Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La costumbre de imitar.

La imitación cuando es burla no es un comportamiento correcto ni educado. Hay que imitar a las personas urbanas y de buena crianza.

 

Reflexiones sobre las costumbres. 1818.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La costumbre de imitar.

Verdad es que hay muchas personas a quienes la naturaleza les ha dado un genio dulce, amable, complaciente; una condición afable, una humildad sincera; cierta benignidad, cierta modestia, cierta facilidad en ceder a cualquiera oposición que se les haga, cierta misericordia, cierta paciencia, y así de otras virtudes que se atraen el afecto de todos; éstas tienen una política natural. Pero regularmente la política no nace con nosotros; el uso, la experiencia, la aplicación, el estudio; una observación atenta de los defectos de unos para evitarlos, y de las prendas de otros para imitarlas, es lo que forma un hombre político.

Mas por desgracia, se encuentran demasiadas personas que ven todos los objetos al revés, y tienen por virtudes lo que son realmente vicios. A la importuna parlería, llaman afabilidad; al carácter duro y feroz, llaman entereza; a una severidad bárbara, llamas justicia; a la pereza sempiterna, llaman gravedad de costumbres; a la floja y blanda desidia, llaman discreción; a la profanidad en el vestir, llaman aseo y limpieza. Tienen por liberal al pródigo; por económico al avaro; por constante al pertinaz; por prudente al astuto; por santo al hipócrita; por honrado al vanidoso; por celoso al imprudente reprensor.

Es menester pues un tacto muy fino y delicado para distinguir la moneda falsa de la verdadera, una reflexión madura para no abrazar por virtud lo que realmente es vicio; de este modo los defectos que observaremos en los demás servirán para corregirnos, y las bellas cualidades para imitarlas; lo cual nos será de pronto y seguro recurso para conducirnos en muchas ocasiones difíciles, en las cuales podríamos incurrir en algunos descuidos contra la política.

Por falta de este pulso filosófico, deja de imitar una persona lo que debía, y remeda lo que no es de importancia. Ve que otra persona es generalmente amada y celebrada por las egregias cualidades de su alma; pero en vez de copiarlas, se dedica a remedar las del exterior. Observa el modo con que se quita el sombrero; si para ello debe formar el brazo un ángulo recto, un obtuso, o tai vez un agudo; nota el ademán con que hace una cortesía, si inclina solamente la cabeza, o si todo el cuerpo; y si el cuerpo debe inclinarse describiendo una curva o línea recta; repara como fija los ojos, y como arquea las cejas, y como abre los labios, y como extiende la mano cuando habla; atiende al modo con que se respalda cuando está sentado, que figura toman las piernas, si las cruza, si las extiende, o si las pone una sobre otra; y observado todo esto, y puesto en ejecucion, se crea por imitación una persona igual, hecha y derecha. a la que copia sus modales.

Una señora sabe que otra es la mujer más amable, y la que se lleva los obsequios de todas las personas cultas y juiciosas por su bello agrado, por su ademán modesto, por su fino juicio, por su conversación amena y por otras hechiceras dotes que embellecen su grande alma; pero como la primera no conoce el valor de ellas, no cuida de imitarlas, y se contenta con observar el arte con que está dispuesto su cabello, los pliegues que forma su mantellina, la disposición del pañuelo, el garbo con que se abanica, su gentil planta, y el aire marcial de sus pasos; y con imitar mal estas gracias exteriores, a fuerza de repetidos ensayos y frecuentes consultas con el espejo, hete aqui a una como un retrato de la otra.

¿Y que es lo que han logrado esta señora o la persona que imita a otra? Hacer lo que hacen los monos, los cuales, sin embargo de no ser los de mayor talento en el orden de los animales, como tienen brazos y manos, y cierta conformidad de órganos y de sentidos con los de los hombres, pueden remedar todos los movimientos, y todas las acciones humanas, a pesar de que no pueden hacer ningun acto de hombre. ¡Qué gloria para las personas que tanto se distinguen en lo físico de la imitación como los monos!

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16725

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La nobleza venida a menos. En esta caza, la nobleza contrajo un poco de fango, y, lo que es peor, se dejó arrebatar muchas riquezas; lo que con doble razón hizo disminuir su crédito. Los príncipes a quienes la nobleza potente había impuesto en los siglos

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. Si un forastero le pregunta por una calle o un edificio, se detiene un momento y le da todas las señas que pueden convenirle, y quizás aun le acompaña un trecho hasta que encuentra

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las rodillas, piernas y pies. La urbanidad exige que cuando se está sentado se tengan las rodillas en su postura natural ; es poco decoroso apretarlas demasiado o separarlas mucho; pero, sobre todo, es de mal gusto cruzarlas una sobre otra,

  • Pareja de adultos sentados en un banco

    Cómo ser corteses con las mujeres y tenerlas el debido respeto Aquella urbanidad Un vestido aconsejado por ella ha de pasar por cosa de mérito, una partida de campo o de juego propuesta por una de ellas debe ser aceptada al momento sin contradicción alguna.

  • Cómo saludar en el ámbito rural

    El saludo es una muestra de cortesía que no debe faltar en nuestro día a día Cada país, región, zona, ciudad o pueblo son distintos . Pocos pueblos en lo que se refiere a sus edificios, plazas y calles, son parecidos; esta diferencia se hace más notable

  • Imagen Protocolo

    Exageración impropia de la urbanidad. Hay personas que están en natural oposición con las fórmulas exteriores de la Urbanidad . No hay duda en que ésta impone alguna sujeción; pero la práctica la destierra con el tiempo, el fino trato se adquiere con

  • Imagen Protocolo

    De las citas. Faltar a una cita puede echar a perder los negocios más importantes. En las cosas frívolas es un escollo en que se estrellan los placeres de un baile proyectado y los que se contaban en un día de campo o noche de ópera a la que se falta.

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. Los convites a una comida se hacen por escrito o verbalmente . En el primer caso, se debe responder en el término de veinte y cuatro horas. Si no se acepta, se debe alegar alguna razón plausible y con toda la urbanidad de que es uno capaz.