Logo Protocolo y Etiqueta

El sentimiento religioso.

Sin fuerza de alma ninguna virtud se adquiere, ningún alto deber se cumple.

 

De los deberes de un hombre.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El sentimiento religioso.

Dando por seguro que el hombre es superior al bruto, y que en sí contiene algo de divino, debemos estimar en mucho todos aquellos sentimientos que tienden a ennoblecerle; y siendo evidente que ninguno lo hace en tanto grado como el aspirar, a pesar de sus miserias, a la perfección, a la felicidad, a Dios, fuerza es reconocer la excelencia de la Religión, y cultivarla por consiguiente.

No te desalienten ni los hipócritas, ni los burlones que tengan la audacia de llamarte hipócrita al verte religioso. Sin fuerza de alma ninguna virtud se adquiere, ningún alto deber se cumple; aun para, ser piadoso es necesario no ser pusilánime.

Menos debe desalentarte todavía el verte unido, como cristiano, a muchos espíritus vulgares, poco capaces de comprender todo to sublime de la Religión. Porque pueda y deba aun el vulgo ser religioso no se infiere que la Religión sea una vulgaridad. También el ignorante está obligado a la honradez, ¿y se avergonzará por eso el hombre culto de ser honrado?

Tus estudios y tu razón te han hecho conocer que no hay religión más pura que el Cristianismo, ni más exenta de errores, ni más brillante de santidad, ni que más revele él carácter de divina. No hay otra alguna que tanto haya influido en adelantar y generalizar la civilización, en abolir o suavizar la esclavitud, en hacer sentir a lodos los mortales su mutua fraternidad, su fraternidad con el mismo Dios.

Fíjate bien en todo esto, y particularmente en la solidez de las pruebas históricas de nuestra Religión; pruebasque salen siempre victoriosas de todo imparcial exámen.

Y para no dejarte seducir por sofismas contra el valor de esas pruebas, junta a su examen la memoria del gran número de hombres egregios que las reconocieron como plenas, desde algunos profundos pensadores de nuestro tiempo, hasta el Dante, hasta santo Tomás, hasta san Agustín, hasta los primeros Padres de la Iglesia.

Todas las naciones te ofrecerán nombres ilustres que no osará tachar ningún incrédulo.

El célebre Bacon, tan alabado por la escuela empírica, lejos de ser incrédulo como algunos de sus más fogosos panegiristas, siempre se manifestó cristiano. Cristiano era Grocio, aunque en algo pudo errar, y escribió un tratado "De la verdad de la Religión". Leibnitz fue uno de los mas ardientes defensores del Cristianismo. Newton no se avergonzó de componer un tratado "Sobre la conordia de los Evangelios". Locke escribió "Del Cristiimismo racional". Volta fue un gran físico y hombre de vasta erudición, y toda su vida fue virtuosísimo católico. Esos hombres, y otros muchos de igual grandeza, valen algo ciertamente para atestiguar que el Cristianismo está en perfecta armonía con el talento; con ese talento múltiplo en sus conocimientos e investigaciones, no con el limitado, con el estrecho de miras, ni con el pervertido por la livianidad y por la irreligión.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15698

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De los regalos. La generosidad no consiste en dar, sino en saber dar a tiempo . A veces un regalo infortuno, en vez de agradecimiento, produce incomodidad. Para hacer un regalo se necesita un tacto exquisito y suma delicadeza, sobre todo cuando se hace

  • Grupo de amigos

    Consideraciones domésticas y consideraciones sociales. Las personas generosas y benevolentes Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras Aquella urbanidad No podríamos llenar cumplidamente el supremo deber de amar a Dios, sin amar

  • Imagen Protocolo

    De las concurrencias. Al entrar en alguna concurrencia o tertulia, la primera cosa que debemos hacer es saludar con la correspondiente cortesía a los dueños de la casa y demás personas que estuvieren presentes. Convidados a sentarnos, debemos ocupar el

  • Imagen Protocolo

    Pedir permiso: ausencias y despedidas. Siempre que una precisa ocupación, una nece­sidad corporal u otro motivo nos obligue a dejar momentáneamente a la persona o personas con quie­nes vayamos o nos hallemos reunidos en una casa, etc., les pediremos antes

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del niño a la hora de acostarse. En el dormitorio se alaba el silencio y la vergüenza; ya de por sí el griterío y la charlatanería son indecorosos, mucho más en el lecho. Así cuando te desnudes como cuando te levantes, acordándote del pudor,

  • Imagen Protocolo

    Los honores en la mesa. En los almuerzos y comidas de ceremonia, se usa envolver en la servilleta de cada convidado, un panecillo tierno de media libra, doblando al efecto sus cuatro puntas, y formando un octógono o cualquiera otra figura. Sobre la servilleta

  • Imagen Protocolo

    Del modo de saludar. La salutación es la piedra de toque del buen gusto . Hay mil maneras de saludar según las personas a quienes se saluda; pero la salutación puede ser respetuosa, cordial, afectuosa o familiar. Se ha introducido una moda de ultramar

  • Imagen Protocolo

    Equitación. De la silla. Se usan dos clases de sillas, la francesa y la inglesa ; la de picar es propia de los que ejercitan este arte, y la silla húsar pertenece a la caballería ligera. La silla inglesa es más elegante y menos pesada que la francesa