Logo Protocolo y Etiqueta

El arte de servir en la mesa. II

Servir la mesa de forma ordenada y correcta es todo un arte, así como saber realizar otras tareas propias de un buen anfitrión.

 

Tratado de urbanidad para uso de las escuelas. 1865.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El arte de servir en la mesa.

Las aves de algún tamaño, como el pavo o la gallina, el pollo, etc., se cortan con trinchante y cuchillo bien afilado. Para esto se sujeta el ave clavando el trinchante, o en su defecto , el tenedor en la parte inferior del ala, y con el cuchillo se des­coyunta ésta por su parte superior llevando el mayor trozo posible de la pechuga, la cual lue­go se separa también del ala y se divide en lonjas transversales. Acto continuo se procede a cortar el muslo, se saca entera la rabadilla, se acaba de separar la pechuga, y finalmente se parte el espinazo en dos mitades, o se deja el esqueleto solo en caso de ser un pavo el ave que se trincha. Para desprender bien las ancas y los alones cuídese de fijar bien el cuchillo en las coyunturas.

El ánade y toda ave de agua se dividirá en lonjas comenzando por los lados del estómago y concluyendo por los muslos y alones.

La perdiz se trincha comunmente con cuchara partiéndola a lo largo y separando con el tene­dor las piernas y la pechuga, la cual es un bo­cado preferible.

Los pichones se parten así mismo de arriba abajo con la cuchara si están bien cocidos, o bien se dividen en cuatro partes. El pedazo de la ra­badilla es regalo de cariño.

Las aves embuchadas y sin huesos se cortan a ronchas como el salchichón, y el relleno se sir­ve con cuchara.

El lomo de carnero, lechon o becerro se corta al hilo y al través en pequeñas lonjas; el riñon y el solomillo en ruedas.

La carne de los guisados cuando viene a gran­des trozos se coloca primeramente en un plato, y después de cortada en porciones más pequeñas y proporcionadas, se sirve sin la salsa; al que guste de ella se le pone luego en su plato.

El conejo y la liebre se parten a lo largo des­de el cuello, y se levantan en seguida los lomos desde la extremidad anterior hasta las ancas; se cortan al través en pequeños trozos, y después se separa la parte carnosa de las ancas y se les quita la cola con porción de carne. Mas, si es un gazapillo tierno se le corta la cabeza y se divide al través sin quitarle, el lomo, de modo que éste y los lados queden reunidos.

Un corderillo o cabrito se parte de arriba aba­jo pasando el cuchillo sobre el espinazo; luego cada mitad se subdivide en costillas iguales, se separan las espaldas y piernas, las cuales se cor­tan igualmente en pedazos. Las partes más deli­cadas del cabrito son las del cuarto trasero, y las del cordero lo son las costillas.

En el lechón y en todo cuadrúpedo pequeño se separa la cabeza y se prosigue como al trin­char un corderillo.

Las partes más estimadas de la cabeza de la ternera son las quijadas, las sienes y las orejas, siendo también muy exquisitos los ojos y los sesos. Se servirán estos últimos con cuchara dando a ca­da uno una pequeña porción y al mismo tiempo un trozo de lengua, carrillos y demás partes que de antemano se habrán partido en ruedas chicas.

El que ha de trinchar un jamón, y también una pierna o espalda de carnero, etc., la coloca de través delante de sí, con la mano izquierda sujeta el cabo (que regularmente viene envuelto con un papel), y con el cuchillo irá cortando en trozos per­pendiculares al hueso, los cuales separará luego de este poniendo horizontal el cuchillo. Se vuelve en seguida la pierna y se practica la misma opera­ción. En el jamón las lonjas han de ser más del­gadas, procurando que sean iguales en gordura.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16398

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Ya estáis enterados de los deberes que prescriben al hombre la moral y la virtud; resta hablaros de las reglas de urbanidad, para saber conduciros en la sociedad conforme al uso establecido. Lo que voy a enseñaros es el arte de haceros agradables

  • Imagen Protocolo

    Advierto, hijos mios, que merendáis con muy buen apetito, y que ningún cuidado os atormenta; ¡Ojalá pudiéseis ser siempre tan felices como lo sois ahora! Pero los años pasan rápidamente, y en breve saldréis de la infancia para ser hombres, porque vais

  • Imagen Protocolo

    La madre y la mala educación de sus hijos. Doña A.A. consumió los bellos días de su primavera en bailes, en comedias, en galanteos y en sacrificarse toda entera a sus pasiones . Pasaba largas horas en el tocador, rodeada de aguamaniles, de espejos, de

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las desgracias. Cuando a alguno de nuestros deudos o amigos le haya sobrevenido una desgracia le manifestaremos la parte que en la misma nos tomamos, como también nuestro deseo de aliviarle diciendo según el caso: "siento en el alma el pesar

  • Imagen Protocolo

    El tiempo de ocio y la urbanidad ¿Por qué se ven tantos vicios y tan variados, tantos placeres buscados con afán y tanta corrupción de costumbres? Porque hay demasiada multitud de ociosos. El hombre que trabaja no cuida sino de sus faenas, y no tiene

  • Imagen Protocolo

    Oratoria. Su objeto y utilidad. Puede ser orador quien quiera. Cómo lo consiguió Demóstenes. No basta hablar un idioma si no es bien. Por qué no es tan fácil ser poeta. Pedantería. Idea de la pedantería. Malos afectos. Pasión por los antiguos. Comparaciones

  • Imagen Protocolo

    La tarjeta de visita. Hoy se usa la tarjeta de visita. Se llama así por suplir las visitas . Se emplea cuando uno va de visita y está ausente quien se visita; en este caso se deja la tarjeta a la sirvienta, doblada un poquito la punta derecha. Alguna

  • Imagen Protocolo

    La cortesía de unas naciones a otras. Moisés que deseaba preservar de la idolatría a su pueblo circundado de idólatras, le prohibió el matrimonio con los extranjeros , y en sus leyes se mostró algo duro con ellos. Los forasteros deben ser por efecto de