Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El discurso repetido.

Un discurso puede ser interesante pero no tanto como para oirlo varias veces seguidas.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Entre las muchas anécdotas vividas por Don Sabino Fernández Campo, está una sobre la visita de Sus Majestades los Reyes a un centro cultural de un país Hispanoamericano.

La persona al frente de este centro cultural, poco ducho en recepciones de estas características, pronunció un discurso hecho a medida para la ocasión y dirigido a los Reyes de España. Durante la lectura del mismo, y debido a los nervios, se le descolocaron algunos folios del discurso, tratando de ordenarlos de forma nerviosa y apresurada. Pero un error se debió deslizar en esta colocación dando lugar a que el presidente del centro cultural leyera de nuevo una parte del discurso, por segunda vez. El mal rato que pasó, seguramente no se le puede desea a nadie, pero siguió adelante con su discurso.

Ligeramente abochornado, por lo ocurrido delante de tanta gente, y con mucha cautela, trató de ir averiguando las impresiones de los presentes ante tal error o equivocación. Al llegar a Don Sabino Fernández Campo, le comentó si Su Majestad el Rey había dicho algo al respecto. Don Sabino le contestó: "A Su Majestad el Rey le ha gustado mucho pero lamenta que no hubiese leído ese párrafo tan hermoso una tercera vez".

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Estatua de Winston Churchill

    El buen saber hacer de Wiston Churchill Durante un banquete oficial celebrado en Inglaterra con la asistencia de personalidades de todo el mundo, el Jefe de Protocolo observó como uno de los "ilustres" invitados se metía un salero de oro en el bolsillo

  • La palabra en la calle es vulgar.

    El taco sedativo. Soltar un taco no es siempre un signo de vulgaridad . Un taco bien dicho y en su momento oportuno llega incluso a alcanzar la belleza de la rotundidad. El taco es vulgar cuando vulgar y ordinario es quien lo dice , y mucho peor que un

  • Estatua Otto von Bismarck. ¿Cómo puedo dirigirme al señor Bismarck? La esposa de un gran escritor

    ¿Cómo puedo dirigirme al señor Bismarck? La esposa de un gran escritor ¿Qué tratamiento utilizar? La importancia de conocer el tratamiento de una persona es fundamental para podernos dirigir a ella de forma correcta, como vemos sucede en la siguiente

  • Rey Alfonso XIII y su esposa Victoria Eugenia de Battenberg

    Un placer muy 'humano' Una curiosa anécdota leída en un estupendo libro de don Carlos Fisas (La sonrisa de los reyes), nos viene a corroborar que todos, incluso los reyes, hacemos cosas poco protocolarias en nuestra intimidad. Comentan que estaba desayunando

  • José Luis Rodríguez Zapatero de la mano a Mariano Rajoy Brey.

    ¿Qué les gusta a las primeras autoridades del Estado? La mayoría de los desplazamientos internacionales del presidente de Gobierno de España y de sus ministros y altos cargos se realizan en un Airbus A310 o en un Falcon 900. Todos ellos van cargados

  • Estatua Rey. Protocolo, poder y jerarquía

    El protocolo afirma y representa el poder constituido Diferenciar el protocolo de las buenas maneras Guillermo , el hijo mayor del Príncipe de Gales , entra en la sala donde yo estoy sentada conversando con un grupo de personas. Todas se callan y se levantan.

  • Imagen Protocolo

    Colarse en un besamanos del Papa. Después de la muerte de Juan Pablo II , y de toda la compleja organización de su funeral, se sucedió la ceremonia de entronización del nuevo Papa, Benedicto XVI . Cuentan que durante el "besamanos" del nuevo Papa, rompiendo

  • Imagen Protocolo

    La cortesía y el saber hacer de Don Manuel Fraga Iribarne. En cierta ocasión don Juan Carlos I debía cerrar un acto en Santiago y cuando estaba finalizando su discurso cayó en la cuenta de que, por un error de protocolo, el presidente de la Xunta no había