Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Modo de conducirnos en los establecimientos públicos. II.

La educación y el comportamiento correcto en los espacios públicos.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La compostura está bien en todas partes, y no está de más guardarla en los cafés.

Así como el hombre nunca debe olvidarse de que es hombre, el de buena educación en ningún lugar debe olvidar la que ha recibido, y que cualquiera acción grosera que haga, donde quiera que esté, le rebaja y le denigra.

Ahora está muy en uso que las señoras entren en los cafés, principalmente si las acompaña un caballero.

Si este lugar permite mayor soltura al hombre, prescribe a la mujer que se revista con el velo impenetrable del pudor y la modestia. Por lo mismo que está más expuesta a las miradas de todos, debe guardar con sumo esmero las leyes de la decencia y del decoro.

Tomaremos con aseo la bebida que hayamos pedido, hablaremos bajo, y nunca nos apoderaremos del periódico que otra persona haya empezado a leer.

Análogos miramientos se han de guardar en las pastelerías, y fondas públicas, no permitiéndonos nunca tomar de la mesa inmediata el salero, las vinagreras y el agua, pues sería una desatención imperdonable.

En todos estos lugares es menester hablar con dulzura a los criados, y hacer el menor ruido posible.

Cuando entremos en una tienda, pediremos lo que queramos con amabilidad, sin usar jamás de aquel tono desabrido que toman las personas de poco juicio, cuando tratan con inferiores.

Si desde luego no nos presentan los géneros que deseamos, y nos vemos forzados a reconocer un gran número de ellos, procuremos excusarnos con el mercader por la molestia que le causamos, y expresémonos con él de manera que le demos esperanzas de volver.

También, a su vez, el mercader está obligado a guardar mil atenciones al comprador, y saludarlo con urbanidad, procurando mostrarse paciente, amable y deseoso de complacerle.

En los viajes, el caballero dará la mano a una señora para subir al coche o para bajar de él, y la ofrecerá su asiento, si el que ella ocupa es más incómodo. Preciso es saber que los asientos más cómodos son los del fondo del coche, y los menos cómodos todos los que tienen la espalda a su frente; y que de los primeros, los preferentes son siempre los de la derecha, y de los segundos, los de la izquierda.

Las señoras por su parte procurarán no abusar de la preferencia que la urbanidad les concede.

Es impolítico fumar dentro del coche.

En las paradas, los caballeros preguntarán a las señoras si desean algo, y cuando se detienen a comer, las servirán y obsequiarán en la mesa.

Iguales reglas se observarán viajando por mar.

Los caballeros galantes sacrifican siempre su comodidad a las consideraciones que deben guardarse a las señoras.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10755

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. Si la manía de hablar antes de reflexionar no fuese tan común, no se oirían tantos discursos oscuros y revueltos, cuyo objeto y cuyo fin no se columbran, y que pueden compararse

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Los pescados pequeños que se presentan fritos o asados se sirven enteros. Los pescados mayores se trinchan con cuchara, tirando un corte recto desde la cabeza hasta cer­ca de la cola por en medio del costado; luego se dan

  • Imagen Protocolo

    Religión. Los errores y engaños , en materia de opiniones, si son sinceros merecen lástima antes que mofa; porque la ceguedad del entendimiento no es menos digna de compasión que la de los ojos. Al hombre que se desvía de la senda, hacia el uno o el otro

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. La atención en las reuniones se divide en dos ramos muy diferentes, de los cuales el primero comprende aquella afectuosa sensibilidad que adivina las necesidades de los demás y las previene, y el segundo comprende

  • Antigua mesa de comedor de una casa

    Urbanidad en la casa y a la mesa Aquella urbanidad Y al llegar a nuestras casas, ¿qué haremos? Saludar antes que todo a nuestros padres y si encontramos alguna persona de visita en nuestra casa saludarla con respeto y cuidando siempre de que nuestra fisonomía

  • Imagen Protocolo

    161. Conocer los defectos dulces. El hombre más perfecto no se escapa de algunos, y se casa o se amanceba con ellos. Haylos en el ingenio, y mayores en el mayor, o se advierten más. No porque no los conozca el mismo sujeto, sino porque los ama. Dos males

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las rodillas, piernas y pies. La urbanidad exige que cuando se está sentado se tengan las rodillas en su postura natural ; es poco decoroso apretarlas demasiado o separarlas mucho; pero, sobre todo, es de mal gusto cruzarlas una sobre otra,

  • Imagen Protocolo

    Actos inconvenientes o degradantes. Las mujeres hacen gala de delicadeza y de timidez, como lo prueba su irritabilidad a las sensaciones algo fuertes y su espanta a la menor sombra de peligro. Saben afectar una especie de languidez y gracia que llega