Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cumplimientos que se deben guardar en cada género de cartas.

Uno de los puntos más esenciales que debe observarse en la buena formación de las cartas, es atender y poner la consideración sobre la persona a quien se escribe

 

Tratado de Urbanidad y Cortesía. 1800.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Cumplimientos que se deben guardar en cada género de cartas.

Uno de los puntos más esenciales que debe observarse en la buena formación de las cartas, es atender y poner la consideración sobre la persona a quien se escribe. Un sujeto condecorado debe ser tratado con más cortesía y cumplimiento que nuestro verdadero amigo. Éste disimulará con facilidad los defectos de las cartas; pero los grandes, exactos en la observancia de las reglas de urbanidad, tomarán tal vez un descuido natural por un malicioso desprecio, o por una grosera desatención.

Se ha de evitar el vicio de algunos, que exprimen sus pensamientos con palabras rudas y poco cultas, y de los que omiten o cambian los tratamientos; semejantes defectos producen un bajo concepto de la crianza del que escribe.

Debe huir el que escribe de las expresiones ásperas, a no ser que haya motivo para ello, y aun entonces es preciso vayan acompañadas de la moderación. El desabrimiento excesivo, la demasiada aspereza, la precipitación inconsiderada, una severidad inaccesible, jamás o pocas veces producen buenos efectos.

Cuando uno escribe una carta, debe fundarse sobre el principio de no desmentir su carácter. Ha de usar de sentimientos respetuosos para con los superiores, graciosos para con los iguales, afables respecto de los inferiores; apartarse de este principio, será insultar la persona a quien escribe, y degradarse a sí mismo.

Las cartas piden unas expresiones vivas, naturales, limpias y concisas, ajenas de toda afectación, y que manifiesten con claridad los pensamientos del escritor. Por consiguiente, deben omitirse los términos pomposos o que nada significan, o que tienen muy poca o ninguna relación con el asunto que se trata.

El escrito debe sujetarse a las reglas de la gramática. En las cartas jocosas, las agudezas de los pensamientos, cuando son oportunas las frases placenteras, cuando vienen a propósito y se usan con economía, forman un estilo agradable, que arrebata las atenciones del lector.

En una carta se expresan por lo regular muchos pensamientos; en tal caso, se hace preciso entretejerla para unir y enlazar entre sí las partes de un razonamiento, a fin de que sea agradable a la persona a quien se escribe.

Queda dicho, que el lenguaje de las cartas debe acomodarse al asunto de que en ellas se habla; el estilo debe ser jocoso en materias de diversión, expresivo en las pretensiones, serio en asuntos políticos.

Las materias elevadas, que forman algunas veces el asunto de una carta, como son la relación de los hechos grandes, las descripciones majestuosas, piden expresiones enérgicas.

El trato de las gentes es el mejor maestro para imponerse en el estilo epistolar. La sociedad comunica cierto lenguaje particular, el más ventajoso para expresarse con el respeto que se debe a aquellos a quienes se escribe.

Los sujetos distinguidos por su nacimiento están más obligados a las leyes que intima la urbanidad, y no deben apartarse de ellas cuando escriben a persona de clase inferior; pues, si el cielo los condecoró con un ilustre nacimiento, no les concedió derecho alguno para mirar con desprecio la suerte de sus semejantes.

Nada hay, que haga más molesto en las cartas, que las repeticiones demasiado frecuentes de los tratamientos, y nada que se haga menos sufrible como la reproducción de las voces idénticas.

Aunque estamos persuadidos de que varias personas, muy satisfechas de su saber, se creen con facultad para no guardar regla alguna para la formación de las cartas, valiéndose únicamente del estilo que les sugiere el capricho; sin embargo, como el objeto de nuestros trabajos debe ser la más ventajosa educación de la niñez, daremos las reglas más necesarias que se deben observar sobre este particular. Quien se persuada de que no sabe cuánto hay que saber podrá aprovecharse de ellas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16182

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La vestimenta del niño. Resumidamente se ha hablado del cuerpo; ahora, de la indumentaria en pocas palabras, por aquello de que el vestido es en cierto modo cuerpo del cuerpo, y también por él es dado deducir la traza del espíritu. Aunque ello es que

  • Sagacidad, perspicacia, penetración o doble vista

    Sagacidad, perspicacia, penetración o doble vista Aquella urbanidad Indudablemente constituye una superioridad el hecho de poseer penetración bastante para distinguir lo que hay de falso y de real en un acto , en una frase o en cualquier manifestación

  • Imagen Protocolo

    Modo de extender memoriales, recursos o exposiciones. Los memoriales, recursos o exposiciones se extienden en un pliego de papel del sello 4.º, excepto cuando el interesado es pobre, que entonces puede usar del sello de pobre propiamente dicho. El margen

  • Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.

    Generalidades de la urbanidad 1. Son perjudiciales los pecados capitales. 2. No hay que hacer caso de los sueños 3. Es malo quejarse sin motivo. 4. El creer en agüeros, brujas, duendes, etc., es de ignorantes. 5. El temor infundado, los sustos, etc.,

  • Imagen Protocolo

    De los espectáculos públicos. Seria un error creer que no existen reglas de decoro y urbanidad que observar en los sitios públicos , pues aunque compremos nuestro derecho de asistir a ellos por medio del dinero, no por eso estamos dispensados de guardar

  • Imagen Protocolo

    La decencia en general. El que considere atentamente cual es su estado y condición; las circunstancias del lugar en que habla, y las de la persona a quien habla , con la índole, calidad y genio que la asisten, errará muy poco en la práctica de la urbanidad.

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Son útiles los baños de limpieza? ¿Qué deberes para con Dios tiene que llenar todo buen cristiano al despertar por la mañana? Después de nuestro Criador, ¿a qué Santos del cielo nos encomendaremos principalmente? Antes

  • Imagen Protocolo

    Deberes del hombre para con Dios. "El culto que se tributa al que es infinitamente grande, infinitamente poderoso, infinitamente benigno, necesita ser suave y respetuoso para que su profunda humildad esté en perfecta armonía con la sublime grandeza del