Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Preguntas relativas a la urbanidad para el uso de las niñas. Parte III

Preguntas publicadas en el libro 'La urbanidad den verso' sobre temas de buenos modales y reglas de cortesía

 

Tratado completo de urbanidad en verso para uso de las niñas

Grupo de niños quieren hacer una pregunta
Niños y urbanidad. Grupo de niños quieren hacer una pregunta

La urbanidad en verso: preguntas relativas a la urbanidad para las niñas

Más preguntas que las niñas se hacen sobre la urbanidad y las reglas de cortesía

72. ¿Se interesará usted por otra persona de su particular afecto si le ocurriese una desgracia?

73. El que va a emprender un viaje, ¿deberá despedirse de los amigos?

74. Cuando una persona favorezca por primera vez nuestra casa, ¿qué ofrecimientos le haremos?

75. Si usted fuese convidada a comer fuera de su casa, ¿a que hora comparecería?

76. ¿Cómo se portará usted al ser llamada a la mesa?

77. ¿Qué actos religiosos es muy loable practicar antes y después de comer?

78. Cuando se come, ¿qué defectos deberán evitarse?

79. ¿Hay otras groserías de que debemos abstenernos en la mesa?

80. ¿Qué reglas no han de perderse de vista durante la comida?

81. ¿Se limpiará usted los labios antes y después de beber?

82. ¿Qué pide la cortesía siempre que alguno de los comensales nos regalare una fineza, o brinde a nuestra salud?

83. La modestia y el recogimiento, ¿son indispensables al bello sexo?

84. ¿Qué me dice usted de aquellas mujeres que malgastan el tiempo en la ociosidad?

85. ¿Qué porte debe observar una joven en los parajes públicos y en las concurrencias?

86. ¿Qué circunspección guardará usted en el andar?

87. Siempre que usted acompañe a una persona superior, ¿qué practicará?

88. Cuando son tres los que pasean juntos, ¿cuál es el lugar preferente y a quien deberá cederse?

89. ¿Qué defectos ha de evitar en público una joven, ora vaya sola, ora acompañada?

90. ¿Cómo se conducirá usted  en un baile o en el teatro?

91. ¿Cuáles son los pasatiempos más útiles y honestos?

92. En el juego, ¿qué miramientos se deben a los mayores?

93. ¿Qué conducta observará usted en el juego, ya sea que gane, ya sea que pierda?

94. ¿Hay algunas acciones que la decencia y a civilidad reprueban?

95. ¿No es una cosa sucia y repugnante el tocarse los pies y hurgarse las narices?

Te puede interesar: Niños educados. Niños con buenos modales

96. ¿Hay algo que observar sobre la actitud del cuerpo?

97. ¿Qué concepto se forma una niña que ríe sin ton ni son, o a grandes carcajadas?

98. ¿Qué otras acciones impolíticas procura evitar una persona bien criada?

99. ¿La urbanidad no reprueba igualmente la pedantería?

100. ¿Es conforme a la cortesía el fijar la vista en las personas o el desviarla enteramente?

101. ¿Se tomará usted jamás la libertad de tocar objetos curiosos en una casa ajena sin permiso de su dueño?

102. ¿Qué conducta hemos de observar con la gente grosera que nos hiciese objeto de sus pullas o chanzas pesadas?

103. El desmentir abiertamente a una persona, ¿no es contrario a la urbanidad?

104. ¿De qué defectos huiría usted al hablar con otra persona?

105. ¿Deberán ser motivo de envidia las ventajas que nos lleven los demás?

106. ¿Qué felices efectos reportará a una joven la buena educación que hubiese recibido?

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 11073

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Las personas impertinentes. Hay ciertas personas que gustan de lucir en las conversaciones , hablando todo ellas solas, y queriendo que a solas ellas les presten la atención. Pero estas personas que precisamente son las que debían ir bien provistas de

  • Imagen Protocolo

    Los defectos en la reuniones y conversaciones. El espíritu quisquilloso es el azote de la sociedad como el dulce es su bálsamo. La irritabilidad centuplica el dolor de la ofensa, y muchas veces proviene de la íntima convicción de no merecer consideraciones

  • Personas sonrientes

    Las personas que caen bien. Las personas que agradan Aquella urbanidad Si examinamos prolijamente el por qué unas personas nos gustan más que otras , teniendo igual o mayor mérito, hallaremos que la razón es porque los primeros tienen cierta gracia que

  • Imagen Protocolo

    Del decoro doméstico. Es una máxima saludable portarse con atención y civilidad con las personas que nos han dado algún motivo de disgusto; pero para proceder de este modo es preciso saberse dominar a sí mismo, y por desgracia es la ciencia más difícil:

  • Imagen Protocolo

    Los mentirosos y la urbanidad. El don de la palabra se ha concedido privativamente al hombre , nobilísimo por su clase, superior a las de todos los animales, y sumamente elevado por el espíritu indivisible, inmaterial e inmortal que le anima. Entre todos

  • Imagen Protocolo

    La corbata. No solamente es la corbata un adorno agradable sino también un aderezo útil . El dulce calor que mantiene, facilita el juego de los órganos, hace la voz más sonora y más grata y el semblante más fresco. Su uso facilita mil acciones diversas;

  • Imagen Protocolo

    Erasmo comienza justamente su obrilla refiriéndose al cuidado y arreglo que conviene dar al cuerpo, y, como habrá observado el lector, dedica una parte importante a diseñar cómo han de regularse sus acciones, gestos y expresiones. Comienza por la cara,

  • Una tarjeta de visita en blanco.

    Historia. El uso de las tarjetas de visita El uso de las tarjetas de visita ha llegado al abuso, y será bueno marcar algunas reglas para su acertado empleo . Para ofrecer la casa, invitaciones, etc., no se debe emplear la tarjeta de visita, sino impresos