Logo Protocolo y Etiqueta

Lección sobre el carácter.

No hay cosa tan delicada como el carácter moral, y en nada debe ser uno tan interesado como en conservarle puro.

 

Lecciones de Mundo y de Crianza. Cartas de Milord Chesterfield. 1816.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El carácter.

El hombre que no tiene formado y decidido un carácter de verdad, probidad, buen modo y buena moral cuando se presenta en el mundo, bien podrá lucir y deslumbrar, pero será por muy corto tiempo, como los meteoros, pues se verá bien pronto desvanecido con desprecio; porque las gentes disculpan con facilidad en los jóvenes los defectos propios de los sentidos, pero no perdonan el más pequeño vicio del corazón .

El carácter moral de un hombre no basta que sea puro, es menester que sea sin sospecha; pues la más leve duda, la menor tacha es muy fatal; nada degrada ni envilece tanto como ser notado de mal carácter, porque excita y reúne la detestación y el menosprecio.

Sin embargo hay en el mundo hombres tan abandonados que se burlan de todas las nociones de moral, sosteniendo no haber más moral que la política, y que todo depende de las costumbres y circunstancias en que uno se encuentra; los hay tan perversos que hacen vanidad de propalar estas absurdas e infames ideas, sin creerla ellos mismos.

Evita cuanto puedas la compañía de tales gentes, porque siempre toca algún grado de su descrédito y vileza, a los que les tratan; pero como alguna vez casualmente puedes concurrir con ellos, te suplico que tengas gran cuidado de que ni la complacencia ni el buen humor ni la libertad de la mesa, hagan nunca creer a los circunstantes que tu condesciendes, y mucho menos que apruebas o aplaudes doctrinas tan escandalosas; también te recomiendo que no te metas en disputas, ni entres en serios argumentos sobre tan detestables asuntos, contentándote con decirles, que sabes no hablan con formalidad, que tienes de ellos mejor opinión de la que quieren que formes en aquel momento, y que estás segurísimo que no practicarán la moral que entonces ostentas; pero en separándote de ellos, señálalos en tu memoria, para huirles siempre.

"Declárate siempre el amigo de la virtud, aunque jamás el predicador"

No hay cosa tan delicada como el carácter moral, y en nada debe ser uno tan interesado como en conservarle puro; porque el hombre en quien se sospecha que caben la injusticia, la malignidad, la perfidia, la falsedad, etc. aunque por otra parte tenga los mejores conocimientos y las mejores partidas, nada será bastante a procurarle estimación ni respeto; por consiguiente te encargo el más escrupuloso miramiento a tu carácter moral, y el mayor cuidado a no decir ni hacer cosa que pueda, ni aún por asomo, mancharle; declarándote siempre el amigo de la virtud, aunque jamás el predicador. Al hombre más encenagado en los vicios, y con el mayor apego a sus malas costumbres, le oirás desear buena fama y buenas ausencias; con que si un pícaro anhela por ser creído hombre de buen carácter, no es imaginable que un hombre honrado le descuida o desprecie.

Sobre todo no tengas más que una palabra, porque el no mantenerla es una necedad, un desdoro y un delito; es una necedad, porque nadie se fiará de ti en adelante; es un desdoro, porque tú mismo te desacreditas para siempre; y es un delito, porque la verdad es el primer deber de la religión; y así el que no se tiene por hombre de palabra, no se cree que pueda tener ninguna otra buena cualidad, y es detestado con razón de la confianza de los hombres honrados; y así te repito que seas muy celoso de la pureza de tu carácter moral, pues jamás atacan la difamación y la calumnia donde no hallan algún flaco o algún fundamento; y aunque es verdad que siempre aumentan los defectos, pero jamás los crean de nuevo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6717

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Mesa de póquer con una jugada.

    Urbanidad en el aseo, juegos y diversiones Aquella urbanidad Del aseo y limpieza, especialmente en la mujer Debemos tener siempre mucha limpieza en la cara, ojos, narices y manos, ordenado el cabello, y cortas y limpias las uñas. Es preciso cuidar para

  • Imagen Protocolo

    Cuidado del cuerpo. El cuidado del cuerpo debe consistir principalmente en dos cosas: 1º. En procurar conservarlo sano. 2º. En cuidar de hacerlo ágil y robusto. Gran parte de nuestras enfermedades proviene de los excesos en el comer , ya por la cantidad,

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los amigos. Las personas indiferentes no quieren tomarse la molestia de descubriros vuestros defectos; las personas malignas se burlan de ellos y os elogian para que no os enmendéis; solamente un amigo sabe hablar sin ofender, y con amabilidad

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 77. ¿Cómo ha de cuidar el cabello? Cuide del cabello como otro de sus adornos, como un hermoso velo que la naturaleza concedió á la mujer. La cabellera no se deja caer ya rizada sobre las espaldas como,

  • Imagen Protocolo

    Las disputas en sociedad. Los jardines de los filósofos de Atenas estaban cerca unos de otros, y nunca hubo en el mundo vecinos menos turbulentos ni menos celosos ; un camino de olivos, un bosque de mirtos o una línea de rosales separaba sistemas filosóficos

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) Claro que la intensidad de esa opacidad que he comentado antes, o si se prefiere del irracional automatismo jergal adorniano, se encontraba asimétricamente distribuida en función del factor

  • Imagen Protocolo

    La nobleza venida a menos. En esta caza, la nobleza contrajo un poco de fango, y, lo que es peor, se dejó arrebatar muchas riquezas; lo que con doble razón hizo disminuir su crédito. Los príncipes a quienes la nobleza potente había impuesto en los siglos

  • Imagen Protocolo

    De la conversación. No mintáis jamás , pues fuera de que la mentira es indigna de un hombre de honor, se descubre muy fácilmente en el mundo, y expone a un bochorno y la ridiculez. Todo lo ha leído, Arcas, dice Labruyere, a quien citamos tan a menudo,