; cuando deba cambiarse de plato se dejará en él el cubierto usado, a menos que no fuese escaso el número; mas en ningún caso se usará la cuchara para dos o mas servicios.

El colmo de la grosería es tolerar en la mesa eructos o cosa semejante; cuando es imposible evitar los efectos naturales del estómago, conviene sepan los niños evitar la explosión, volviendo siempre el rostro a un lado, y tapándo la boca con la servilleta, o con el pañuelo fuera de la mesa.

En el manejo del trinchante, servicio de la mesa, honores de ella y demás minuciosidades, deben esmerarse los ayos para que los alumnos, adquiriendo desembarazo, se acostumbren a obrar con finura, al paso que, sin ridiculez; induciéndoles a conservar siempre el orden de preferencia que es debido, en el que constantemente es el último el que sirve a los demás, teniendo presente que si hubiere señoras en la mesa, las es debido servirlas primero.

"Solo hay dos formas de hacer las cosas: la correcta y la incorrecta". Charls Rou

Al concluir la comida ha de enjuagarse la boca, porque, además de decente, es sano y evita dolores de muelas; deben los alumnos observar las reglas establecidas en el colegio y fuera de él, conformarse a lo que vean, procurando no ser ni los últimos, ni los primeros en levantarse.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 21 personas le ha parecido
Valoración 3.6
con una puntuación de 3.6 sobre 5

Nota

  • 17505

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Sobre todo, hijos mios, no empleéis el tiempo en frivolidades. El hombre frivolo siempre parece ocupado, pero en nada de provecho. Para él los pequeños objetos son grandes, y desperdicia en bagatelas el tiempo y la atención que debiera emplear en cosas

  • Imagen Protocolo

    Reglas para la formación de las cartas. Cuando un inferior escribe a su superior, o a una persona de dignidad y de respeto, debe escribirse la carta en pliego entero . igualado y diviéndole en tres partes iguales, dejándose para margen la de la izquierda

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. El paraguas, bastón y fusta. Una buena caña de indias con puño de oro era el bastón de nuestros abuelos ; y más era un adorno que otra cosa, pues se llevaba demasiado largo y demasiado alto para que pudiese ofrecer un apoyo sólido

  • Imagen Protocolo

    Cuando se está invitado en casa de otro , no es educado servirse uno mismo, a menos que quien preside el banquete ruegue que cada uno se sirva a voluntad, o que se esté muy relacionado o muy familiarizado con él. Cuando se sirve uno mismo, es muy descortés

  • Imagen Protocolo

    La elección del papel y la redacción de la carta. La cuestión de la correspondencia es importante siempre en el arte de saber vivir. Empecemos por la clase de papel . Éste ha de ser elegante, distinguido e impregnado del mismo perfume que acostumbra a

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en sociedad. La conversación es el palenque en donde se ponen a prueba todas las cualidades de talento, amabilidad y finura , y es por lo tanto en donde se estrellan más fácilmente los hombres vulgares, y aun a veces los talentos

  • Imagen Protocolo

    Los buenos modales en la mesa. No comas muy aprisa no sea que te ahogues, y no lleves a la boca un bocado antes de tragar el otro, pues esto arguye glotonería. Para no suponer que te desagrada la comida que te dan, no incites al que está en la mesa con

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de los alimentos. En el hombre es inclinación tan natural buscar el placer en el beber y el comer , que san Pablo, al exhortar a los cristianos a que hagan todas sus acciones por el amor y la gloria de Dios, se consideró obligado a señalar de