Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Moralidad. El rincón de la chimenea. Parte I.

Al lado de las reglas severas de la etiqueta y de los placeres ceremoniosos de una sociedad, hay que valorar la felicidad de la vida doméstica, y las satisfacciones pequeñas.

 

El hombre fino al gusto del día, o Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Moralidad. El rincón de la chimenea.

Entre las ciencias la más difícil, como la más indispensable es la de conducirnos en el mundo. Hemos expuesto el cuadro fiel de las cargas que la sociedad impone a cada uno de sus miembros; ahora toca al lector pesar las ventajas que le proporciona o las incomodidades que puede ocasionarle. En cuanto a nosotros toca, sin querer prevenir el juicio de nadie, juzgaríamos por incompleta la tarea que nos hemos propuesto, si al lado de las reglas severas de la etiqueta y de los placeres ceremoniosos de una sociedad, no manifestásemos la felicidad de la vida doméstica, y las satisfacciones pequeñas, y fáciles felicidades del rincón del hogar propio.

Es cierto que es indispensable seguir las prácticas constantes y las leyes de la urbanidad. Esta sola puede comunicar gracia y hechizo. Las palabras y las acciones constituyen parte de la educación en términos que no hay cosa que la pueda suplir; pero en el mundo se la experimenta a veces imperiosa y dominante, y solo en el centro de la vida doméstica, y familiaridad de la propia casa es en donde se manifiesta franca, natural y seductora; porque allí está desnuda de exigencias y pretensiones.

A casi todos los hombres arrastra la manía de ir a buscar gustos y diversiones fuera de su casa. El uno deja su excelente puchero para tener una mala comida en una fonda; el otro no tiene por bueno ningún café sino el que toma en casa del comerciante N., y ¡cuántos casados con mujeres hermosísimas se van detrás de una actriz llena de afeite y colorete! ¡Ah, si todos estos locos conociesen las delicias de su casa!

"Las palabras y las acciones constituyen parte de la educación en términos que no hay cosa que la pueda suplir"

Byron lo dijo: " no hay cosa tan buena en esta vida como el rincón de casa, y la conversación doméstica "; y en efecto, entre la familia todo es común; talentos, alegría y buen humor. El amor propio, tirano de la conversación, pierde todo su poder; no se procura brillar a costa de nadie; es una partida o un juego en que son iguales los tantos. Las graves tertulias, las discusiones políticas, las reuniones literarias, ¿equivalen nunca el desahogo alegre de dos antiguos y buenos amigos en cualquiera de las casas de entrambos?

Hay muchos que no pueden comer solos, admiten los convites a troche y moche, o comen en la fonda por no saber qué hacerse. Estos tales desconocen el placer que les aguardaba en su propia casa. Allí cerquita de la chimenea hagan poner una mesita elegantemente servida; y satisfecho ya el primer apetito conocerá cualquiera que sus ideas se refrescan; bien pronto vendrán a distraerle reflexiones llenas de encantos, de originalidad y de aquellos pensamientos que le acercan a las ideas felices de la juventud; y si tu genio perezoso quiere de todos modos conversación, coja de su biblioteca un tomo de la Fontaine, la La Bruyere o de Wanton, ¿qué más amables interlocutores podrá encontrar? ¿Preferirá acaso la fría charlatanería de las mesas, o las trivialidades que necesariamente ha de escuchar en las mesas redondas?

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7498

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Aula de una escuela con niños escribiendo en la pizarra.

    Deberes del niño para consigo mismo Aquella urbanidad ¿Qué deberes te impone la civilidad con respecto a tu persona? Entre otros muchos, que por moralidad tenemos que guardar, debo en primer lugar ser muy limpio y aseado, para evitar el asco y el fastidio

  • Imagen Protocolo

    72. ¿Se interesará Vd. por otra persona de su particular afecto si le ocurriese una desgracia? 73. El que va a emprender un viaje, ¿deberá despedirse de los amigos? 74. Cuando una persona favorezca por primera vez nuestra casa, ¿qué ofrecimientos le haremos?

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en la casa y en el juego. ¿Referirá Vd. lo que se hace en su casa? Contar fuera de mi casa lo que sucede en ella, además de otros inconvenientes, me expondría a decir cosas quo mis padres no quieren participar a otras personas. ¿Puede Vd. incurrir

  • Imagen Protocolo

    Respeto a los padres, maestros y mayores. El cuarto mandamiento del Decálogo nos intima con estrechez la reverencia y respeto para con nuestros padres ; es el primer precepto, que se nos impone, en la segunda tabla de la Ley de Gracia, y al que debemos

  • Imagen Protocolo

    Cuando se pierde, la educación exige pagar siempre antes de que se lo reclamen; pues es señal de espíritu generoso y de persona bien nacida pagar lo que debe en el juego, sin denotar ningún pesar. Nunca hay que comenzar a jugar con una persona de rango

  • Notre pays de France. Bretagne.

    La urbanidad para señoritas de Saturnino Calleja Aquella urbanidad Aunque los preceptos de la urbanidad obligan por igual a los dos sexos , es indudable que no todos los que se recomiendan al hombre son aplicables a la mujer, que desempeña en la vida

  • Imagen Protocolo

    Del modo de estar en pie, sentarse y andar. Sea que estemos en pie, sentados o andando, debemos tener siempre el cuerpo recto , y sobre todo la cabeza derecha, sin inclinarse hacia delante ni hacia los lados. Cuando estamos en pie, principalmente delante

  • Imagen Protocolo

    Los defectos en la reuniones y conversaciones. El que quiere dar pruebas de mucho talento se encarga de todo el peso de la conversación y pierde en efecto todo lo que gana en admiración, porque generalmente hablando, los hombres no estiman a aquellos