Logo Protocolo y Etiqueta

Tarde doce. De la hora de levantarse.

Todo lo más principal que tenga que deciros acerca de la urbanidad se comprenderá en veinticuatro horas, al fin de las cuales vuelve a repetirse la misma tarea de trabajo y descanso.

 

Lecciones de moral, virtud y urbanidad.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El Padre. - Acostumbrado siempre, a tener orden en todo por las ventajas que trae consigo, me agrada también tratar con orden los asuntos, pues no hay duda que la imaginación los recibe con gusto, y por consiguiente quedan impresos más profundamente. Todo lo más principal que tenga que deciros acerca de la urbanidad se comprenderá en veinticuatro horas, al fin de las cuales vuelve a repetirse la misma tarea de trabajo y descanso. Empezaremos por la hora de levantarse de la cama.

Emilio. - Papá, V. siempre nos dice que es bueno el madrugar, pero me cuesta tanto trabajo, y me sabe tan bien la cama...

El Padre. - Porque eres un pequeño perezoso. Debes saber que la costumbre de madrugar tiene muchas ventajas. Ante todas cosas es útil a la salud, despeja el entendimiento y hace que se viva más; de aquí nace que se pueda trabajar más tiempo, y por lo tanto aumentar los bienes de fortuna. Siete horas de sueño bastan para los temperamentos ordinarios. Los que por hábito están en la cama nueve horas, cuando con siete tendrían sobrado tiempo para reparar sus fuerzas, pierden dos horas, y esto en el curso de un año ya es de bastante consideración. Para que lo palpéis, voy a hacer una suposición.

Supongamos que Antonio y Juan han vivido sesenta años cada uno; Antonio ha hallado el medio de vivir más que Juan, y ved cómo. Este último se acostaba a las once y se levantaba a las diez de la mañana; en tanto que Antonio iba a la cama a las diez y salia de ella a las cinco. De este modo Antonio tenia un dia de diez y siete horas, y Juan solamente de trece; estas cuatro horas de diferencia hacían al fin del año mil cuatrocientas sesenta horas, las cuales partidas por trece, número de horas de que se componía el dia de Juan, dan ciento y doce dias, cerca de un tercio del año de más para Antonio. Mas no paran aquí las ventajas. Figuraos que empezaron a vivir así a los veinte años, resulta que a los sesenta, Antonio había ganado, madrugando, cuatro mil cuatrocientos ochenta dias, o bien doce años y tres meses; reflexionad también cuánto más dinero pudo ganar Antonio, si ambos tenían un mismo oficio, en el cual las ganancias estuviesen en razón directa de las horas del trabajo.

Jacobito. - Y ¿qué debo hacer para sacudir la pereza, y levantarme pronto?

El Padre. - Saltar luego de la cama en despertándote, con tal que ya sea hora de vestirte. Para esto es bueno observar una conducta arreglada en las horas de acostarse. El decoro exige que nadie se vista delante de gentes, excepto en aquellos casos en que los achaques o alguna enfermedad lo requieran. Muchas personas ricas hay que se hacen servir por algún criado que escogen para el intento, sin permitir que los demás se acerquen para nada a su tocador; pero es mucho mejor vestirse por sí solo sin ayuda de cámara.

El que se vea obligado a vestirse en presencia de alguno, debe tomar todas las precauciones necesarias para no ofender al pudor; y si su conservación es útil en los hombres, en las mujeres es la salvaguardia de otras muchas virtudes. La que hace poco caso del pudor, pronto se habituará también a hacerlo menos de otros deberes importantes. Una joven debe ser tan modesta estando sola como delante de testigos; debe respetarse a sí misma, y no olvidar que Dios está en todas partes. El célebre naturalista Lineo tenia escritas estas palabras en la puerta de su gabinete de estudio: "Manten una vida inocente, porque Dios te observa."

Jamás imitéis el ejemplo de ciertas gentes, que por darse importancia, o por una necia vanidad de enseñar la ropa y los muebles interiores, reciben por la mañana visitas en la cama, sin estar enfermas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 5024

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Los honores de la mesa: trinchar y servir. En el lechón y en todo cuadrúpedo pequeño, se separa la cabeza y se prosigue como al trinchar un corderillo. Las partes más estimadas de la cabeza de la ternera son las quijadas, las sienes y las orejas, siendo

  • Grupo de amigos

    Consideraciones domésticas y consideraciones sociales. Las personas generosas y benevolentes Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras Aquella urbanidad No podríamos llenar cumplidamente el supremo deber de amar a Dios, sin amar

  • La forma de caminar cuando se sale de paseo

    La forma de caminar y comportarse cuando se sale de paseo Aquella urbanidad Un niño bien educado no corre por las calles, ni grita al hablar con sus compañeros y en términos que cuantos pasen por su lado le oigan; no atropella a los que se hallan inmediatos;

  • Imagen Protocolo

    Un día en el campo. La mayor parte de los habitantes de una capital gustan del campo, y se entregan con placer a él después de las ocupaciones respectivas de cada clase. No hablaremos aquí de la vida propiamente aldeana o del que vive continuamente en

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las visitas que se reciben y del modo de comportarse en ellas. Nunca hay que hacer esperar a una persona que acude a visitar a uno , a menos que se esté comprometido con personas de mayor rango que ella, o se esté ocupado en asuntos públicos.

  • Imagen Protocolo

    Aseo general del niño. La limpieza de los dientes ha de cuidarse; pero blanquearlos con polvillo es cosa de muchachas; refregarlos con sal o con alumbre, dañoso para la encía. Hacer eso mismo con la orina es cosa de los íberos. Si algo ha quedado pegado

  • Cómo comportarse de forma correcta durante una visita

    Cómo comportarse de forma correcta durante una visita Aquella urbanidad Sería súmamente penoso para un niño saber, al salir de una casa que hubiese visitado, que dijeran los dueños de ella " ese niño parece un gañán, sus modales son groseros y su conversación

  • Cómo tener un buen comportamiento en la mesa: buenos modales en la mesa

    Cómo tener un buen comportamiento en la mesa: buenos modales en la mesa Aquella urbanidad Ante todas cosas los alumnos han de recordar que es un acto grosero sentarse a la mesa con las manos sucias ; deben pues lavarse, y hecho esto, sentarse, no en