Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El niño y el comportamiento en el juego.

El niño y el comportamiento en el juego.

 

De la urbanidad en las maneras de los niños. De civilitate morum puerilium.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El niño y el comportamiento en el juego.

En los juegos de gente de bien reine la vivacidad, deséchese la porfía, madre de reyertas; deséchese la trampa y el embuste, pues a partir de tales rudimentos pasa uno a ofensas mayores. Con más gracia vence el que cede en una disputa sobre la victoria que aquel que se lleva la palma. A los árbitros no les vayas con reclamaciones.

Si es la competición con otros más inexpertos y puedes tú ganar siempre, consiente de vez en vez que se te venza, a fin de que sea más animado el juego. Si se juega con inferiores, allí olvídate de que eres su superior. Por placer ha de jugarse, no por mor de ganancia.

Dicen que la índole de los niños en sitio alguno se manifiesta más que en el juego: si uno tiene un carácter un tanto propenso a las trampas, al embuste, a la reyerta, a la ira, a la violencia, a la arrogancia, aquí destella el vicio de natura. Sea, por tanto, el niño bien nacido no menos en el juego que en el convite semejante de sí mismo.

 

contentG Stats

Nota

  • 13122

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Sin duda, os habrán dicho, y os repetirán sin cesar, que el mundo desconoce los quilates del valor de una mujer tierna, sensible y generosa. ¡Ah! ¡No, no creáis a esos espíritus sombríos y descontentadizos! ¡El mundo es más justo de lo que se cree generalmente!

  • Imagen Protocolo

    A veces, después de la comida suelen armarse mesas de juego, y mientras, los unos miran grabados, otros leen los periódicos, cuidando los amos de casa de que cada uno encuentre distracción. Entonces, pasadas dos horas después de la comida, sacan los criados

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las desgracias. Cuando a alguno de nuestros deudos o amigos le haya sobrevenido una desgracia le manifestaremos la parte que en la misma nos tomamos, como también nuestro deseo de aliviarle diciendo según el caso: "siento en el alma el pesar

  • Imagen Protocolo

    Religión. Los errores y engaños , en materia de opiniones, si son sinceros merecen lástima antes que mofa; porque la ceguedad del entendimiento no es menos digna de compasión que la de los ojos. Al hombre que se desvía de la senda, hacia el uno o el otro

  • Imagen Protocolo

    La falsa urbanidad o política. La urbanidad y la política es una de las más bellas gracias de la sociedad ; es una virtud que se atrae la voluntad de todos, pues sabe soportar con paciencia los defectos y debilidades de unos, y los caprichos y desvarios

  • Imagen Protocolo

    Cartas consolatorias o de pésame. Esta especie de cartas que también se llaman de pésames, no deben escribirse por mero cumplimiento. Su objeto ha de ser mitigar todo lo posible la pena y el sentimiento que se supone habrá causado la pérdida, o el fallecimiento

  • Imagen Protocolo

    61. Eminencia en lo mejor. Una gran singularidad entre la pluralidad de perfecciones. No puede haber héroe que no tenga algún extremo sublime: las medianías no son asunto del aplauso. La eminencia en relevante empleo saca de un ordinario vulgar y levanta

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Lo primero que hace un joven bien educado después de lavarse y vestirse, es levantar el corazón a Dios para darle gracias, como ya os lo dije en la segunda tarde que empezamos a reunirnos en este sitio. En seguida va a saber cómo han pasado