Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cortesía de los súbditos para con los Magistrados. II.

El respeto a los magistrados favorece la obediencia a las leyes y esto trae el beneficio público.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La cortesía de los súbditos para con los Magistrados.

Desenvolviendo la idea del magistrado hasta el punto que es necesario al presente argumento, reconoceremos fácilmente los actos de cortesía que se le deben, y los extremos que deben evitarse. El magistrado es un hombre que legítimamente manda en beneficio del público, por lo cual se le deben las consideraciones que se deben a los demás hombres y que no es necesario repetir nuevamente, y además se le deben los actos que manifiestan en él superioridad de poder benéfico, y en nosotros los correspondientes respeto y agradecimiento. Los extremos en que en esta parte pecan los usos de los pueblos, son el espíritu servil y abyecto, y el desprecio y la revuelta.

De la misma manera que el respeto a los magistrados favorece la obediencia a las leyes y esto trae el beneficio público, así en todos tiempos se procuró a los magistrados una suma de apariencias deslumbradoras, de comodidades y de exterioridades tales, que la idea del magistrado, sin separarse de la idea de la naturaleza humana, apareciera más grande, y por decirlo así más brillante a los ojos del pueblo, el cual para juzgar necesita sensaciones. Por otra parte, siendo el respeto para los magistrados un sentimiento agradable que aligera el peso de sus fatigas, dispone su ánimo a soportarlas para merecer aquél y aumentarlo. Con el objeto de hacer respetable la idea del magistrado, en muchos países fueron siglos atrás excluídos de todas las magistraturas los que desempeñaban oficios sucios, y como la excesiva familiaridad disminuye la obediencia del lugar donde residen los magistrados fueron proscritas ciertas acciones, actitudes, apariencias que si bien lícitas en sí mismas parecían amenguar, por lo familiares, el respeto.

"El magistrado es un hombre que legítimamente manda en beneficio del público"

Mil usos de los pueblos europeos tienden a lisonjear el amor propio de los magistrados sin grave incomodidad de los ciudadanos; muchas fiestas públicas no se comienzan sino cuando se presenta el soberano; los aniversarios de su nacimiento, de sus victorias, de sus más benéficas leyes son celebrados con iluminaciones y con otras públicas demostraciones de regocijo. Como el magistrado no deja de ser hombre, y por lo mismo está sujeto al orgullo en razón del poder, debe considerarse cual acción descortés oponerse a sus ideas, cuando no son nocivas al público, y al mismo tiempo imprudente si la oposición puede dañar al opositor.

Cuando más menguado es el talento de un magistrado, más consideraciones se deben a la irritabilidad de su amor propio, porque el esfuerzo de atribuir a otros nuestros errores crece en razón de nuestra imbecilidad. En tales casos es menester anunciar la cosa de modo que uno mismo parezca causa del error, sin que pueda en razón sernos atribuída. Cuando el famoso general Landon fue batido por el rey de Prusia por haber variado de posición en virtud de las órdenes recibidas del feld-mariscal Daun, le escribió a este el siguiente parte: "Tengo el honor de participar a V.E. que he sido batido en la posición que V.E. me ordenó que tomara".

El respeto y la cortesía para con el magistrado no quitan a los ciudadanos el derecho de inculcarles aquellas máximas que pueden desagradarles y cuyo quebrantamiento perjudica al público. Así es que cuando Luis XIV se empeñaba en convertir a los protestantes de Francia, no por medio de la persuasión sino a la fuerza, Fenelon y Bossuet le dijeron: que ningún poder humano tiene fuerza sobre la voluntad del corazón; que la violencia, lejos de persuadir, no hace más que hipócritas y que procurar a la religión prosélitos de esa clase, no es protegerla, sino envilecerla.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9255

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Pasiones perjudiciales no solo a nosotros mismos, sino también a los demás. Avaricia. La avaricia, esto es, la demasiada afición al dinero o a la hacienda , es la pasión menos común en los niños, los cuales por lo regular inclinan más al vicio opuesto,

  • Imagen Protocolo

    De las condiciones que la cortesía pide que acompañen a las palabras. Quiere la cortesía que el cristiano no profiera nunca palabra alguna que sea contraria a la verdad o a la sinceridad , que falte al respeto debido a Dios y a la caridad para con el

  • Higiene popular y doméstica. Aquella urbanidad. Manos sucias

    Higiene popular y doméstica Aquella urbanidad La higiene sirve para conservar la salud , prolongar la vida, perfeccionar la constitución del hombre, y preservarle de las enfermedades. La importancia de la higiene se comprende desde luego con solo indicar

  • Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos

    Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos en el siglo XIX Aquella urbanidad Se concederá el tratamiento de: 1. Santidad o Beatitud, al Papa, nuestro Santo Padre en Roma. 2. Majestad , al Rey y a la Reina, nuestros señores

  • Imagen Protocolo

    De los entusiastas. Hay otra especie de hombres opuesta a los de espíritu de contradicción , y no por eso menos insoportables, cuales son los entusiastas; y aun se cree que son peores, porque con los primeros es más fácil romper claramente; pero siendo

  • Imagen Protocolo

    A veces, después de la comida suelen armarse mesas de juego, y mientras, los unos miran grabados, otros leen los periódicos, cuidando los amos de casa de que cada uno encuentre distracción. Entonces, pasadas dos horas después de la comida, sacan los criados

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. Si un forastero le pregunta por una calle o un edificio, se detiene un momento y le da todas las señas que pueden convenirle, y quizás aun le acompaña un trecho hasta que encuentra

  • La cortesía y las presentaciones: muestra de fina deferencia

    La cortesía y las presentaciones: muestra de fina deferencia Aquella urbanidad La despótica tiranuela, la emperatriz soberana que reina y gobierna en los salones, S. M. la Moda , dictó hace tiempo una orden, y ante su imperativa decisión el mundo elegante