Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las habitaciones de la casa.

El equipamiento de las habitaciones de una casa, sus muebles y enseres. Su cuidado.

 

Guía práctica de las familias.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las habitaciones de la casa.

El primer grado de riqueza de una sala consiste en estar colgada de tercippelo o labrado, tener espejos que cubran sus paredes de arriba a bajo, un magnífico cielo raso pintado, lujosos divanes de seda, pavimento de caoba, etc.; el segundo en estar pintada al fresco, ostentando columnas y espejos intermedios, un pavimento de roble con adornos, confidentes y sillones de seda cubiertos; el tercer grado se limita a un papel atercipela, una sola otomana o sofá de casimir o paño estampado, etc.; y el cuarto, por último, a un sensillo papel pintado, sillones y sillas de terciopelo de Utrech o cerda y todos los demás objetos en proporción.

En los dos primeros se cubre enteramente el suelo en invierno de magníficas alfombras; en los otros dos solohay esteras de más o menos precio y una alfombrita delante del sofá.

No describiremos los accesorios de un salón opulento porque esta es cuestión de lujo y gusto. Los floreros, los candelabros de bronce, los relojes, las lámparas, las consolas, las pinturas, las cortinas, los pianos, cuanto constituye, en fin, el adorno de la principal habitación de la casa, todo varía según las localidades, la moda y el capricho de los propietarios. Nada aportaremos acerca de los objetos que pueden tener cabida en una sala decorada con medianía.

En el adorno de la alcoba o cuarto de dormir reinará siempre la mayor sencillez; la cama, sin embargo, requiere un cuidado particular. Para que sea completa, debe componerse de un colchón de cerda, dos de lana y un plumón colocado en medio de estos últimos; o bien de un gergón de paja, de un colchón y un plumón, en cuyo caso, aunque algo menos buena que la anterior es, en cambio, mucho más barata.

Las mantas se sacudirán fuertemente por la mañana en las ventanas, si el tiempo lo permite, y las sábanas quedarán expuestas al aire por algún tiempo; esta es una medida de higiene recomendada por los mejores médicos, y cuya razón se concibe muy bien. Las emanaciones del cuerpo, la insensible traspiración, el sudor, no deben percibirse en la ropa del lecho, si este ha de ser todo lo sano que pueda apetecerse, por lo cual varios profesoresde higiene aconsejan no echar las sábanas en la cama hasta el momento de hacerla por la noche; pero esto sería una sujeción desagradable cuando basta sacudirlas y airearlas, como queda dicho, en la ventana.

Los colchones se levantarán todas las mañanas y el gergón bastará removerle cada ocho o quince días. En la colcha, guarniciones de sábanas y almohadas, almohadones, etc., puede ostentarse todo el lujo que se quiera; pero si esto no es posible, debe reinar por lo menos la más esmerada limpieza. Un armario grande con perchas, una mesa de noche, un lavabo, un pequeño tocador, una lamparilla y algún otro objeto menos necesario son los únicos muebles que tienen cabida en el cuarto de dormir.

El despacho del amo de la casa jamás debe ofrecer un aspecto tan elegante como la pieza de labor de la señora. Algunos estantes para libros, sillones de cerda negra, un reloj y una mesa de despacho con su correspondiente escribanía y demás accesorios bastan para alhajar esta habitación.

Respecto a las piezas de labor y tocador del ama de casa, al buen gusto de ésta corresponde decorarlas como mejor le parezca , y según los medios de que pueda disponer.

Todas estas habitaciones se barrerán y limpiarán diariamente, pasando un paño de lana por los muebles, los cuales se cuidará de no exponerlos a la humedad ni al sol. Entre el barrido y la limpieza debe mediar un corto intervalo de tiempo a fin de que se asiente el polvo que se levanta.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15686

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Máximas útiles a la juventud

    Educación, valores y buenos modales: máximas y citas de interés para la vida Aquella urbanidad - Amemos y respetemos a nuestros padres si queremos merecer la alabanza pública. - El que es mal hijo , tarde o temprano toca los efectos del remordimiento.

  • Imagen Protocolo

    El vestido. Jóvenes en el ámbito rural. Lo más visible en el hombre es el vestido . El vestido fijaba muy a menudo la posición de las distintas clases sociales. En varios órdenes nacionales, es la librea con la cual distinguimos las jerarquías y sus diferentes

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las faltas que se cometen contra la cortesía al hablar sin consideración, con ligereza o inútilmente. Hablar inconsideradamente es hablar sin discreción, sin mesura y sin prestar atención a lo que se dice. Para no caer en este defecto, el

  • Imagen Protocolo

    Cuidado del cuerpo. El cuidado del cuerpo debe consistir principalmente en dos cosas: 1º. En procurar conservarlo sano. 2º. En cuidar de hacerlo ágil y robusto. Gran parte de nuestras enfermedades proviene de los excesos en el comer , ya por la cantidad,

  • Imagen Protocolo

    Equitación. De la silla. Se usan dos clases de sillas, la francesa y la inglesa ; la de picar es propia de los que ejercitan este arte, y la silla húsar pertenece a la caballería ligera. La silla inglesa es más elegante y menos pesada que la francesa

  • Imagen Protocolo

    Sobre todo, hijos mios, no empleéis el tiempo en frivolidades. El hombre frivolo siempre parece ocupado, pero en nada de provecho. Para él los pequeños objetos son grandes, y desperdicia en bagatelas el tiempo y la atención que debiera emplear en cosas

  • Imagen Protocolo

    Amabilidad. "Es un hombre amable". Con esto se cree haberlo dicho todo; pero no obstante, las cualidades que constituyen un hombre amable son puramente relativas . El hombre amable de un siglo o de un país, no se parece al de otro tiempo y al de otro

  • Personas sonrientes

    Las personas que caen bien. Las personas que agradan Aquella urbanidad Si examinamos prolijamente el por qué unas personas nos gustan más que otras , teniendo igual o mayor mérito, hallaremos que la razón es porque los primeros tienen cierta gracia que