Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Aforismos y pensamientos sobre la urbanidad. Parte II.

Pensamientos y sentencias breves de carácter doctrinal que se proponen sobre los buenos modales y la urbanidad.

 

El hombre fino al gusto del día, o Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

- El número de penas, agitaciones y pesadumbres se aumenta a proporción que se ensancha la esfera de los placeres, afectos y sentimientos.

- El modo de pensar es el que constituye el precio de cada cosa. La vida es una tela bastante mezquina, cuyo precio principal le constituye el bordado; y hay personas más adheridas a su costumbre y modo de vivir que a la vida.

- Los enamorados, los ambiciosos, y todos aquellos, en fin, a quienes atormenta un deseo dominante, experimentan más fastidio que los demás, porque para ellos no hay en todo el día sino alguna hora de goces. Ocupados incesantemente con un mismo objeto, todo lo que no sea él se les hace insípido y cansado.

- La galantería, es respecto al amor, lo que la urbanidad respecto a las virtudes sociales. Nuestra imitación y suplemento.

- Acostumbrad a las hijas a ni permitir nada de sucio ni desarreglado en la casa, y que echen de ver el menor desorden; hacedles observar que nada contribuye más a la economía y a la limpieza, que tener cada cosa en su lugar. Y aunque esta regla no aparezca esencial, sin embargo sirve y fructifica mucho si se observa exactamente. Estos sencillos consejos de Fenelon, debían aprovecharlos todas las madres de familias.

- Se confunden frecuentemente en el mundo la bondad con la falta de carácter. La bondad es la única cualidad del corazón, y la otra consiste en una facilidad de adoptar costumbres que hacen al hombre de un trato agradable, pero que puede también hallarse con todos los vicios, y no tiene relación alguna con la virtud. La Fontaine poseía la primera; Pirón, la segunda.

- Ved a un rico avaro y necio, egoísta e insensible; no obstante se le considera más en una reunión que a un hombre honrado sin fortuna. No parece sino que se respeta en él un poder de que no usa, y que la certeza en que se está de que nada tiene que pedir sea un motivo de acogerle bien.

- Se necesita mucho talento para descubrir el ridículo en una persona, y expresarlo de una manera agradable y que no ofenda.

- La complacencia fuera de tiempo es también una ridiculez; defecto de complacencia bien entendida, incivilidad.

- No hay carácter más importuno y a veces más impertinente en la sociedad, que el de preguntador, y desgraciadamente es muy común. Regularmente en el preguntador de costumbre, destituido de talento y tino mental, su modo de manifestar interés y benevolencia es un interrogatorio. Cree obligar muchísimo haciendo mil preguntas embarazosas, y si se elude la respuesta, oprime, persigue y obliga a mentir; no le basta una sola palabra; quiere explicaciones, pormenores, y en vano procuraréis hacerle mudar de conversación; solamente la fuga os puede substraer a esta especie de declaración indagatoria, y aun es capaz de echar a correr tras de vosotros, y ponerse delante, deteneros, y preguntaros en alta voz lo que deseáis que nadie sepa.

- "Salidme porfiadores de mis amigos", escribía Gourville cuando estaba desterrado y fugitivo, "y yo sabré defenderme bien de mis enemigos".

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7414

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De las modas. Hace algunos años que se va mejorando el gusto público . Los vestidos anchos y cómodos han sucedido a los angostos, estrechos y apretados. La prontitud y constancia con que se ha hecho este cambio son muy notables, porque indican siempre

  • Imagen Protocolo

    Los términos para escribir una carta. Si se escribe a una persona que está muy por debajo de uno , como sería un artesano o un campesino, se le escribe, por lo común sin darle el "Señor", y al final se pone directamente: "Suyo afectísimo y a su disposición".

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad bien entendida. El hombre no se basta a sí mismo , y por lo tanto no ha nacido para vivir aislado. Débil por naturaleza y desde su primer vagido asaltado de continuo por necesidades sin cuento, impelido por deber y por instinto a conservar

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 13. ¿Qué hará cuando hable a una persona de carácter? Cuando hable con alguna persona de carácter, debe procurar no distraerse, estar en una posición modesta, sin hacer visajes ni contorsiones, ni pasear

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad de la nariz. Del modo de sonarse y de estornudar. Es indecoroso arrugar la nariz , y normalmente sólo los burlones lo hacen; también es descortés moverla; ni siquiera hay que tocarla directamente con la mano o con los dedos. Es norma de cortesía

  • Imagen Protocolo

    Aseo general del niño. La limpieza de los dientes ha de cuidarse; pero blanquearlos con polvillo es cosa de muchachas; refregarlos con sal o con alumbre, dañoso para la encía. Hacer eso mismo con la orina es cosa de los íberos. Si algo ha quedado pegado

  • Imagen Protocolo

    El falso y presumido erudito. Cierto jardinero encontró una zarza que estaba muy lozana en la margen de un barranco; y ella le dijo con mucha urbanidad: " Señor mío, ¿no es verdad (hablemos de buena fe), que yo no ocupo el puesto que debía? Trasládeme

  • La etiqueta borgoñona en la corte de España (1547-1800). Corte de Felipe II

    El juramento de lealtad mutua y a la ley. La ceremonia del juramento La etiqueta borgoñona en la corte de España. Etiqueta y el ceremonial de la corte española De las ceremonias especiales, quizás la más solemne era la del juramento en la cual el monarca,