Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La urbanidad de la boca y los labios.

La urbanidad no consiente que se tenga nada en la boca, ni permite tener algo entre los labios o los dientes.

 

Reglas de cortesía y urbanidad cristiana para uso de las escuela cristianas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La urbanidad de la boca, los labios, los dientes y la lengua.

La boca no debe estar ni demasiado abierta ni demasiado cerrada; y cuando se come, no hay que tener nunca la boca llena, sino que hay que comer con tal moderación que pueda estar uno en condiciones de hablar fácilmente y hacerse entender claramente cuando se presente la ocasión.

La cortesía exige que la boca esté siempre limpia, y para ello es conveniente lavársela todas las mañanas; con todo, no es educado hacerlo ni en la mesa ni en presencia de otros.

La urbanidad no consiente que se tenga nada en la boca, ni permite tener algo entre los labios o los dientes; por eso no hay que poner en ellos la pluma cuando se escribe, ni flores, en ningún momento.

No está bien visto apretar demasiado los labios, o incluso morderlos, y nunca hay que tenerlos entreabiertos. Pero, además, es inadmisible hacer con los labios muecas o gestos. La posición que hay que darles es tenerlos siempre juntos uno con otro, suavemente y sin esfuerzo.

No es educado hacer vibrar los labios, ni cuando se habla ni en ninguna otra ocasión; hay que tenerlos siempre cerrados, y moverlos sólo para comer o para hablar.

Hay quienes, a veces, levantan tanto el labio superior y bajan tanto el inferior, que, en ocasiones, enseñan por completo la dentadura. Esto es totalmente contrario a la cortesía, que no permite que los dientes se vean nunca al descubierto, ya que si la naturaleza los cubrió con los labios, no fue sino para ocultarlos.

Hay que procurar tener siempre los dientes muy limpios, pues es muy descortés que se vean negros, grasientos o llenos de suciedad. Por ello es muy conveniente limpiarlos de cuando en cuando, y particularmente por la mañana, después de comer; con todo, no hay que hacerlo en la mesa, delante de gente, lo cual sería faltar al decoro y al respeto.

Hay que guardarse mucho de usar las uñas, los dedos, o el cuchillo, para limpiar los dientes; la educación exige que se haga con un instrumento hecho a propósito que se llama mondadientes; o con el extremo de una pluma, cortada al efecto, o con una tela áspera.

Hacer rechinar o crujir los dientes es ignorar qué es la urbanidad; tampoco se deben apretar demasiado al hablar, ni hablar entre dientes. Es defecto que hay que esforzarse en corregir, abriendo mucho la boca cuando se habla a alguien.

Es descortesía muy grande tomar un diente con la uña del pulgar para manifestar desdén y desprecio hacia alguna persona o hacia alguna cosa. Y todavía es peor decir mientras se hace: Esto no me importa nada.

Es algo vergonzoso e indigno de persona educada sacar la lengua por desprecio, o para rehusar lo que otro pide; es falta de educación ponerla sobre el borde de los labios y moverla, llevándola de un lado al otro; no es menos descortés poner la lengua o el labio inferior sobre el labio superior para quitar el agua o el moco que hubiese caído de la nariz, y meterlo después en la boca.

Sería bueno que quienes son tan descorteses que caen en este tipo de defectos, se valieran de un espejo para corregirse de ellos, pues, sin duda, no podrían contemplarse haciendo esas cosas tan indecorosas sin condenarlas.

Es, pues, propio de la cortesía que la lengua esté siempre recluida tras los dientes, y que no salga nunca más allá de ellos, pues ése es todo el espacio que la naturaleza le ha asignado.

 

contentG Stats

Nota

  • 13387

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • El noviazgo. Visitas de cortesía. Las relaciones entre novios. Pareja de novios

    El noviazgo. Visitas de cortesía Aquella urbanidad En España es el matrimonio el acto más importante de la vida . Para los jóvenes es el comienzo de una existencia seria y útil; para las jóvenes, la realización de los sueños y legítimas esperanzas de

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y buenos modales en la mesa. Para tomar la sopa, ¿hará Vd. uso del tenedor? La sopa debe tomarse con la sola cuchara ¿Usará Vd. de la cuchara para sorber las salsas? No usaré de la cuchara para tomar la salsa que quede después de haber comido

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 40. ¿Cómo debe considerar la mentira? Profese siempre la niña odio a la falsedad y a la mentira. Nada la hará más despreciable a los que la traten que el faltar a la verdad forjando embustes y patrañas

  • Imagen Protocolo

    De la avaricia. En el mismo hecho de recomendar la generosidad, está visto que hemos vituperado el defecto opuesto a ella, que es la avaricia. Es verdad que este vicio no es tan común como en otro tiempo. En el día todos quieren gozar, y se cree que el

  • Alcachofa de una ducha.

    La higiene, la casa y el vestuario Aquella urbanidad La higiene y su importancia para las personas La higiene trata de conservar la salud y desarrollar todas las facultades del hombre. Es muy importanle, porque tiende a la conservación y perfeccionamiento

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. El zar Pedro que viajaba por Europa a fin de instruirse en varios ramos de construcción y manufacturas, se detuvo algunos días en Paris y fue a ver la casa de moneda. Se acuñaron muchas monedas en su presencia,

  • Imagen Protocolo

    El trato de los superiores con los inferiores. Aquí pide el orden que manifestemos también el porte de los superiores con los inferiores , porque igualmente que el de éstos con aquéllos es parte de la cortesía, urbanidad y decencia del hombre. Es verdad

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirse dentro de la casa. La vida es muy corta y debemos aprovecharla. El tiempo es una moneda que una que una vez cambiada ya no volvemos a recobrarla . La persona exacta y metódica, siempre hallará tiempo suficiente para dar cima a todas