Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El aseo del joven rural. Segunda parte.

Es de mala impresión ver a uno con mucha barba, excepto a los que se la arreglan bien y a menudo.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El aseo.

Como se sabe, nuestro cuerpo está siempre transpirando sustancias, siendo necesario su limpieza. De desear fuese que todos dispusiéramos de cuarto de baño, pero tan bonito medio no se puede pedir en los pueblos, donde hay un simple arroyuelo, y de enhorabuena si corre todo el año.

¿Qué hacer? ...

Indispensable es asimismo mudarse, por lo menos, una vez a la semana, y dos en el verano; caso contrario, nos exponemos a ser repugnantes a la sociedad.

Aún exigen mayor limpieza los pies, que se ensucian constantemente por el sudor a causa del ejercicio. Para evitar el mal olor, es conveniente lavarlos todas las semanas en verano, y cada quince días en invierno. No hay pueblo donde no haya agua para lavarse los pies.

Entre la juventud ocupa un lugar muy importante el arreglo del pelo. Prescindiendo de las modas, no se puede preservar uno en sociedad con el pelo de la "dehesa"; conviene, pues, cortarle de tiempo en tiempo, y peinarle a diario.

El cuidado de la barba también afecta a la Urbanidad; los hombres de buena sociedad, se afeitan diariamente; en los pueblos, dos veces a la semana. Es de mala impresión ver a uno con mucha barba, excepto a los que se la arreglan bien y a menudo.

"Antes de fumar es correcto y recomendable pedir permiso"

Los fumadores tienen sus reglas; no se puede fumar molestando con el humo a los demás, sobre todo si son señoras. No está mal que pidamos permiso, si estamos con personas que no fuman.

Nuestra constitución biológica nos lleva a salivar y limpiar la nariz, actos de suyo repugnantes, más si no guardamos ciertas precauciones, para no molestar a las personas que nos rodean. Nunca haremos esfuerzos violentos que producen sonidos de cornetín desafinado. Para estos menesteres, se usa el pañuelo limpio, empleándole de este modo: Se saca doblado del bolsillo, y se extiende del todo; se toma aproximadamente por el centro, y sin meter ruido se limpian las narices, o se recoge lo de la boca; terminado, se guarda con mucha gracia y aseo, sin doblarlo más. No está bien mirar al pañuelo después de usado; es cosa desagradable.

Si tenemos necesidad de toser o estornudar delante de personas, se pone el pañuelo delante de la boca, volviendo un poquito la cabeza hacia el lado desierto. Si estamos rodeados, bajémosla un poquito y a nadie salpicaremos con nuestra saliva.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7923

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en sociedad. La conversación es el palenque en donde se ponen a prueba todas las cualidades de talento, amabilidad y finura , y es por lo tanto en donde se estrellan más fácilmente los hombres vulgares, y aun a veces los talentos

  • Imagen Protocolo

    Disección de los peces. El rodaballo. La carne de este pez se sirve con la trulla . Se echa una línea que le divide en dos partes hasta la espina y otra transversal; se levantará con la trulla o con cuchara los trozos comprendidos entre estas líneas.

  • Imagen Protocolo

    Del Aseo. El aseo, al paso que manifiesta la pureza del alma, contribuye eficazmente al buen estado de nuestra salud y a aumentar nuestra robustez, así como da una idea muy ventajosa de nuestro talento, porque revela hábitos de orden , de exactitud y

  • Imagen Protocolo

    El vestido. Jóvenes en el ámbito rural. Lo más visible en el hombre es el vestido . El vestido fijaba muy a menudo la posición de las distintas clases sociales. En varios órdenes nacionales, es la librea con la cual distinguimos las jerarquías y sus diferentes

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del niño a la hora de acostarse. En el dormitorio se alaba el silencio y la vergüenza; ya de por sí el griterío y la charlatanería son indecorosos, mucho más en el lecho. Así cuando te desnudes como cuando te levantes, acordándote del pudor,

  • Imagen Protocolo

    Disección de las aves. Pavo. Se trincha de dos modos: el primero consiste en levantar un alón y un anca por el mismo lado, y luego el alón y anca opuestos ; se ponen las ancas aparte, después de haberlas dividido en dos trozos, y los alones se cortan

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Puede prometerse un opulento merecer el aprecio y consideración de sus semejantes por sus meras riquezas materiales? ¿Qué prendas hacen brillar al hombre en la culta sociedad? ¿Cuáles son las cualidades que sirven de base

  • Imagen Protocolo

    De las reglas para trinchar y servir en la mesa. ** Pregunta. ¿Qué se hace en seguida de trinchar? Respuesta . Se corta en dos partes el trozo de pechuga separado, y colocándose en otro plato, córtese igualmente en dos trozos el muslo, se saca entera