Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El tiempo de ocio y la urbanidad

El hombre que se ocupa en su trabajo y en sus aficiones no desarrolla vicios y corrupciones

 

Reflexiones sobre las costumbres. 1818.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El tiempo de ocio y la urbanidad

¿Por qué se ven tantos vicios y tan variados, tantos placeres buscados con afán y tanta corrupción de costumbres?

Porque hay demasiada multitud de ociosos. El hombre que trabaja no cuida sino de sus faenas, y no tiene tiempo de pensar en ninguno de los objetos que le rodean; pero el ocioso es un ente siempre inquieto, siempre disgustado hasta de sí mismo, siempre infeliz por no saber como llenar los vacíos del tiempo que corre tan pesado para él, como vuela ligero para los que se ocupan en el trabajo. De aquí es que, como todos saben, la ociosidad es la madre de todos los vicios.

¿Qué no han hecho todas las naciones para desterrar la ociosidad?

Solón hizo que se admitiese en Atenas una ley de Amasis, rey de Egipto, por la cual los ociosos eran condenados a muerte, y cualquiera ciudadano tenia derecho de denunciarlos. Conforme a las leyes de Egipto, cada ciudadano estaba obligado a comparecer todos los años ante el Magistrado, para dar cuenta de su estado, de su oficio y de sus ocupaciones. Entre los mahometanos hay un precepto del cual no están exentos ni aun los Soberanos; pues el mismo Sultán está obligado a aprender un oficio aunque no sea más que por el buen ejemplo.

Cleanto, sabio filósofo y personaje grave, fue citado ante el Areópago para dar razón de su conducta. Todo el pueblo acudió a ver como salía de su acusación, porque sabían que era absolutamente pobre, y pasaba los días en el pórtico donde tenía Zenon su escuela. Cuando estuvo presente le preguntaron los jueces con una severa gravedad que imponía respeto y temor: ¿Con qué oficio se mantiene? Entonces Cleanto, con aquella dulce tranquilidad que infunde el testimonio de la buena conciencia, presentó a un jardinero y a una vieja panadera para que respondiesen por él. El jardinero atestigüó que todas las noches iba a sacarle agua para regar; y la panadera depuso que cuanda salía de la casa del jardinero, se entraba en la suya para amasarle el pan que necesitaba. Esta Justificación se grangeó las aclamaciones de todo el pueblo, y los jueces asombrados de aquella grandeza de alma, le dieron suntuosos y cuantiosos regalos, pero él los apreció sin admitirlos, diciendo: "ya veis que tengo un tesoro en mi trabajo".

Preguntémosle pues a D. H.H. en que se ocupa. Yo le veo ir y venir, dar vueltas y revueltas, pasearse y moverse con mucha ligereza y mucho brío, como la ardilla de la fábula; le veo afanado en buscar medios para dar movimiento a su alma entorpecida, y salir de aquel estado tan penoso; pero como aborrece el trabajo, le es como necesario entregarse al ocio, a los placeres, o los desórdenes para sentir al menos que existe; busca nuevos atractivos en los mismos deleites en que está encenagado, los varía de mil maneras para que no le fastidien; y pasa continuamente de unos vicios a otros sin hallar jamás aquella satisfacción que busca en vano.

Eu suma, D. H.H. es un haragán que da ancha libertad a sus pasiones, que duerme, come y digiere; ¿pues por qué no ha de sufrir la suerte del cochino de la fábula? ¿Por ventura no es esta la ley de Amasis que condenaba a muerte a los ociosos? Sí, D. H.H. y toda esa raza que consumen su vida en la ociosidad, desarrollan, en muchas ocasiones, vicios, que causan muchos males a la sociedad.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17003

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El saludo a los amigos. Con los muy amigos, es corriente estrecharse la mano , y darse unas palmaditas en la espalda; algunos hasta se abrazan. Con los familiares, se guardarán las costumbres de la región; pero en público no pueden seguirse algunas, máxime

  • Imagen Protocolo

    Juventud rural. La apostura. La Sagrada Escritura, en el Libro Eclesiástico, en los últimos versículos del capítulo XIX, dice: " Por la vista es conocido el hombre y por el aire de la cara es conocido el cuerdo ". El vestido del cuerpo, la risa de los

  • Imagen Protocolo

    La dignidad y el decoro. Regularmente sucede que aquellos a quienes, o el verdadero mérito, o la proporción ha colocado en un lugar honroso y de gran dignidad , abusan de su autoridad y del poder que le dan su empleo y sus riquezas. Los menesterosos,

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Hijos míos, esta tarde pienso dar fin a mis instrucciones. Jacobito y Emilio. - Y ¿por qué, papá? El Padre. - Porque, aunque pudiera extenderme mucho más en cada uno de los artículos de que os he hablado, de moral, virtud y urbanidad, contemplo

  • Arte de trinchar.

    Cómo trocear y servir las piezas de carne a la mesa Aquella urbanidad El pecho de la vaca, sea cocida o asada, se debe cortar al través junto a la ternilla ; y mientras más cerca del hueso, es más sabrosa la carne; siendo de advertir, que hay muchos que

  • Pobre. Sobre la mediocridad social y económica. Los menos favorecidos por la fortuna

    Sobre la mediocridad social y económica. Los menos favorecidos por la fortuna Aquella urbanidad En todas partes y en todos los tiempos, en fabulitas morales para uso de la niñez , en sencillas narraciones destinadas a la juventud y en altisonantes estrofas

  • Imagen Protocolo

    El mundo. Las mujeres, en general, tienen por primer objeto su hermosura; y en este punto, apenas podrás decirlas una lisonja tan grande que no la puedan tragar bien. Rarísima vez forma la naturaleza una mujer tan disforme que sea insensible a la lisonja

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las rodillas, piernas y pies. La urbanidad exige que cuando se está sentado se tengan las rodillas en su postura natural ; es poco decoroso apretarlas demasiado o separarlas mucho; pero, sobre todo, es de mal gusto cruzarlas una sobre otra,