Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes de urbanidad en la iglesia.

Normas de comportamiento de las niñas en la iglesia.

 

Compendio de las más esenciales Reglas de Urbanidad y buena crianza para niñas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La urbanidad en la iglesia.

¿Qué debe hacer una niña bien educada al entrar en la iglesia?

Humedecer los dedos anular e índice de la mano derecha en agua bendita y presentarla a las señoras que le acompañen; persignarse con devoción, doblar la rodilla derecha al pasar por delante del altar en que esté reservado el Santísimo Sacramento, o las rodillas si está expuesto, y guardar la mayor compostura, gravedad y recogimiento mientras esté en el templo que es la casa de Dios. Debe además la niña estar muy atenta a las ceremonias del culto y hacer en misa cuanto su mamá o su maestro le hayan enseñado, o vea hacer a los demás.

¿Cómo saludará la niña a los ministros del culto?

A los Prelados, esto es, a los Obispos, Arzobispos o Cardenales, besándoles el anillo que sirve de insiginia a su alta dignidad; y a su confesor y a los demás sacerdotes, besándoles la mano.

¿Qué deben hacer las niñas cuando vean pasar el Viático para algún enfermo?

Arrodillarse y rezar por el que padece.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8282

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Las personas aduladoras. Un conocimiento exquisito de nuestras obligaciones, y una exacta fidelidad en cumplirlas, es otra de las bellas cualidades de la política y la urbanidad . Es menester que no nos perdamos de vista, y que estemos siempre sobre nosotros

  • Imagen Protocolo

    Ser cortés, expresiones naturales. Deben desterrarse del trato social las protestas exageradas , si no falsas, que ciertos entes se permiten a cada paso, tales son por ejemplo: "yo soy, señora, el más rendido servidor de Vd."; "me tendré por el hombre

  • El origen de las reuniones y conversaciones. Reuniones en los castillos feudales

    El origen de las reuniones y conversaciones Aquella urbanidad La idea de la ganancia , cuando se fija por algún tiempo en un entendimiento débil, ardiente, subyugado por vanas combinaciones, convierte la duda en certidumbre y hace mirar como infalible

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las faltas que pueden cometerse contra la cortesía hablando contra la caridad debida al prójimo. La urbanidad es tan exacta en lo que mira al prójimo, que no permite que se le hiera de ningún modo; por eso no da libertad para hablar nunca

  • Imagen Protocolo

    De los bailes. Un convite a un baile debe hacerse, a lo menos, ocho días antes , pues es indispensable todo este tiempo para que las señoras dispongan sus adornos. Regularmente se hacen por medio de una corta esquela poniendo, en nombre de los dueños

  • El origen de las reuniones y conversaciones. Reuniones en los castillos feudales

    El origen de las reuniones y conversaciones Aquella urbanidad Cuando en el siglo IX quedaron disueltos en Europa casi todos los vínculos gubernativos, cada hombre según sus fuerzas procuró robar o destruir, levantar fortalezas para defenderse, o reunir

  • Imagen Protocolo

    La amistad. Los jóvenes suelen tener entre sí una franqueza tan indiscreta, que les hace caer en mil lazos y ser la burla del suspicaz o falso amigo; creen que todo el que se les arrima y les llama amigo lo es verdaderamente , y le pagan esta declaración

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad de la nariz. Del modo de sonarse y de estornudar. Es indecoroso arrugar la nariz , y normalmente sólo los burlones lo hacen; también es descortés moverla; ni siquiera hay que tocarla directamente con la mano o con los dedos. Es norma de cortesía