Logo Protocolo y Etiqueta

Ponerse el sombrero

El sombrero es un complemento del vestuario que apenas se utiliza, salvo cuando se ponen de moda alguna temporada

 

House of Commons, Reino Unido, en el Palacio de Westminster.
Cámara de los Comunes. House of Commons, Reino Unido, en el Palacio de Westminster.

La Cámara de los Comunes: ponerse el sombrero

El uso del sombrero , no es un tema demasiado conocido, debido, en gran medida, a que en la actualidad es un complemento del vestuario de poco uso. Su uso queda limitado, en la mayoría de los casos, por razones de moda y por cuestiones culturales o de tradición -por ejemplo, las personas mayores que tienen la costumbre de usarlo a diario-.

La regla de oro y más conocida para el uso del sombrero es: quitarse el sombrero dentro de los sitios cubiertos, sobre todo para los hombres. Pero veremos que, como siempre, hay excepciones curiosas a esta regla.

¿Cuándo está permitido permanecer con el sombrero puesto?

En la Cámara de los Comunes -House of Commons- del Reino Unido, los diputados que quieren tomar la palabra durante una votación deben hacerlo poniéndose el sombrero y dirigiéndose a la presidencia.

Este comportamiento parlamentario perdura hasta nuestros días, donde se torna algo complicado ponerse un sombrero que nadie suele llevar de forma habitual. ¿Cuál es la solución? Los diputados se tocan la cabeza para dirigirse a la presidencia o se cubren la cabeza con una carpeta o con algo que tengan a mano.

Es posible ver escenas realmente divertidas cuando algún diputado ingenioso se cubre con lo primero que tiene a mano. No siempre el sombrero, como acabamos de ver, sirve para saludar o para preservar la cabeza de las inclemencias del tiempo.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Julián Besteiro Fernández

    ¡Señorías, cuidado con sus chaquetas! Presidiendo una sesión de las Cortes Don Julián Besteiro (Sindicalista y político español -Madrid, 1870 - Carmona, Sevilla, 1940-), durante la época estival, el calor se hacía insoportable. Besteiro, como presidente

  • El Rey y el equipo médico que le operé.

    El protocolo. Como tantas cosas, como la credibilidad de ZP o como las pretensiones presidenciales de Carmen Chacón, el protocolo ya no es lo que era. El protocolo era aquello por lo que se peleaban las autoridades locales, a ver a quién sentaban mejor

  • Rosa Parks en un autobús

    No ceder un asiento puede ser el inicio de un gran cambio Una modesta costurera americana de raza negra, Rosa Louise McCauley , quien ha pasado a la historia más conocida por su nombre de casada Rosa Parks , decide tomar un autobús una fría tarde de diciembre.

  • Retrato de Gioachino Rossini.

    La "generosidad" de un anfitrión Cuando se actúa de anfitrión , hay que ser generoso ofreciendo alimentos y bebidas de calidad, y en cantidad suficiente para que los invitados queden satisfechos. En una ocasión, Rossini , fue invitado a casa de una distinguida

  • Buenas Maneras.

    El juego de "Las Buenas Maneras" La Obra Social de "La Caixa", en su web Taller Intergeneracional nos ofrece de forma gratuita un juego muy divertido para los niños. Hay dos opciones para elegir: de los 6 a los 8 años, o bien, de los 9 a los 12 años.

  • Imagen Protocolo

    Diferenciar el protocolo de las buenas maneras. Guillermo, el hijo mayor del Príncipe de Gales, entra en la sala donde yo estoy sentada conversando con un grupo de personas. Todas se callan y se levantan. El príncipe (que tiene edad para ser mi hijo)

  • Imagen Protocolo

    No hubo próxima vez. En los funerales del rey de Francia Luis XVIII (Luis XVIII murió el 16 de septiembre de 1824,) se produjeron algunos fallos que fueron percibidos por el hermano del rey difunto y sucesor suyo, Carlos X . Durante el entierro, en la

  • Imagen Protocolo

    La cortesía y el saber hacer de Don Manuel Fraga Iribarne. En cierta ocasión don Juan Carlos I debía cerrar un acto en Santiago y cuando estaba finalizando su discurso cayó en la cuenta de que, por un error de protocolo, el presidente de la Xunta no había