Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El niño y el comportamiento en el juego.

El niño y el comportamiento en el juego.

 

De la urbanidad en las maneras de los niños. De civilitate morum puerilium.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El niño y el comportamiento en el juego.

En los juegos de gente de bien reine la vivacidad, deséchese la porfía, madre de reyertas; deséchese la trampa y el embuste, pues a partir de tales rudimentos pasa uno a ofensas mayores. Con más gracia vence el que cede en una disputa sobre la victoria que aquel que se lleva la palma. A los árbitros no les vayas con reclamaciones.

Si es la competición con otros más inexpertos y puedes tú ganar siempre, consiente de vez en vez que se te venza, a fin de que sea más animado el juego. Si se juega con inferiores, allí olvídate de que eres su superior. Por placer ha de jugarse, no por mor de ganancia.

Dicen que la índole de los niños en sitio alguno se manifiesta más que en el juego: si uno tiene un carácter un tanto propenso a las trampas, al embuste, a la reyerta, a la ira, a la violencia, a la arrogancia, aquí destella el vicio de natura. Sea, por tanto, el niño bien nacido no menos en el juego que en el convite semejante de sí mismo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 8 personas le ha parecido
Valoración 2.8
con una puntuación de 2.8 sobre 5

Nota

  • 13122

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad en la iglesia. ¿Qué debe hacer una niña bien educada al entrar en la iglesia? Humedecer los dedos anular e índice de la mano derecha en agua bendita y presentarla a las señoras que le acompañen; persignarse con devoción, doblar la rodilla

  • Imagen Protocolo

    El juego y la diversón. En el juego o diversión, es donde el hombre manifiesta su buena o mala educación ; por eso una de las cosas en que el niño ha de estar más advertido es en el juego. La demasía del juego es un vicio detestable ; el juego debe ser

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. El segundo modo de escribir que tuvieron los Romanos , y primero entre los veloces, fue el de las Notas, inventadas por el Liberto de Cicerón, como acabamos de decir. Este género de escritura consistía en unos

  • Diccionario enciclopédico Brockhaus y Efron, publicado en Rusia,1890-1907.

    Ya no hay buenas maneras Aquella urbanidad El deterioro de las relaciones sociales es evidente . Antes, en mis tiempos, la gente estaba educada y si le pegabas a alguien una patada en los riñones, por ejemplo, se resolvía la cuestión con distinción y

  • Imagen Protocolo

    Reglas de urbanidad estando en la mesa. Si por desgracia sucediere que el niño se quemase con algún bocado , es menester sufrirlo un poco, y no darlo a conocer; pero si fuere tanto que no lo pueda sufrir, arrimará el plato a la boca, y cubriéndose con

  • Imagen Protocolo

    Cortesía en el saludo y lugares de preferencia. Si es una señora la persona a quien saludamos se dice: "a los pies de Vd., Sra."; y si es un caballe­ro, "beso a Vd. la mano", o "servidor de Vd." Luego de saludar, se pregunta por su salud con una de estas

  • Imagen Protocolo

    Persona educada, persona formada: los estudios. Puesto que te es posible, te es obligación sagrada cultivar tu ingenio . Te harás mas apto para honrar a Dios, a la patria, a tus padres, a tus amigos. El delirio de Rousseau, que dice que "el salvaje es

  • Imagen Protocolo

    La madre sigue siendo la tierna confidente de su hijo, la que enjuga sus lágrimas, la que le proporciona algún solaz, y la sonrisa de gratitud de la prenda de su corazón, la recompensa con usura de todos sus afanes. El padre, ¡ay! el padre tiene que guiarle