Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El hombre fino al gusto del día. Introducción.

Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono. Con la reglas, aplicaciones y ejemplos del arte de presentarse y conducirse en toda clase de reuniones y visitas.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Introducción.

Jamás un libro podrá dar el conocimiento perfecto del uso y tono de la que se llama sociedad fina. Sin embargo, aquel a quien una natural puede privar de las preciosas ventajas de que la naturaleza y la educación le hubiesen dotado, encontrará en éste las nociones principales e indispensables para darse a conocer en la sociedad. Tendrá pues esta obra un objeto positivo de utilidad.

París, centro de la civilización y de sociabilidad, de ligereza y de disciplina, de fortuna y de necesidades; París, "palacio real de la Francia", adquiere de día en día nueva importancia en esta materia. Es sabido que cada cual, aun sin conocerlo, se apresura a someterse a los decretos de este tribunal supremo de gusto; que en el día se viene a esta capital a aprender las delicadezas de la urbanidad, de las gracias y de la política, que así como nuestra lengua y nuestra cocina, se va haciendo Europea. Pertenece, pues, a un parisiense el reunir en un solo cuerpo de doctrina, las leyes e imperiosas reglas de la urbanidad que a nadie es dado ignorar, y a pocos quebrantarlas.

Como la finura es la expresión o imitación de las virtudes sociales, el buen tono depende sobre todo del espíritu de observación y de la costumbre. Con el uno procuramos instruirnos de las costumbres y los usos; el otro nos los hace familiares. Es preciso pues, dedicarse a adquirir el tono de lo que se llama sociedad fina o buena compañía. ¿Pero, dónde encontrarle?

"Las diversiones del pueblo, el modo de vestirse, de hacer regalos, de escribir cartas y de hacer un convite, etc. son usos que tienen fuerza de leyes"

Las clases elevadas, ocupadas constantemente con los grandes intereses de fortuna y de elevación, llevan a sus reuniones de diversión, fórmulas serias, casi diplomáticas, que destierran lo natural y libre. Las diversiones del pueblo, el modo de vestirse, de hacer regalos, de escribir cartas y de hacer un convite, etc. son usos que tienen fuerza de leyes y que nadie se atreve a dispensarse de ellos. En Pekín hay un tribunal particular, una de cuyas principales funciones es vigilar en todas estas prácticas.

Todo el talento del mundo no bastaría para suplir el conocimiento de las teorías delicadas consagradas por el uso. Se han visto hombres dotados de luces y de ingenio que se han conducido en una comida como el niño más mal criado. En el cuerpo de esta obra se verá una anécdota graciosa del abate Cosson, que con ser un hombre lleno de conocimientos, no pudo menos de incurrir en mil ridiculeces en una comida, y que si hubiera tenido un libro como el que ofrecemos ahora al público, en que se hubiesen consignado los resultados de una larga experiencia del mundo, y de un estudio profundo de lo que exige la sociedad, se hubiera libertado, sin duda, de ser la irrisión de aquella concurrencia.

Esperamos, pues, que los jóvenes particularmente saquen de su lectura el fruto que nos proponemos y que ha sido el resultado de nuestras tareas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6978

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Tratamientos, márgenes, firmas y demás circunstancias de las cartas. El margen de la carta , si se escribe a persona de alta dignidad como al Pontífice, al Rey, a los Infantes y a los Consejos debe ser a media margen, y a los demás corresponde el que

  • Imagen Protocolo

    El juego y la diversón. En el juego o diversión, es donde el hombre manifiesta su buena o mala educación ; por eso una de las cosas en que el niño ha de estar más advertido es en el juego. La demasía del juego es un vicio detestable ; el juego debe ser

  • Imagen Protocolo

    La madre y la mala educación de sus hijos. Doña A.A. consumió los bellos días de su primavera en bailes, en comedias, en galanteos y en sacrificarse toda entera a sus pasiones . Pasaba largas horas en el tocador, rodeada de aguamaniles, de espejos, de

  • Imagen Protocolo

    Murmuración. Nunca uses, creas, ni apruebes las murmuraciones y observaciones comunes sobre las conversaciones generales , porque este es el vicio de los hombres sin talento, crianza, ni mundo; de tal manera, que quien tiene algo de esto, se ríe de oír

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. El abate Cosson, profesor de bellas letras en el colegio Mazzarino, consumado en la enseñanza y arte del latín, griego y literatura, se reputaba por un pozo de ciencia , e imaginaba que un hombre, a quien eran familiares Persio y Horacio,

  • Imagen Protocolo

    El amor a la verdad. El primero de nuestros deberes es amar la verdad y creer en ella . La verdad es Dios. Amar a Dios y amar la verdad son una misma cosa. Procura, amigo mío, buscar animosamente la verdad , y no dejarte seducir por la falsa elocuencia

  • Imagen Protocolo

    Nada hay más criminal, bajo o ridículo que el mentir; es el efecto de la malicia, de la cobardía o de la vanidad, pero generalmente los que mienten no consiguen su objeto, porque tarde o temprano se descubre la mentira. El embustero que trata de rebajar

  • Imagen Protocolo

    La cortesía de los súbditos para con los Magistrados. Desenvolviendo la idea del magistrado hasta el punto que es necesario al presente argumento, reconoceremos fácilmente los actos de cortesía que se le deben , y los extremos que deben evitarse. El magistrado